Hay 2 formas de operar en el mercado, ¿con cual te quedas?

Siempre digo que el trading tiene algo en particular. Te obliga a decidir siempre un camino entre dos posibles.

En el caso de la operativa sucede lo mismo, debes seguir una u otra de las 2 existentes.

PRIMERA. OPERAR POR OBJETIVOS

Operar por objetivos significa pérdidas limitadas y ganancias también limitadas.

En el caso de las pérdidas estas están limitadas, primero, por un stop-loss y después por alcanzar el objetivo de pérdidas diarias.

Las ganancias estarán limitadas también por un objetivo, pero en este caso de beneficios diarios.

El verdadero rendimiento de esta estrategia vendrá de operar con un gran número de lotes por posición.

De esta manera tendremos una serie de operaciones con pérdidas que serán pequeñas, limitadas por dicho stop, así que las ganancias las proviene el alto apalancamiento con el que operamos.

Ni que decir tiene que se necesita bastante dinero en cuenta para operar así, ya que lo hacemos con un máximo de pérdida del 1,2% del capital total por operación, comisión incluida. Y además, no será posible apalancarse lo suficiente sin el dinero en cuenta necesario.

A todo esto, el margen de error a la hora de entrar es pequeño, por lo que tenemos que desarrollar una férrea disciplina y saber escoger muy bien las operaciones ganadoras.

Esta es una técnica muy rentable pero que exige un gran sacrificio y mantiene al trader muy pendiente de la operación y por lo tanto, de la pantalla.

La libertad que se supone da esta técnica viene tras haber conseguido el objetivo establecido.

Debido al alto apalancamiento con el que se opera se pueden conseguir cantidades de dinero considerables.

No suele ser propicia para ir añadiendo lotes.

SEGUNDA. CORTAR PÉRDIDAS Y DEJAR CORRER LAS GANANCIAS

Esta estrategia es la verdadera técnica contrarian ya que busca operar justo al contrario de lo que te indica tu mente.

La mayoría de los traders, por ese sesgo mental que hace que las aptitudes que necesitas para la vida cotidiana interfieran con las que necesitas para hacer trading, hacen que seas perdedor de nacimiento.

Dichas aptitudes invitan al especulador a cortar ganancias demasiado rápido y dejar correr las pérdidas.

Entonces, con esta técnica buscamos hacer justo lo contrario: dejar correr las ganancias y cortar las pérdidas.

Al igual que en la estrategia anterior, las pérdidas están limitadas, pero, en este caso, los beneficios no.

No hace falta operar con tanto volumen de capital en cuenta ya que pocos lotes pueden obtener un gran capital.

El tiempo o duración de la operación suele durar más que en la primera técnica.

Llegará un momento en que también podrás operar con mucho volumen de lotes por lo que las ganancias se multiplicarán debido a 3 factores:

– el factor tiempo

– el factor apalancamiento

– y el factor promedio. (Esto es que esta forma de operar permite promediar a favor cómodamente).

Da una total libertad al trader ya que este se limita sólo a esperar la oportunidad adecuada. Ya no importa tanto la elección de la entrada perfecta. Sabe que esta llegará.
Se sabe que dominas esta técnica si revisando el historial tienes muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y pocas pero con grandes ganancias.

La parte dura de esta estrategia radica en que el especulador sea capaz de aguantar la serie de operaciones negativas sin romper su disciplina. Esto es vital, debe comprender que en algún momento va a estar en el lado correcto, y se dará cuenta de que es la operación que busca porque la cotización ya no volverá.

Es por esto que, permite total libertad. Solo buscar la entrada, establecer el stop y el número de lotes adecuado. Después puedes dedicarte a otras cosas.

La salida será por porcentaje.

Para emplear esta técnica necesitas tener un total desapego por el dinero, cosa que no todo el mundo vale para ello, pero es ese desapego el que te permitirá incrementar tu capital espectacularmente.

Y, como siempre, la mejor manera para ti y más rentable, será la que se adapte mejor a tu personalidad.