Mente, trading y tendencia

Es difícil de saber, sobre todo en el trading intradía, donde está la verdadera tendencia debido a la cantidad de espacios temporales con tendencia propia que existen para cada activo.

Por lo tanto, mientras esta no se determina correctamente es normal incurrir en malas entradas, que con una gestión correcta del capital permitirá no tener pérdidas que afecten en grado elevado a la totalidad de la cuenta.

Las tendencias no son lineales, sino que están expuestas a retrocesos. Estos retrocesos pueden ser mayores o menores de ahí que sea incluso hasta normal que el stop-loss acabe saltando.

El problema del trader viene de que cada pérdida que cosecha, por muy pequeña que esta sea, supone un duro golpe a su línea de flotación. Si todos los deportistas se dejasen llevar por los golpes psicológicos que sufren en cada encuentro los psicólogos no darían a basto, nunca llegarían a ser ganadores y acabarían abandonando a cada punto perdido.

Después de superar esta dura lucha contra las pérdidas vendrá otra peor: dejar correr las ganancias. Un pequeño beneficio no debe ser tomado en consideración y es más, el trader ganador, a ojos de los demás, podría reflejar la misma actuación que un loco en el sentido de incluso dejar que grandes ganancias se evaporen por tratar de recoger las verdaderamente interesantes, las que van a hacer crecer su cuenta exponencialmente.

“En el trading, todo es cuestión de mentalidad”