El poder de la no diversificación

Una de las máximas del trader o especulador es diversificar lo mínimo posible.
[...]

Una de las máximas del trader o especulador es diversificar lo mínimo posible.

Esperar por la ocasión correcta supone:

  • No sobreoperar
  • Tener la paciencia necesaria para que aparezca la oportunidad y para mantenerla abierta durante todo el tiempo que se mueva a favor.

Cuando diversificas minimizas los riesgos pero también disminuyes la rentabilidad.

Si lo tuyo es diversificar mucho, considera más bien que tu perfil se mueve más bien en el terreno de la inversión y no en el de la especulación.

El trader se toma su tiempo para distinguir la mejor ocasión y pone todos los huevos en una única cesta resguardada por el poder de la gestión del dinero.

Y si aparece otra oportunidad mejor no duda en cerrar todas las posiciones y trasladar el dinero a la nueva.

Por supuesto que este tipo de operativa exige mucho sacrificio disciplinario y períodos de alta inactividad. En resumen, no vale para todos.

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.