Categorías
Trading

El poder de la psicología en el trading a la hora de operar

La evidencia del alto grado de implicación psicológica en el trading queda claramente de manifiesto cuando tenemos una operación abierta en Real (absténganse los simulados).
[…]

La evidencia del alto grado de implicación psicológica en el trading queda claramente de manifiesto cuando tenemos una operación abierta en Real (absténganse los simulados).

Sólo con observar el saldo de la posición experimentaremos una agradable sensación de alegría, de seguridad y de estar haciendo las cosas bien, que pasa a un creciente desánimo a poco que las ganancias retroceden algo.

Es indispensable y hasta comprensible la observación de la posición una vez está abierta, pero siempre sin obsesionarse ya que cuanto más se vigile más probabilidades hay de que entren en juego los procesos psíquicos, normalmente perjudiciales, sobre todo para el trader inexperto.

Por tanto, hay que centrarse más en el proceso que en el propio resultado. Esto es seguir un sistema, unas reglas a rajatabla para evitar que un normal retroceso de la cotización (nunca se mueve en línea recta) o la aparición de una vela negra (si estamos alcistas) nos haga variar un ápice el sentimiento que teníamos al principio sobre el movimiento más probable de la cotización.

NO son pocas las veces en las que el trader adivina el movimiento correcto y se sale de él ante un pequeño retroceso de las ganancias por miedo a perderlas, para luego ver (fuera ya de mercado) como la cotización se recupera y sigue el movimiento previsto durante un buen trecho dejando de ganar una buena suma de dinero.

La consistencia, la diferencia entre un trader ganador de otro perdedor está en como gestiona las ganancias más aun que las pérdidas.

Gestionar las pérdidas es un primer paso, pero hacerlo con los beneficios es el paso definitivo.

Muy pocos traders son capaces de dejar correr estos tanto tiempo como lo hacen cuando están en pérdidas.

Por tanto, el sentimiento o la visualización a crear, es semejante a la de imaginar que se está perdiendo cuando se está en positivo para tratar de maximizar los beneficios.

«Cuando los precios agarran tendencia, estos no vuelven», así que desentiéndete.

NO te preocupes si eres capaz de dejar correr las ganancias suficientemente aunque el porcentaje de aciertos sea mucho menor que el de fallos, pues de eso se trata, de que sólo unas cuentas operaciones ganadoras te den los beneficios que buscas.

Ya sabes que cuando pierdes, el porcentaje de las pérdidas es mínimo y que seguramente tengas unas cuantas consecutivas antes de dar con la «ola perfecta».

Esta es la mentalidad de un trader consistente: probar al mercado entrando cuando las probabilidades están a tu favor, cuando el margen de seguridad es amplio. Sabes que puedes tener varias operaciones negativas antes de agarrar tendencia pero si dichas probabilidades están a tu favor no tardarás mucho en cogerla, y ahí, ahí es donde debes olvidarte de la posición, de los retrocesos de las ganancias, y pensar más bien donde puedes añadir otro lote a la posición abierta.

 

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente