Elaborando un plan de trading

Imagínate que acabas de empezar en el trading o bien te remontas a tus comienzos.

Lo más normal es que operes sin stops y que dejes correr las pérdidas para por lo menos cerrar en donde no ganes ni pierdas. No pides más.

Encima operas con múltiples señales. Tu no sabes que cada posible señal de entrada está sujeta a un porcentaje de acierto, pero es así, de manera que si operas con 2 estrategias, una que arroja un porcentaje del 70% de acierto y la otra un 30% resulta que hallando la media se queda en el 50% de acierto.

Ya no digo si operas con 5, 6 ó más.

Cada pequeño beneficio te parece suficiente y lo cierras. Tienes muchas operaciones consecutivas en positivo. Ese es tu objetivo, acertar el mayor número de veces.
Si el precio llega a tu objetivo o retrocede un poco, cierras.

Y cuando te parece que has perdido lo suficiente te parece que la cotización no va a bajar ya más y abres otra posición, promediando, de manera que si sigue avanzando en tu contra pierdes el doble.

Arriesgas bastante % de capital por operación por lo que en 4 operaciones puede que estés fuera de juego.

Si el producto permite apalancamiento como los Futuros y los CFDs te apalancas más de lo que debes. Sólo tienes en mente lo que puedes ganar si te apalancas, no piensas en lo que puedes perder.

Operas en muchos mercados a la vez y sin conocerlos.

Tu historial presenta muchas operaciones positivas con pequeñas ganancias y pocas negativas pero con grandes pérdidas.

No tienes disciplina porque parece, aun encima, que nada funciona. Seguro que a veces has identificado una técnica que te ha dado buenos resultados (suele suceder en los comienzos cuando no sabes nada. No se sabe por qué pero según ahondas más en el tema todo se acaba torciendo) pero la has acabado abandonando porque no acertaba en el 100% de las ocasiones.

Operas en varios Time Frames a la vez.

Bueno, con esto ya tenemos suficiente para elaborar un plan de trading, unas reglas base.

  • Poner y respetar un stop en todas y cada una de las operaciones.
  • Emplear una única señal o estrategia para entrar. Si tienes una que te da un 70% de acierto y la otra el 30% pues opera únicamente con la primera aunque tengas que esperar más por la señal de entrada.
  • Deja correr las ganancias de la misma manera que dejas correr las pérdidas.
  • Corta las pérdidas de la misma manera que cortas las ganancias.
  • No pongas un objetivo para tus ganancias. No lo haces para tus pérdidas.
  • No cierres en un retroceso de los beneficios, tampoco cierras cuando tus pérdidas rebotan.
  • Cuando te parezca que ganas mucho no cierres, añade otra posición. Con las pérdidas no cerrabas cuando te parecía que perdías mucho sino que abrías más.
  • Arriesga muy poco capital por operación. Si puedes arriesgar el 0.3% del capital no arriesgues el 0.5%. Recuerda, se trata de que las pérdidas sean pequeñas.
  • Calcula con cuantas acciones, lotes o contratos puedes abrir la operación según la cantidad de dinero total tienes en cuenta. Si abres con 2 lotes teniendo 5.000 € pronto sabrás lo que es un margin call.
  • Opera en un sólo mercado, el que conozcas más, el que mejor se te de. Tienes tiempo a añadir más aunque no es necesario. Más mercados no significa más ganancias, puede que todo lo contrario.
  • Trata de que tu historial vaya reflejando cada vez más un mayor número de operaciones negativas con pequeñas pérdidas y menor número de operaciones positivas pero con grandes ganancias.
    Antes tus operaciones perdedoras duraban mucho tiempo abiertas y las ganadoras poco. Trata de conseguir justo lo contrario.
  • No andar saltando de un Time Frame en otro. Acostumbrarse a uno y operar siempre en base a lo que nos muestre. (El Time Frame elegido dependerá de la cantidad total de dinero que tengamos en la cuenta).
  • Disciplina para seguir las reglas, para desarrollarlas hasta la excelencia y no abandonarlas porque no funcionen en un par de ocasiones.

UN CONSEJO: lo más importante para llegar algún día a ganar dinero consistente en el trading es elaborar unas reglas que provengan de nuestra propia experiencia. Sólo así conseguiremos tejer unas normas personalizadas.

Recuerda que el sistema de trading que mejor te funcionará será aquel que hayas desarrollado para ti acorde con tus preferencias y manera de operar.

Es fácil sacar ahora la conclusión de que un único sistema de trading, por muy ganador que sea, no funcionará para todos y cada uno de los traders sino más bien sólo para el que lo ha creado.