El poder de un catalizador frente a un gráfico

Hay 2 maneras de abrir posiciones:

  • Mediante lo que el gráfico nos cuenta (figuras, patrones, set-ups) y mediante catalizadores (noticias precursoras de tendencias, principalmente).

Si bien el gráfico te lo dice todo, hay ciertos catalizadores que mandan sobre los gráficos. Son aquellos en que se sabe o se intuye cuando es su inicio y cuando es su final. Muchos de estos catalizadores primarios los emiten los bancos centrales.

Hay muchas figuras en el análisis técnico que indican cambio o continuación de tendencia pero ante un catalizador, hay 2 excepciones:

  • en una tendencia al alza todas las figuras de bajistas fallan
  • en una tendencia a la baja todas las figuras alcistas fallan

Y ya se sabe lo que pasa cuando una figura falla. Pues que esta suele suponer una magnífica entrada a favor de donde ha fallado, que suele ser la dirección que indica la tendencia general.

Por lo tanto, cuando una tendencia establecida por un catalizador está vigente, siempre hay que entrar, técnicamente, en los retrocesos a favor y cuando las figuras técnicas fallen.

La ventaja más evidente de un catalizador frente a un gráfico es que, el primero es más fácil de seguir y de averiguar su principio y su fin, mientras que en el gráfico, los múltiples espacios temporales o time frames que lo componen suelen llevar a confusión a un operador.

Por supuesto que se puede operar en un gráfico aunque no tengamos en cuenta el catalizador (de hecho la cotización se expresará igualmente en el gráfico si o si), pero hay que identificar muy bien la tendencia primaria y operar a su favor.

Y si se opera con figuras, hay que hacerlo siempre protegiéndonos con un stop-loss, pues aun no existe ni existirá el patrón o señal que sea fiable en el 100% de las veces que aparece.