Estrategia de trading

Una vez que dispones de una formación adecuada, aunque esta formación en el trading es infinita, y cuentas con un capital para operar llega la hora de ponerse en serio y tratar de agarrar al mercado por los cuernos.

La experiencia de operar en el día a día hace que adquieras la paciencia necesaria para ver mejor las oportunidades con más probabilidades de éxito, evitando así  la destructible sobreoperación. Esto hace que disminuya el porcentaje de pérdidas respecto al de ganancias.

Todo se reduce entonces a esperar la oportunidad idónea tanto por técnico como por fundamental.

No es esto lo más importante aunque así lo parezca. Hay que protegerse de las pérdidas cuando falles, que fallarás.

Aquí entra en juego la herramienta más importante e imprescindible de un trader, la que le llevará al éxito: el stoploss.

Todo el mundo sabe poner un stop, lo complicado es acertar con el sitio adecuado. Lo mejor es ponerlo lo más alejado posible identificada la tendencia, y según el espacio temporal, para que los continuos retrocesos de una tendencia no nos dejen fuera de juego.

Ahora entra en juego el capital. Ya había entrado con el stop pero es fundamental para saber con que cantidad de contratos podemos abrir una posición.

Hay que recordar que la labor principal de un trader es luchar por conseguir abrir una posición con el máximo número de contratos y con el mínimo riesgo. Y esto sólo se consigue con dinero. O lo pones o tratas de hacerte con él en el mercado.

Una vez que hemos decidido donde poner el stop hay que calcular, según donde este haya sido puesto y según el capital que dispongamos, con cuantos contratos podemos abrir una posición.

Después volvemos al análisis técnico o fundamental. No cerraremos la operación hasta que hayan cambiado las condiciones por la que la hemos abierto.

Si tenemos pérdidas, el stop (1% del capital total) se encargará de que estas no vayan a más.
Si estamos en beneficios el Break Even hará que si la posición tras estar en beneficios vuelve sobre sus pasos no acabemos con pérdidas, por lo que el impacto para nuestra cuenta será nulo.

Es necesario dejar correr las ganancias aun a riesgo de que salte el stop o el Break Even. Como mal menor podremos cerrar cuando hayamos conseguido el objetivo pero siempre pensando en la idea de evitar hacerlo cada vez con menos frecuencia, pues las grandes ganancias, las que te van a hacer vivir del trading y conseguir la independencia económica vendrán de dejar correr los beneficios.

Como puedes ver, una estrategia de trading no es sólo un sistema que te diga donde comprar o donde vender, eso casi nunca es lo más importante, y no vale para nada.
Por tanto, tienes que tener en cuenta que una buena estrategia de trading consta de una serie de puntos bastante delicados de entender y llevar a cabo y que no tienen prácticamente nada que ver con lo que nos suelen querer vender por esos lares.

Considéralo como una “nube” que tienes que formar en tu mente en base a tu experiencia y no sólo como un conjunto de reglas técnicas inflexibles escritas en un papel que tienes que seguir a rajatabla.