El ritmo en el trading

Cuando estoy operando, normalmente, si pierdo, las pérdidas suelen ser muy pequeñas.

Y cuando estoy en ganancias siempre surge la duda entre cerrar o mantener la posición.

Cerrar la posición significa asegurarme unos beneficios y por añadidura alegrarme si la cotización no avanza más, a lo que era a mi favor antes de cerrarla, o al descontento si la cotización sigue avanzando y veo que si no cerrase habría ganado más.

Este pensamiento es habitual en todo trader y cualquiera de los dos procederes podría ser auténticamente válido.

En caso de dejar correr la posición, nos encontraremos la mayoría de las veces en que esta retrocederá y acabaremos en pérdidas. Pequeñas pérdidas si hemos puesto un stop.

No es nada fácil cerrar en el momento justo, todo viene de la práctica pero es de lo más difícil, así como entrar en el momento oportuno, por eso el stop debería estar alejado al máximo que nos permita la gestión del riesgo, y así cubrirnos con un cierto margen de garantía.

Sólo la experiencia hará que cada vez seamos más precisos en nuestras entradas y salidas.

Cuando tienes un volumen de dinero adecuado en cuenta la técnica de buscar un objetivo a cada operación es más factible, teniendo en cuenta que cada una de las pérdidas debe ser lo más pequeña posible así como elegir el momento más apropiado para entrar y así reducir el porcentaje de operaciones fallidas.

Si has ganado x dinero y 3 operaciones fallidas te dejan de nuevo en rojo, es porque estás operando demasiado y no estás eligiendo bien las entradas. Es algo que no debe suceder. Y es por esto que muchos traders establecen un objetivo diario, semanal e incluso mensual de ganancias, de manera que una vez cumplido cierran la plataforma hasta el próximo día, semana o mes. De esta manera se aseguran un sueldo y no lo dilapidan tratando de operar más. Y si lo hacen sólo arriesgan cuando tienen todas las posibilidades de ganar a su favor.

Por otro lado está la técnica de dejar correr la posición, pero como dije, tiene el hándicap de que muchas veces verás convertir tus ganancias en pérdidas. Para esto existe el Break Even y el Trailing Stop, pero no es tan fácil.

El Break Even, supone que pase lo que pase, cuando lo has hecho efectivo, no perder nada de tu capital pues has subido el stop al punto de entrada. El quid de la cuestión está en saber elegir el momento ya que la cotización subirá muchas veces a ese punto de entrada y te cerrará una operación que podría ser positiva en caso de no correr tan pronto el punto de stop a Break Even.

El Trailin Stop tampoco es fácil. Funciona como el Break Even y aproximarlo demasiado puede hacer que cualquier retroceso de la tendencia te deje fuera de ella y dejes de ganar dinero.

En ambos casos, sólo la experiencia adquirida a través de la práctica hará de ti un mejor trader.

Es muy bueno para el EGO materializar beneficios por muy pequeños que estos sean, pero cuando este ve que podrías haber ganado más de no cerrar, convierte tu estado de bienestar en malestar por no haber dejado correr la posición.

Otro obstáculo añadido a la hora de dejar correr una posición en ganancias viene del propio ritmo del trading. Como sabes, las cotizaciones no se mueven en linea ascendente o descendente sino que suben o bajan en escalera. Esto establece unos ritmos muy difíciles de seguir para el trader que se inclina por dejar correr la posición. El desgaste mental es máximo y sólo la experiencia del operador marcara hasta donde es capaz de llegar.

Como he dicho en algún otro post, los espacios temporales están interconectados entre sí. Esto supone que dejar correr una posición implique tener que soportar periodos de retracción en los beneficios, por ese típico movimiento en escalera que tienen las tendencias. Y este movimiento se incrementa cuando la tendencia se va pasando sucesivamente de un espacio temporal a otro, empezando desde el pequeño al mayor.

Por lo tanto, si al trader le costaba aguantar los retrocesos en sus beneficios en un espacio temporal de 10 minutos no digamos ya si tiene que soportar los retrocesos de un espacio temporal de 4 horas.

Se supone que si ha empezado su inversión en un espacio de 5 minutos y ha sido capaz de aguantar los beneficios que pueden suponer el haber llegado a un espacio temporal de 4 horas ese trader es un trader muy experimentado, con mucha fuerza mental o se ha olvidado que tiene una operación abierta.

Los time frames más pequeños son más “divertidos” para el trader. Cuando tienes que operar en marcos temporales grandes el aburrimiento es máximo porque cada vela tarda un mundo en concretarse (si operas en un time frame semanal cada vela se tomará una semana para formarse).

Así que, a este aburrimiento y ganas de materializar los beneficios se unen todos los procesos mentales perniciosos que se dan en las pérdidas, pero en este caso ante el retroceso de un beneficio.

Cuando has alcanzado un punto máximo de ganancias, cualquier disminución de las mismas es interpretado por el cerebro como una pérdida en sí. Sin embargo, todo es relativo, porque aun estás en beneficios. E incluso son beneficios que hubieses dado por buenos antes de abrir la posición pero sin embargo el haber alcanzado un tope y que este retroceda hace que quieras volver a ese tope de nuevo antes de cerrar. Y lo interpretas igual que una pérdida porque dices: si vuelve a llegar al tope cierro ( en la pérdida dices: si vuelve a llegar al punto de entrada cierro).

Así que la interpretación del cerebro es la misma y en ese afán de recuperar los beneficios perdidos puede caigamos de nuevo en el ciclo de errores que suele tener un trader que está en pérdidas, llegando incluso a dilapidar cuantiosas ganancias por no saber gestionarlas adecuadamente.

Por tanto establezco 2 maneras de ganar:

por objetivo con sus pros y su contras:

A) Pros:
– se cierra la plataforma una vez alcanzados y tiempo libre hasta el próximo día, semana o mes de trading. (Quiero con esto decir que si te has establecido un objetivo mensual de 2.000 euros y los consigues en 1 semana, tienes libre para hacer lo que quieras el resto del mes).

B) Contras:
– seguir operando tras haber alcanzado el objetivo puede suponer obtener más ganancias o dilapidar las obtenidas. Esto será objeto de valoración del trader, pero para mi supone mayor beneficio el tiempo libre que más ganancias.
De hecho suele ser contraproducente operar más una vez obtenido el beneficio esperado.
Y muy importante: las ganancias del trader vienen de un aumento progresivo del número de contratos o lotes con los que opera y no por el tiempo o número de operaciones que hace.

Esto pone algo de manifiesto: “cuantos más contratos o lotes pueda abrir un trader en sus operaciones menos tiempo tardará en conseguir el objetivo y viceversa”.

Así que el mayor rendimiento no se logra operando más sino aumentando el número de contratos o lotes tras haber alcanzado el objetivo establecido.

– el trader que opere por objetivos tendrá que tener muy en cuenta que la mayoría de las operaciones ganadoras deberán reportarle, por lo menos, 3 veces más beneficios que cada una de las perdedoras, sino el saldo total de la cuenta se mantendrá igual en el mejor de los casos o irá disminuyendo progresivamente en el peor de ellos.

– por dejar correr las ganancias, lo cual también tiene sus  pros y sus contras:

A) Pros: dejar correr una posición en beneficios suele suponer la obtención de las mayores ganancias a las que un trader puede aspirar con el mínimo esfuerzo.

B) Contras: si el trader no está preparado mentalmente y técnicamente puede ver reducidas grandes ganancias a la mitad o incluso a nada.

Cada uno de los estilos tiene sus seguidores y detractores. Lógicamente, los mejores resultados no dependen del sistema utilizado sino de la afinidad o preferencia que el trader muestre hacia cada uno de ellos y esto es porque siempre obtienes tus mayores resultados en aquello con lo que más te identificas, con aquello que más te motiva o te sientes mejor.