El Stoploss temporal

Has identificado ya la posible oportunidad para entrar en el mercado.

Has averiguado el número de contratos con los que vas a abrir la posición.

Ya sabes donde vas a poner el stoploss.

Te das prisa porque el movimiento puede ser inmediato así que le das al “click” y estás ya en el mercado.

Estás impaciente saltando de un espacio temporal a otro esperando a que arranque de una vez la cotización tal y como habías previsto. Estás preparado para cerrar cuando llegue al objetivo. ¿Por qué no lo hace de una vez y todos contentos?

No para de haber dientes de sierra, arriba y abajo. La operación está durando más de lo que había pensado. El letargo es abrumador. A veces parece que quiere arrancar pero vuelve al sitio donde abrí y amenaza incluso con bajar.

Tras mucho tiempo esperando, finalmente baja y me toca el stoploss cerrando la posición.

Esta es una secuencia muy frecuente. Quizás hasta te suene de haberte pasado a ti en varias ocasiones.

Para ganar dinero en el mercado tienes primero que eliminar todo aquello que te hace perder. Más que eliminar , porque es imposible hacerlo del todo, sí mitigar las pérdidas.

Cuando aprendemos a perder es siempre más fácil ganar después. Cuando las pérdidas son pequeñas y aunque estén distribuidas en varias operaciones, será siempre más fácil recuperarlas cuando vengan las operaciones buenas.

Cuando abres una operación y esta tarda más tiempo del que consideras normal, la mejor estrategia es cerrarla incluso antes de que llegue al stoploss. Acertarás en un porcentaje bastante elevado de las veces que te ocurra.

Esta es una estrategia que no podrás de ninguna manera hacer con un sistema de trading mecánico. El mercado quiere siempre que te enfrentes a él cara a cara. Quiere nobleza y premia al trader valiente y experimentado.

Sólo podrás reaccionar a los vaivenes del mercado operando como un trader discrecional. El mercado tiene vida, está cambiando continuamente, y sólo puedes percibir y adaptarte a esos cambios operando en su propio campo.

Con el sistema mecánico careces del poder de reacción y de imaginación que distingue a los traders de éxito.