El sufrimiento del trader

Estoy las 24 horas del día pensando en el trading, en como mejorar minuto a minuto, cada día un poco más. En verdad que es un oficio muy duro, pero llevadero si te gusta. La pasión por este mundillo es la que me hace avanzar, perseverar.

Un trader tiene que estar aprendiendo, investigando toda su vida pues el trading no tiene límites.

El fin de semana se me hace largo, odio los festivos, pero mi familia manda por encima de todo. Me ha costado mi tiempo y esfuerzo pero logro separar el trabajo de las obligaciones familiares, aunque cuando no estoy en el mercado parte de mi cerebro está en Stand-By permanente, como una alerta que me golpea continuamente diciéndome que los mercados están ahí, esperándome.

Sin embargo, cuando ya se que los mercados están operativos no corro hacia ellos desesperadamente. Cuanto más corres tras ellos más palos te dan. Por lo que me lo tomo con calma y dejo que las oportunidades maduren tranquilamente. Antes me apresuraba en abrir posiciones cuando veía que se escapaba una cotización, ahora no, siempre hay un mejor punto de entrada.

La paciencia es mi aliada.

Así que, fuera de mercado, leo alguna que otra noticia económica para ver por donde andan los tiros, fundamentalmente hablando. Luego controlo por el móvil las cotizaciones que tengo abiertas para ver como andan. Antes las observaba a cada minuto, era como una obsesión. Ahora no, he hecho el trabajo previo, he puesto el stop-loss y en algunas ocasiones el Profit-warning, por lo que la tranquilidad es casi máxima. El mercado hará lo que tenga que hacer, yo ya lo he previsto todo.

Así que me voy a correr a las 7:00 de la mañana, día si, día no. Estar sentado muchas horas acaba pasándote factura y facilita el cansancio, con lo cual no puedes afrontar los vaivenes del mercado con garantías.

Me ducho, desayuno y enciendo el ordenador. Tras perder un poco de tiempo con cosillas paso a leer los titulares de todo tipo de prensa y seguidamente abro la plataforma.

Empieza una maratoniana mañana de trading, en la que compagino las operaciones y su seguimiento con estiramientos y meditación. He logrado eliminar prácticamente todo aquello que me distraía. He dicho en alguna ocasión que acabas sacando más provecho en aquello a lo que más tiempo le dedicas por lo que la eliminación de “cosas” superfluas me ha dejado más tiempo para el trading.

No es que me lo haya impuesto yo, sino que el propio oficio te va obligando a elegir y a descartar cosas poco a poco. Te lo dice muy claro: “O yo o todo lo demás”

Todo esto lo compagino con lectura cuando las operaciones están atadas o tengo algún tiempo libre. También he eliminado gran parte de lo que leía. Ahora leo y releo escritos de estrategia psicológica. Para vencer a los mercados tienes que prepararte mentalmente de manera muy dura. El poder está en la mente, en como te controlas, en si eres capaz de vencerte a ti mismo. Y, sinceramente, si no eres capaz de dominarte a tí mismo menos vas a ser capaz de dominar al mercado.

Así que lo dicho, lectura de titulares (lo justo para no “aturrullar” a la mente e ir despertando). Apertura de la plataforma y atento al mercado toda la jornada de trading tomando momentos de descanso para meditar y estirar. Concentración al máximo.

Hora de comer, 14:00, con el rabillo del ojo pendiente de los datos provenientes de EEUU y que suelen mover bastante a los mercados sobre las 14:30 horas.

15:30, vuelta al tajo, hasta las 18:00/18:30 más o menos.

Esto en una jornada intradía.

Podría tener prácticamente todo el día libre pero el trading es mi pasión, me encanta estar pendiente de él y de esta manera, mi trabajo es mi ocio.

Pero, por poner un ejemplo, si quisiera reducirlo al máximo, la jornada sería la siguiente:

– Seguimiento de operaciones abiertas a grandes intervalos horarios y a través del móvil.

– Lectura de las noticias económicas a primera hora de la mañana y última de la noche.

– Contemplación de gráficos de activos o mercados seguidos en varios espacios temporales (primera hora de la mañana, mediodía y noche).

– Apertura de nuevas operaciones y/o modificación de las abiertas (cierre de posición, modificación de trailing stop, modificación de profit warning).

– Lectura, ejercicio y meditación.

Como se puede ver, el trading te puede dar mucha libertad, e incongruentemente, mis mejores operaciones siempre han venido en estos momentos en los que no presto atención al mercado, sobre todo cuando tengo operaciones abiertas protegidas con el stop. He observado la posición y muchas veces me he sorprendido gratamente, sobre todo sabiendo que si hubiese seguido más de cerca dicha posición, es decir, consultándola cada 5 minutos como haces cuando operas intradía, seguramente la habría cerrado mucho antes por la presión a la que te somete dicho tipo de operativa junto con el EGO, que siempre quiere ver las ganancias materializadas cuanto antes, lo cual no te deja correr los beneficios lo suficiente.