¿Fallan los analistas o quienes les hacen caso?

Hace tiempo que en mis post no escribo sobre análisis de valores o de mercados. Me he dado cuenta que ayudo más compartiendo experiencias que me han sido válidas. Considero que es más importante educar que recomendar.

El inversor esporádico, trader de a pie o inexperto suele buscar la comodidad, que le hagan el trabajo sucio, y eso, la inmensa mayoría de las veces se traduce en pérdidas para su cuenta. Él es la víctima y el analista el objeto de sus calumnias. (Dentro de este grupo meto a bancos, agencias y a todo aquel que vende señales de compra-venta).

En algún post de este blog he reseñado la importancia y necesidad de tomar cada uno sus propias decisiones a la hora de hacer trading. Es la única manera de vivir de esto. Si le haces caso a cualquier analista estás perdido.

Y no porque acierten o dejen de acertar sino porque son muchos los aspectos que rodean el buen devenir de una operación y el simple “compra ahora”, no vale.

El que tenga un poco de experiencia en el mundo de la especulación sabe que hay muchas variables que influyen en que una operación salga bien o mal. Es muy difícil que te salga bien cuando tú mismo estás pendiente de dicha operación por muy especialista que seas como para encima pretender ganar dinero en la distancia por medio de las recomendaciones o análisis bursátiles de terceros.

Hay una total desconexión entre analista y receptor. El analista no ofrece los suficientes datos y el inversor, casi siempre por culpa de su bajo nivel de formación, acaba pagando las consecuencias.

Uno de los errores más graves que he observado por parte del profesional analista es que cuando hace el análisis técnico de un valor no indica cual es el time frame o espacio temporal sobre el que hace dicho análisis. Esto va en perjuicio del propio analista y del que lo sigue porque aunque acierte en la predicción el mero hecho que obviar el dato de decir sobre que espacio temporal ha hecho la predicción ya supone un gran fallo.

Es fácil de entender. Cualquier valor o mercado representado en un gráfico representa los movimientos de su cotización por medio de tendencias. La cuestión viene en que cada time frame tiene vida propia. Esto quiere  decir que en cada espacio temporal puede haber una tendencia distinta y si el analista no dice en que espacio ha hecho el análisis, esto determinará una pérdida en la operación del inversor que opera según sus análisis.

Con esto quiero decir que la acción en cuestión puede ser alcista en un gráfico diario pero bajista en uno de 4 horas, o bajista en un gráfico semanal y bajista en un gráfico de 5 minutos. Es algo clave. Así que si el analista no dice este dato, y simplemente se limita a explicar que tal valor es alcista, el inversor inexperto comprará acciones de ese valor. Y puede que el analista haya acertado con su predicción a largo plazo pero si el trader que le escucha suele invertir en gráficos de 15 minutos no le valdrá para nada.

El fallo del analista viene por aquí y no sólo porque acierte más o menos en sus predicciones.

El fallo del inversor o trader que le sigue viene por sólo contar con este parámetro como premisa. Pero, ¿le dice el analista el número de acciones que tiene que comprar?, ¿le dice el analista donde poner el stop? ¿le dice el analista cuando o como hacer un trailing-stop?. El analista no tiene culpa de la falta de preparación por parte del inversor, por supuesto.

Es aquí donde está el error. Aquellos inversores inexpertos que se acercan a la bolsa piensan que todo se reduce a comprar y esperar, que con el tiempo nunca se pierde dinero en bolsa (otra de las leyendas erróneas que vagan por internet). Por comprar y esperar suelen estar muchos inversores años y años esperando a que se recupere el valor de una acción. Para estos inversores el stop-loss no tiene ningún significado.

El trading es un trabajo minucioso de mucha formación técnica y presión psicológica. Muchas personas que han hecho fortuna con sus negocios se piensan que también la harán en los mercados. Pero la realidad es que se dan de bruces contra el suelo. Muchos de los que operan en los mercados como hobby lo hacen. El principal error de la gente que se acerca a la bolsa es no tomársela como un verdadero trabajo. Sus cuentas lo acabarán sufriendo.

La especulación es un trabajo muy duro (sobre todo psicológicamente) para el que no todo el mundo está preparado, y exige total dedicación y no tiempo parcial. No es compatible con ningún otro trabajo. Y cuanto menor es el espacio temporal en el que operas más dependiente es.

Nadie sabe lo que va a pasar dentro de 1 minuto. Está claro que hay analistas que aciertan más que otros pero cualquiera puede hacerlo: “El mono que batió a los analistas de Wall Street. Y está claro que también hay figuras técnicas que se repiten pero que no tienen una fiabilidad del 100% ni de mucho menos.

Si sigues a varios analistas la confusión aun es mayor. Una vez que dejé mi trabajo para dedicarme a tiempo completo al trading pude destinar más tiempo a la investigación y fruto de ella surgió una de mis más cruciales decisiones: no leer ni escuchar ninguna recomendación por parte de nadie. Yo iba a ser el máximo responsable de mis pérdidas y de mis ganancias. Sólo así puedes aprender a operar con éxito.

Y no vale escuchar la recomendación y luego no hacerle caso, no. Cualquier opinión que escuches dejará su huella en tu cerebro (no podrás borrarla como si nada) y este acabará interpretándola y tomada en cuenta a la hora de tus decisiones, quieras o no quieras.

Ten en cuenta además que entre todos los analistas que dan una recomendación sobre una acción encontrarás posiciones encontradas y, aun encima, cualquiera de ellos dará datos totalmente válidos que apoyan su decisión.