Encerrando al mercado

Cualquier trader (por no decir casi todos) siempre quiere tener la razón. Necesita un por qué de tal o cual movimiento.

Hacer una entrada y que salga como él espera.

Quiere dominar al mercado de forma matemática, no admite incertidumbres. Todo tiene que tener una razón de ser.

Sin embargo, en el trading, y al igual que la Naturaleza hace…

“Siempre tienes que buscar el camino más sencillo”

No importa por tanto querer tener la razón, eso da igual. Lo que sí importa es tener claro que alguna vez la vas a tener y es ahí donde está el secreto.

  • Estamos pendientes de los datos económicos para tomar una decisión sobre que dirección tomar a la hora de entrar en el mercado.
  • Seguimos las noticias al minuto para estar bien informados y que así no quepa ninguna duda.
  • Escuchamos y leemos a los entendidos analistas para guiarnos con sus palabras de por donde pueden ir los tiros.
  • Tratamos de cazar al mercado con sistemas, con patrones, figuras…

En fin, se trata de dar concierto a tanto desconcierto. Se trata de hacer concreto lo inconcreto. Se trata de hacer corpóreo lo etéreo.

Sin embargo, sólo acertamos e interpretamos lo que ha sucedido “a toro pasado”. Ahí ya sí es fácil concretar el por qué si y el por qué no.
Lo malo es que a la vuelta de la esquina nos está esperando el mercado y vuelve a pasar más de lo mismo: de nuevo, nadie sabe nada.

Pero cuidado, las cotizaciones se siguen dibujando en los gráficos silenciosamente. Parece como si no existiesen los rumores, ni las noticias, ni los datos económicos, ni los análisis, ni ninguna previsión…

Aun así, las “velas” se siguen esbozando en el gráfico de tu plataforma.

Medita esto pacientemente….