¿Eres trader o tienes vocación de pitoniso?

La manía que tenemos los traders a la hora de interpretar un gráfico es la de tratar de adivinar el próximo movimiento de la cotización y aun más divino el tratar de acertar con el lugar donde la cotización se va a dar la vuelta . Este acto se asemeja más a la labor de un vidente que a la de un trader.

Es cierto que tras años y años observando gráficos vas adquiriendo un sexto sentido pero de ahí a adivinar los movimientos… eso ya son palabras mayores.

Es muy frecuente ver en los diarios financieros análisis de valores donde dan precios objetivos. Me supongo que será para rellenar páginas y enganchar lectores. No tengo que probar nada, basta consultar sus propias hemerotecas para ver el porcentaje de aciertos. Por cierto, sana costumbre que todos deberíamos añadir, y no sólo para comprobar dicho porcentaje de aciertos sino para ver la aberrante lista de vaticinios económicos que nunca se han producido.

Claro que si eres director de un diario y una empresa viene con una suma de dinero para hablar bien de la misma…viviendo en el mundo corrupto en que vivimos… Sólo hay que fijarse en las agencias de rating para observar dichos sesgos preferitistas e interesados.

Pues a lo que iba, el trading, quitando la información privilegiada, es un “juego” de probabilidades, y sólo eso.

Las noticias, los gráficos, te dan serias pistas de por donde pueden ir los tiros, unas veces esas señales son más claras y con mayor probabilidad de acierto, pero nunca al 100%.

Tras la pausada espera, la oportunidad siempre acaba apareciendo. No merece la pena operar por operar, sabrás cuando esa oportunidad aparece porque parece que te habla al oído. No dudes entonces en entrar, si dudas esa es la oportunidad que esperabas. Así que, paciencia. La paciencia es una de las armas más preciadas del especulador con éxito.

Si esperas correctamente a que las señales “te hablen” habrás evitado esas “inútiles y perdedoras” operaciones que has abierto entre el camino que hay desde una buena oportunidad a otra. No sobreoperes, no destruyas tu cuenta por la inquietud de querer estar en el mercado todo el tiempo.

Saber estar fuera del mercado cuando no conviene es una gran cualidad en un trader. Como dice Warrent Buffet: “tienes una ventaja frente al mercado., y es saber decir No.”

Por tanto, como el trading es un “juego” de probabilidades sólo abrirás una operación cuando el % de probable ganancia sea próxima a 100. Digo próxima porque es muy difícil encontrar una al 100%.

En el otro lado estará el StopLoss por si fallas en tu intento. Podrás fallar 4, 5 ó 10 veces pero si lo sitúas y ejecutas como Dios manda, la limitación en las pérdidas hará que cuando venga la operación buena estás queden neutralizadas y acabes en ganancias.