Fallo de operación

En mi última operación subestimé la mayor parte de mis reglas, de hecho salí escaldado de ella.

No perdí mucho gracias a mi férrea gestión del dinero, por lo cual estoy muy contento, pero no puedo estarlo al completo por haber saltado mis normas.

En tiempos atrás aun estaría dentro del mercado aguantando las pérdidas, sin dormir, y rogando a Dios para que el mercado se diera la vuelta.

Ahora estoy fuera del mercado pero mantengo el capital anterior a esta operación casi intacto.

Puedo seguir haciendo nuevas operaciones. Esto es muy importante para un trader que acaba de ver cómo ha sido expulsado del mercado, mantener casi intacta su capacidad operativa.

En otro tiempo, como he dicho antes, estaría aun dentro y quedándome sin capital para operar, lo cual mermaría también, sin duda alguna, mi moral.

¿Que falló en mi operacion?

  • Exceso de confianza. Estar seguro de que iba a suceder lo que yo pensaba. Intentar predecir lo que iba a ocurrir.
  • No darme cuenta de que, aunque ciertos patrones puedan haberse repetido en el pasado, la situación presente siempre es diferente y las cosas ocurren tambien, por lo tanto, a causa de motivos diferentes.
  • No respetar la regla de que la tendencia siempre dura más de lo que piensas, sobre todo si el mercado viene de una gran tendencia alcista y, sobre todo, intentar descubrir el giro del mercado y, por supuesto, guiarme por los comentarios de los demás.

Lección: nunca puedes romper tus reglas, operar por aburrimiento, ni romper la disciplina.

El mercado espera tu debilidad, que siempre aparece por muchos años que lleves en ello. Claro que hay algo que se llama gestión del dinero que es lo que marca la diferencia cuando rompes la disciplina y te permite minimizar los daños y que tu cuenta no sufra como cuando eras novato.

Dotar a tu sistema de trading del pilar de “la gestión” es la primera piedra hacia la consistencia, pues además de preservar tu capital te permite reponerte de esos momentos de debilidad que tenemos los humanos.

Ah, por supuesto, la operación ha sido ponerme corto en el Dow Jones en 20.000 puntos cuando todo parecía indicar que se iba a desplomar.

Imaginemos una operación «corta», con la cuenta sobreapalancada y sin stoploss posicionada en 20.000 a la baja y subiendo ya la cotización por los 20.600 puntos.

La mayoría de los «margin call» son por este motivo.

Por consiguiente: primero gestión y luego todo lo demás.