Sólo hay 2 giros de mercado

El problema más evidente de un trader, a la hora de operar, y el que más dinero le arrebata, es la búsqueda incansable de un punto donde la cotización se pueda dar la vuelta.

Una vez identificado no duda en entrar a la contra del movimiento primario establecido.

El resultado, si logra sacar alguno positivo, es el de operaciones muy cortas en beneficio debido a que está operando contratendencia.

La primera característica de esta mala operativa es que sobreopera porque son muchos los puntos donde el precio se mueve en contra de la tendencia.

La segunda es que entra en pérdidas al poco de abrir la posición con una precisión absoluta que le hace pensar incluso que le están vigilando la operación. Y no sólo es eso sino que los movimientos contratendencia se desarrollan muy rápido para darse seguidamente la vuelta en el sentido del movimiento original.

Así que la mejor manera de ganar en los mercados es esperando a que haya una tendencia establecida.

Lo peor es que el mercado está en tendencia una mínima parte del tiempo y peor aún que el trader no es capaz de esperar a que esta aparezca, no tiene la paciencia necesaria por lo que se precipita y su cuenta acaba cosechando más y más pérdidas dibujando en su historial de operaciones una clara curva bajista.