Entrando en los retrocesos

Quizá no te hayas fijado en un detalle bastante importante a la hora de efectuar una entrada en el mercado.

Si la tendencia es al alza, como en la figura de arriba, esperarás a que la cotización parezca darse la vuelta cada vez que haga un alto o llegue a una resistencia.

Este hecho es más evidente según el precio va ascendiendo pues la mente interpreta la imposibilidad de que pueda subir mucho más y que el giro de tendencia estará, por tanto, cada vez más cerca.

Entonces, lo más seguro es que entres a la contra (en una tendencia alcista) en los puntos: 1, 2, 3, 4 y 5.

Estás operando a la contra y estás perdiendo tu dinero y acabando con tu autoestima.

Entonces, ante esto, es fácil pensar:

 “En vez de entrar a la contra tras un avance esperaré a que el precio de marcha atrás y entraré en un retroceso.”

Por supuesto que esta es la mejor opción si el mercado está en tendencia.

Pero es que hay otro punto a favor, desequilibrante, para decidir entrar en los retrocesos.

Es muy pero que muy difícil entrar justo cuando se para dicho retroceso, para darse la vuelta y continuar con la tendencia, pero las probabilidades se ponen a tu favor de esta manera:

  1. Al tratar de entrar en un retroceso en vez de en un avance puede que no entres en el momento justo y que dicho retroceso se de la vuelta más abajo de donde abriste la operación. Por ejemplo, como se puede ver en el punto (H).
  2. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en las que se para sólo un poco más abajo, por lo que todo se arregla situando el stoploss alejado del precio de entrada y esperando a que la cotización se de la vuelta y siga con la tendencia, en este caso ascendente.
  3. Debido a que estás entrando en un retroceso, que está en parte corregidoal mercado le será mucho más difícil cazar tu stoploss, lo cual te dará una estimable ventaja.
  4. El stop, aunque lo situarás alejado para prevenir un posible mayor avance del retroceso respecto al precio de entrada, siempre lo estará menos que si lo pones cuando entras contratendencia de manera que podrás abrir con el stop mucho más ajustado que a la contra y, por consiguiente, abrir la posición con más lotes.