El presidente quiere un dólar débil

Un gran rectángulo al cual le ha llevado mucho tiempo formarse, en concreto desde principios del 2015, tras una caída en fases desde los 1,50.

Todo parece indicar que no se va a alcanzar la tan comentada paridad. Quizá sea por eso, porque era esperada por la gran mayoría.

Pero además del factor gráfico hay otra serie de catalizadores que auguran una subida de la cotización en el par EURUSD:

  1. Trump ansía un dólar débil.
  2. La económia de EEUU da muestras de debilidad.
  3. Aunque estén en pleno ciclo de subidas de tipos quizá no puedan alcanzar cotas anteriores o puede que dichas subidas sean mucho más lentas.
  4. El BCE está dando pistas de que va a finalizar con el programa de estímulos.
  5. Después vendrán las subidas de tipos.

Todo ello, por tanto, augura debilidad para el dólar y fortaleza para el Euro.