El sistema defensivo: la gestión del capital

Y llegamos a una de las partes más repudiadas y aburridas del trading pero, sintiéndolo mucho, se trata del corazón del sistema de trading, indispensable para su funcionamiento.

Es también su parte más corpórea por lo que, una vez diseñada, su aplicación es meramente rutinaria.

Lamentablemente para muchos, se trata de una etapa a la que hay que regresar a “quemar” si desea seguir progresando como trader.

El sistema defensivo está compuesto por 3 partes:

  • Porcentaje de riesgo
  • Stop- loss
  • Tamaño de la posición

Muchos traders abren una operación arriesgando más del 2% del capital total.

Hay que hacer mella en la importancia de limitar las pérdidas al máximo para cubrirnos de los errores que sí o sí vamos a tener cuando operamos.

El trader sin experiencia cree que ganar en el mercado supone acertar en todas sus operaciones. Este es uno de los motivos que le lleva a buscar esa técnica certera al 100%, que por supuesto no existe.

Por lo tanto, cuando comprende esta cuestión, que si bien parece lógica se sigue insistiendo en ello, el trader da un paso adelante cambiando la idea de acertar en todas sus entradas a tratar de que el saldo entre sus operaciones positivas y negativas sea positivo.

Como he dicho, es un gran paso ya que este nuevo pensamiento le lleva a buscar la manera ya correcta de minimizar las pérdidas y maximizar las ganancias para que la curva de su cuenta sea alcista.

En esa búsqueda de hacer más pequeñas sus operaciones perdedoras comprende que el porcentaje arriesgado debe ser el mínimo posible ya que sino una serie negativa de operaciones en rojo podría esquilmar toda su cuenta.

Claro que % de riesgo + stop-loss + tamaño de la posición + capital están íntimamente relacionados y dependen unos de otros.

El porcentaje de riesgo debe ser el mínimo posible pero si el capital total es reducido, el trader no podrá abrir una posición con gran número de lotes o de contratos a la vez que puede que el stop tenga que situarlo en un lugar más cercado del que le gustaría.

Vamos a ver, un gran error es pensar que perder poco en cada operación significa poner el stoploss lo más próximo posible al punto de entrada.

Sí, se perderá muy poco si salta el stop, pero al estar tan cerca de donde hemos entrado será muy fácil que lo haga ya que está a merced de cualquier pequeño retroceso.

Recordemos que el mercado no suele moverse en línea recta.

Quedamos entonces de acuerdo en que perder muy poco en 50 operaciones será similar a que perder mucho en una sola. En lo único que difiere es en que la pérdida de capital total se dilata más en el tiempo pero el resultado acaba siendo el mismo.

O sea, el stop debe estar lo más alejado que el trader considere.

Y por lo tanto, el tamaño del capital total de la cuenta del trader determinará la situación adecuada del stoploss y el tamaño de la posición en la manera que el principal objetivo del operador será tratar de aumentar en la mayor parte de lo posible dicho capital para poder abrir una operación con el mayor número de lotes o contratos posible, arriesgando una minima parte de su capital y, a su vez, colocar el stop-loss en un lugar donde a la cotización en sus barridos o retrocesos no le sea fácil cazar el stop.

A esto se le llama operar con el máximo tamaño de la posición arriesgando el mínimo capital posible.

O dicho de otra manera, operar apalancado al máximo que nos permita el porcentaje de riesgo.

Insisto por tanto en partir o conseguir operar con un gran capital para poder operar correctamente con las premisas antes dispuestas.

Sin duda esta es la característica principal de los traders consistentes.