Estrategia completa

La estrategia es clara: Perder muy poco cuando lo haces, lo mínimo posible. (Perder poco no significa aproximar al máximo el stop al punto de entrada).
Tiene que ser una estrategia creíble. Y en esa estrategia creíble toma gran parte de razón el capital existente en la cuenta.

Arriesgar, por ejemplo, el 0.5% ó menos del capital total puede suponer poquísimo dinero para exponer en cada operación. (Para cuentas pequeñas esta afirmación puede ser irrisoria).

Pero, si o si, independientemente de los pequeños o grandes beneficios que se puedan obtener, el % de riesgo debe ser el mismo, ya sea para una pequeña cuenta como para una grande.

Si se varía el % se desvirtúa la estrategia, sobre todo si tratamos de elevar dicho porcentaje.

Esto puede suceder en las cuentas que disponen de poco capital de manera que arriesgan más para obtener mayores beneficios.

El resultado es desastroso por no seguir una estrategia adecuada al capital existente.

Por tanto, debe quedar claro que el % a perder, se tenga el capital que se tenga, debe de ser de 0.5% o incluso menor.

La mejor estrategia de gestión es la de “porcentaje fijo”. Nada de fixed-ratio ni “cosas” por el estilo. NO se trata de tener el mejor sistema de gestión sino de tener uno adecuado.

Ese pequeñísimo porcentaje utilizado en cada operación apenas tendrá un impacto negativo sobe la totalidad del capital de manera que tendremos margen para fallar en varias ocasiones antes de alcanzar la ocasión que estamos esperando.

La gestión del dinero en el trading es, por tanto, la base, es un pilar indiscutible e insustituible.

TÉCNICA. La importancia de la técnica de entrada radica, no en conseguir el máximo % de entradas válidas, sino estar cerca en todo momento de esa oportunidad que nos va a generar gran parte de nuestras ganancias.

El análisis técnico o macro nos acercarán a esa oportunidad más probable.

La “atacaremos”, tendremos varias oportunidades para ello, estamos arriesgando muy poco dinero para “cazar” a la presa.

Una vez la “enganchamos” es momento de “olvidarse”.

No se debe mover el Stoploss hasta que las ganancias sean abundantes.

Previamente, y sobre esas ganancias, habremos añadido más posiciones sobre los beneficios (con su correspondiente stop-loss).

Por tanto, arriesgaremos una parte de esas ganancias.

Estamos acumulando, estamos incrementando la posición, estamos promediando a favor. Cuando las ganancias son ya consistentes e importantes llega el momento de hacer trailing stop, pero nunca hasta un lugar muy próximo al precio.
Dejaremos cierta holgura hasta que los beneficios sean ya desmesurados.

Seguimos buscando señales de agotamiento mediante el análisis técnico y macro a medida que aproximamos cada vez más el stop al precio, de manera que somos, limpiamente, sacados del mercado pero con amplias ganancias acumuladas.

Vuelta a empezar. Pero claro, la cosa cambia, ya tenemos más capital.

El o.5% permanecerá inalterable al alza y podremos entrar con más capital, más lotes, pero manteniendo el mínimo riesgo (el 0.5% y disminuyendo).