Escoge tus operaciones

Así como tienes que asumir que no puedes coger todos los movimientos favorables que te brinda el mercado sí tienes que hacer lo posible de aprovecharte de los más representativos.

Y no se trata de cogerlos tampoco desde el principio sino de cogerlos. Muchos de los movimientos, debido a su largo recorrido, no hace falta cogerlos desde su inicio.

Más que eso deberías trabajar en como ser capaz de dejar correr las ganancias en el tiempo.

Jesse Livermore decía que “los 2 centavos más caros del mundo eran el primero y el último”. Y esta frase puedes comprobarla en el mercado día a día, ya que la mitad de las veces perdemos dinero por tratar de coger una operación justo desde su inicio y la otra mitad de las veces queremos quitarle al mercado hasta el último euro.

Y como resultado, por querer entrar tan al principio nos barren la posición e incurrimos en pérdidas porque la operación no era la correcta y perdemos dinero porque queremos ganar tanto que la posición retrocede, retrocediendo también los beneficios.

Así que, el primer y último euro que lo gane otro.

Si hemos elegido bien al operación en base a nuestra estrategia, con entrar durante el transcurso de la tendencia, siempre que esta vaya a nuestro favor, no tendremos problema para recoger beneficios de la misma.

Todo tiene su punto: “Tras reunirse un grupo de sabios, llegaron a la conclusión de que el término medio de las cosas siempre es la mejor elección”