Estrategia para reducir el % de operaciones con pérdidas

En su tiempo, poner stops en cada una de mis operaciones me dio la estabilidad que necesitaba para operar.
[...]

En su tiempo, poner stops en cada una de mis operaciones me dio la estabilidad que necesitaba para operar.

Me liberó del miedo a entrar (sabía lo que iba a perder en el caso de que la cosa fuera mal) de manera que el dolor ante las pérdidas era escaso o nulo y aun encima evitaba todo el suplicio mental y corporal que experimentaba cada vez que dejaba correr una operación negativa.

Este hecho junto con el cálculo correcto del número de lotes con los que tenía que abrir cada posición hizo que mi trading avanzase mucho y que ese tiempo ahorrado quedase destinado para otros menesteres que la operativa exige.

El factor tiempo es el activo más valioso para un trader

El avance fue tan grande que en un primer momento pensé que ya no tenía que hacer nada más en el caso de las pérdidas, pero aun faltaba uno de los detalles más importantes.

Todo trader que haya operado estará de acuerdo conmigo en lo extremadamente difícil que es acertar con el punto exacto de entrada. Nadie es capaz de hacerlo a la perfección todas las veces.

Y aquel que tenga más experiencia también afirmará que no hay un punto exacto para situar un stop y que la diferencia entre el éxito y el fracaso queda a merced de la maestría del trader en este aspecto.

Pero si hay algo que eleva enormemente las posibilidades de éxito:

Muchos traders, convencidos ya de que es totalmente necesario operar con stoploss, sitúan este lo más cerca que pueden del punto de entrada para tener pérdidas muy pequeñas cada vez que salte.

_De nuevo el miedo de por medio, ¿eh?

De esta manera pierden muy poco cada vez que lo hacen pero tienen tantísimas operaciones perdedoras (debido a los barridos y a los retrocesos propios del mercado) que sumando todas las pérdidas semeja lo mismo que una gran pérdida.

A esto se suma que cuando están en lo correcto no son capaces de dejar correr los beneficios por lo que el saldo de la cuenta acaba siempre siendo negativo.

Por tanto, ese detalle que comentaba, ese detalle que elevo considerablemente el porcentaje de aciertos fue situar el stop lo más alejado que me permitía la gestión del dinero de mi cuenta.

Sacrifiqué número de lotes por distancia de stop.

De esta manera evitaba tener que entrar con la máxima precisión y me libraba de barridos maliciosos y retrocesos imprevistos del mercado.

Por consiguiente, el miedo es claramente el instinto más perjudicial para un trader.
Toda acción que hagas para mitigarlo o controlarlo incidirá positivamente sobre tus resultados en tu historial de operaciones.

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.