La función del mentor

Da igual lo que leas, lo que te digan , lo que veas, lo que te prometan...
[...]

Da igual lo que leas, lo que te digan , lo que veas, lo que te prometan…

El trader sólo supera las diferentes fases a base de «palos».

Tiene que experimentarlo, sí o sí.

Nadie podrá hacer el trabajo por él.

El trading se compone de múltiples etapas. Siempre se produce una criba, entre todos los traders que comienzan, al final de cada etapa.

Es el proceso natural de selección.

El motivo es sencillo. Tan pronto aparecen las dificultades comienzan los primeros abandonos.

Y estas suelen aparecer al final de cada fase.

Hay fases relativamente fáciles de pasar y otras realmente complicadas en las que parece que no hay salida por mucho que te esfuerces en buscarla.

El paso a la siguiente fase, sobre todo en las más elementales, suele ocurrir por un pequeño matiz que en su tiempo puede haber pasado desapercibido.

Es como si, de repente, emergiese un flash en tu mente abriéndote las puertas de par en par.

Pero las fases más complicadas de superar necesitan algo más que un simple flash.

Necesitan de un cambio importante a nivel cerebral, a nivel mental.

Normalmente tenemos unas ideas fijas, adquiridas durante el transcurso de los años, que son muy difíciles de variar. Aun encima, tendemos a acomodarnos sobre ellas.

(Es por esto que los niños aprenden mejor porque no tienen nada que desaprender).

Podemos intuir que debemos hacer un cambio, que sería necesario para progresar, pero estamos a gusto en nuestra zona de confort…y no lo hacemos.

Habrás oído muchas veces que las personas dan lo mejor de si, están dispuestas a cambios profundos en todos los sentidos, cuando no tienen escapatoria.

Pues esta es la fuerza necesaria de la que hablo para superar las etapas.

Todo aquello que hace que nos acomodemos nos limita a la hora de superar una fase (tener unos ingresos por tu trabajo habitual, por la pensión de tus padres, ciertos ahorros…), pero si los motivos que te acomodan desaparecen y quedas entre la espada y la pared, amigo, la cosa cambia.

Das lo mejor de ti, la concentración es máxima y no descansas hasta que logras alcanzar otra zona de confort (en el trading se le llama, pasar de etapa), hasta que de nuevo las dificultades te hacen abandonarla para intentar llegar a otra.

En el trading, los motivos que te hacen superar las diferentes fases son diversos y con matices dependiendo de cada trader:

  • Varios margin calls (quiebras de la cuenta)
  • Que se te estén acabando los ahorros con los que contabas para tu aprendizaje
  • Que desaparezcan tus fuentes de ingresos
  • Que te menosprecien y te hagan ver que no sirves para esto
  • Que tu mujer o tus padres te lancen un ultimátum
  • Que sientas que tienes que dejar de hacer lo que más te gusta y volver a buscar un trabajo

En fin, situaciones límite que hacen que des de ti lo mejor que llevas dentro.

Es en ese momento, cuando aquello que intuías que deberías haber hecho hace tiempo, lo haces sin más demora o miramientos. Te tiras de cabeza al río.

Es aquí cuando se desencadena un duro proceso que te lleva, si no desfalleces en el intento, a saltar la valla que suele separar una fase de otra.

Así que, entendido esto, la función de un mentor es la de:

  • Encaminar al discípulo.
  • Enseñarle lo que se va encontrar por el camino.
  • Advertirle de los peligros.
  • Enseñarle las diversas fases que existen.
  • Hacerle comprender lo que le va a funcionar y lo que no.
  • Mentalizarlo.
  • Acortarle el tiempo de aprendizaje.
  • Guiarlo hacia el objetivo.

Pero lo que no puede hacer es realizar el camino por él.

Para que se entienda mediante un símil y recurriendo al mundo de la escalada:

«El mentor es el sherpa y el trader es el alpinista»

Podrá indicarle el camino, pero si quiere llegar a la cima tendrá que hacerlo él mismo.

 

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.