Entrenando en real

“Hazlo mal pero hazlo”, esta es una de las máximas principales de un trader. ¿Por qué? Pues porque al trading se le gana primero desde el corazón (pasión, perseverancia, vocación) y después desde la práctica.

La práctica, el entrenamiento, es esencial desde el día en que descubres que el trading es un Arte, y nunca una profesión sujeta a reglas fijas, desde el día en que descubres que nunca habrá un sistema 100% perfecto, desde el día en que descubres que por muchas horas de vuelo que tengas a las espaldas el mercado siempre acabará cazándote en alguna operación.

Entender que nunca vas a lograr el 100% de tus operaciones, ni mucho menos, es muy importante para abrirle paso a las ganancias.

Con las pérdidas siempre se aprende algo, como se suele decir, a ganar.

La mente aprende de las experiencias vividas e incluso visualizadas. Es muy flexible, se adapta a todas las situaciones y trata de aprender de cada situación, le busca una solución. Es por eso que para lograr ser un gran trader tienes que grabar en tu escritorio la frase citada al principio del post: “Hazlo mal, pero hazlo”, y si puede ser en real doble sentido tendrá el dicho.

Si hay algo que me hizo evolucionar a marchas forzadas fue la acumulación de horas de práctica sobre los gráficos. Al estilo de un videojuego, salvando las diferencias, comienzas quedándote sin vidas hasta que de repente, fruto de insistir e insistir, de practicar y practicar, ves que haces una puntuación muy alta y que cada vez pasas más pantallas (fases en el trading).

Es por eso que ningún trader, ni tu mismo, conseguirás un sistema de trading automático que te permita vivir del trading. En un videojuego no puedes establecer unos parámetros automáticos. Todo te viene, todo te acecha de todos los lados. En el trading lo mismo, si estableces reglas mecánicas estás muerto como trader. Debes por eso practicar sólo en real, para coger la experiencia que necesitas, para salir victorioso de la mayor parte de trampas que te está tendiendo el mercado a cada momento.

Tratar de establecer un sistema mecánico es limitar las posibilidades de reacción.

Quiero que se entienda: SOLO ES OPERAR Y OPERAR, OPERAR Y OPERAR, OPERAR Y OPERAR. TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS, TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS, TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS

Como si tuvieses mono de trading, como si fueras un auténtico adicto.

No hay otro secreto, en serio.