Haz primero lo que debes y luego lo que quieres

Haz primero lo que debes y luego lo que quieres.

También podría decirse: “No dejes que lo primario esté a merced de lo secundario”

Esta frase tiene varios efectos principales:

  1. Cuando haces primero lo más relevante, lo que más urge, lo que consigues es avanzar mucho más que si te dedicas a hacer primero otras tareas intrascendentes. Avanzas con pasos más grandes hacia el objetivo. Pararse en perfeccionamientos sin fin es perder el tiempo con aspectos que sólo tendrán un impacto del 20% en tus resultados finales. (Ley de Pareto).
  2. Evitas gastar energía haciendo cosas secundarias. La mejor energía hay que reservarla para hacer aquello que más urgencia o más dificultades requiere sino luego no tendrás ganas de hacerlo por lo que no habrás solucionado nada sino que te habrás atrasado más.
  3. En el terreno psicológico notarás una gran calma interior. Cuando dejas lo primario para el final o lo andas postergando parece como si estuvieses estresado todo el día.
    Hacer lo que más urge primero, te da luego mucho tiempo libre para dedicarlo a lo secundario.
    “Lo que se debe hacer primero, la mayoría de las ocasiones, es lo que más pereza nos dará, pero por seguro que será lo que, también, mayor beneficios nos aporte”.