El trading y el stress

Primeramente dejar claro lo que es el stress.

El stress es una acumulación de tareas.

Siguiendo con la secuencia decir que el stress, sin meterme ya en términos de salud, etc, sino de lo que nos ocupa es un muy mal aliado del trading.

Hay múltiples herramientas para superar ciertos rasgos psicológicos. Por ejemplo, para superar el miedo a operar lo más efectivo que he encontrado ha sido la aplicación de un stop-loss en cada una de mis operaciones, y por supuesto, respetarlo.

Normalmente, nunca supero el 2% de stop-loss para el total de la cuenta, sumando el total de operaciones abiertas.

Junto con esto, una correcta elección del número de contratos por operación tendremos 2 herramientas superpoderosas e imprescindibles en el arsenal del trader.

Normalmente cuando empezamos a adentrarnos en el mundo de la especulación lo hacemos por el final.

Por orden sería:

– Psicología

– Gestión del dinero

– Salida de una posición

– Apertura de una operación

Como vas a tener que superar todas las etapas, caiga quien caiga, ¿qué mejor que empezar por el principio procurándote  una buena base?

Lee libros o artículos de psicología bursátil y trading. Así tendrás más claro por donde encaminar tus investigaciones y que armas tomar para mitigar el perjuicio más grande que hay para el trader: la psicología humana.

Los mercados se mueven según la interpretación o lectura de los que participamos en él. Es pura psicología. Cuanto más pequeño es el espacio temporal en el que observas cualquier “activo” más podrás apreciar el nerviosismo psicológico del mercado.

Múltiples noticias, rumores, recomendaciones que hacen mover las cotizaciones como una montaña rusa…

Según te vas alejando de los marcos temporales más pequeños la calma es mas evidente y la tendencia primaria se deja ver más clara.

Multitud de nuevos operadores se acercan al trading todos los días. Son carne de cañón. Son el cebo de los tiburones. Los cazan por todas partes y de todas las maneras:

“Gana 3.000 euros en 1 hora”

“Hazte rico en 1 año”

Pero no sólo desde fuera sino también desde dentro.

Los barridos son el arma preferida de los que crean el mercado para cazar a los incautos.

Todas estas prácticas, y como dije, empezar por el final en vez de por el principio hace que cada nuevo trader pierda toda su cuenta en unos minutos y que el miedo a abrir una operación haga que el dedo se le quede congelado a la hora de querer abrir otra. Esto sólo se supera con un stop-loss y con un adecuado número de contratos (son los 2 escudos que te protegerán de tu mente primitiva).

Así que del estudio de la psicología del trading pasaremos a la gestión del dinero. Si el apostante del enlace anterior aplicase un stop y la gestión del dinero no habría perdido 15.000 euros en 1 minuto ni en 1 año.

De manera que con la gestión del riesgo apuntalado estamos en disposición de pasar a la fase de: “salida de una posición”.

Esta etapa es muy importante y si el trader dedicara la mitad del tiempo que dedica a investigar osciladores, indicadores, test, etc, etc (que en suma es el estudio de la manera de entrar) a como salir según la situación que se pueda encontrar, la última fase, la de la apertura de una operación estaría más que descontada.

Como ves, se trata primero de preservar el dinero para luego tratar de incrementarlo. Es fundamental.

Recopilando:

-1.- No importa el dinero con el que abras la cuenta. Lo que no puedes es tratar de ganar mucho si dicha cuenta es de 1.000 euros. Hay que ser realista. Si de verdad vas a aplicar las reglas como se deben aplicar, con 1.000 euros no vas a tener ni pa pipas. Así que lo primero, determina la cantidad de dinero con la que vas a abrir una cuenta.

-2.- Fija el porcentaje que estás dispuesto a perder en cada operación. (stop-loss)

-3.- Según la cantidad que te salga de ese porcentaje hallarás el número de contratos con los que vas a abrir la posición (esto se halla restando el precio de entrada menos al precio donde vas a poner el stop loss).
Lógicamente podrás abrir una operación con más contratos cuanto más cerca esté el stop del precio de entrada y también, podrás abrir con más contratos cuanto más dinero tengas en cuenta.

-4.- Se supone que ya sabes como salir, aparezca el imprevisto que sea, por lo que ahora toca elegir el momento de entrada. Y aunque este no es el acto más importante si puede ser determinante.

Por tanto, con estas cuatro cosas que te he contado puedes ver lo profundo y difícil que es el trading y como es primordial reducir todo a unos fundamentos principales que regirán tu trading.

Una vez establecidos dichos fundamentos notarás que para lo que antes necesitabas toda una jornada de trabajo ahora con unos minutos ya tienes todo decidido.

Tienes controlada la psicología por medio de la gestión del dinero y tienes controlado como salir de cada posición suceda lo que suceda, por lo que ahora estarás libre para dedicar todo tu tiempo a operar cuando veas la oportunidad.

Todo ello ha llevado a una reducción del stress de manera considerable. Cuando tienes todo prácticamente controlado eso es lo que sucede. Tu mente está tranquila y en calma porque tienes asegurada tu retaguardia y puedes emplear todo tu potencial en el ataque.

Las ganancias acabarán llegando, con práctica y paciencia. Aquí ya entrará en juego tu pericia pero te sentirás tranquilo a la hora de operar ya que tienes dominado los aspectos terrenales del trading. Los aspectos sobrenaturales sólo podrás dominarlos a base de operar y operar en tiempo real acostumbrando al ojo a los gráficos.

Recuerda que: “Un gramo de práctica vale más que una tonelada de teoría”