Categorías
Trading

Evita caer en las trampas que el mercado te tiende a cada rato

El mercado tiende al trader una trampa tras otra para arrebatarle el dinero.
[…]

El mercado tiende al trader una trampa tras otra para arrebatarle el dinero.

Una de ellas sucede cuando está en una posición en ganancias.

Cuando está en beneficios, el deseo mayor de un trader es que la cotización fluya a su favor lo más rápido posible para cerrar cuanto antes una operación en positivo y ver reflejado en la cuenta el aumento del saldo.

Partimos de que la mejor manera de hacer crecer dicha cuenta es dejando correr la posición en nuestro favor. Pero no siempre va todo lo rápido que deseamos. Los precios no avanzan en línea recta sino que se paran, retroceden, vuelven a avanzar, se vuelven a parar…

Es una situación de desgaste a la que el mercado nos somete y pone a prueba. Todo ello para que cerremos la posición cuanto antes y no le arrebatemos más dinero.

El peor escenario es cuando la cotización entra en lateralidad y el saldo va y viene sin tomar una dirección concreta. Esto mina la moral del trader, lo cansa, sobre todo porque le gusta que suceda todo inmediatamente, por lo que acaba cerrando por aburrimiento y se alegra de que la operación haya, por lo menos, acabado en positivo.

Siente un gran alivio en la mente y se ha sacado una buena presión de encima.

Para los que tratan de aguantar, a duras penas esa lateralidad, un pequeño retroceso dará la puntilla final, y cerrará la operación lamentándose de no haberla cerrado antes.

A las ganancias hay que darles su tiempo para que se incrementen. Yo suelo dejar que la operación fluya, la observo lo mínimo. Se que si caigo en el ir y venir del precio caeré en la trampa del mercado, me hará pensar, cansará mi mente y acabaré accediendo a sus órdenes.

Aun así, no han sido pocas las veces en las que tras estar varios días sin comprobarla, el abrir la plataforma y observar las ganancias ha logrado que la cierre inmediatamente. De ahí la validez de mi teoría de observar lo menos posible las operaciones abiertas para poder incrementar los beneficios y que el mercado no modifique nuestra psicología, siempre y cuando, hayamos hecho una correcta gestión de la operación previa, con su correspondiente stoploss y con el adecuado número de lotes como debe corresponder al total de nuestro capital.

Lo primero, tener la retaguardia bien cubierta. Después, las ganancias vienen solas.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente