El miedo, el sentimiento que más perjudica al trader

La manera en la que el miedo incide en el trader se demuestra tras cada operación.

Cerrar una entrada, da igual si ha sido una ganancia o una pérdida (aunque si ha sido esta última la situación empeora) supone tener que enfrentarse de nuevo a la búsqueda de una nueva oportunidad.

Ante esto, muchas veces nos encontraremos con que no entramos cuando deberíamos y otras que entramos cuando hubiera sido mejor habernos estados quietos.

El trader se encuentra con esta circunstancia un día si y otro también.

¿Pero, por qué sucede esto?

La explicación es muy simple.

_ Porque aunque siempre estamos tratando de adivinar el próximo movimiento, no somos adivinos.

Podemos forjarnos una idea, acertar a veces, otras no, pero nunca sabrás (ni tu ni nadie, ni tu analista preferido, ni el gurú de turno) que podrá suceder en los próximos minutos en el mercado.

¿Por qué te crees que la cotización reacciona repentinamente cuando hay un suceso inesperado? Porque nadie sabe lo que va a suceder en los próximos minutos.

Los mercados están expuestos a tantos factores, a tantas variables, que se rigen más bien por la teoría del caos que por cualquier otra regla.

Por lo tanto, y ante ese miedo a hacerlo mal , a “entrar” mal, tratamos de buscar una serie de parámetros, una serie de reglas, de señales, en fin, de buscar un sistema de trading automático que mantenga alejado ese miedo a la hora de realizar una operación.

Se nos ha dicho siempre que mantengamos nuestros sentidos alejados del mercado mediante el empleo de un sistema sin sentimientos que haga nuestro trabajo: ERROR

Otros van aun más allá, tratan de seguir a un analista “profesional” que les de la respuesta, que les de una opinión de lo que puede pasar, que les de una esperanza para su posición en pérdidas… una pena para su cuenta.
Pero que le vamos a hacer, hay toda una maquinaria construida alrededor del mundo de las finanzas.

Y de ahí que la mayor parte de los traders dediquen la mayor parte de su tiempo a la búsqueda del Santo Grial.
Son esclavos del miedo, y como tal, nunca lograrán vivir del mercado porque ni siquiera son capaces de enfrentarse a él.

La mejor experiencia se obtiene enfrentándose al mercado cara a cara y no escondiéndose tras un sistema de trading, de ahí que los traders que se llevan el dinero sean siempre los discrecionales.

Aun así, siendo discrecional y todo, el miedo (debido a que es un sentimiento básico) siempre va a estar ahí para perjudicar tu operativa. No es el mercado el que tiende las trampas, eres tú y todos los demás traders que son como tú.

El miedo es un sentimiento que ha permitido llegar a la raza humana a donde ha llegado. El miedo nos ayuda a escapar de los peligros, sin embargo, en el trading es el sentimiento que más perjudica al trader a la hora de lograr llegar a ser consistente.

Ya lo he explicado otras veces: miedo a ganar / miedo a perder.

Vamos que, quieras o no, siempre va a estar ahí contigo, por lo que la diferencia a la hora de lograr arrancar tu cuenta de esa lateralidad en la que muchos traders se encuentran inmersos pasará por gestionar adecuadamente ese miedo, por reeducar tu mente.

Sería ideal poder desconectarlo a la hora de operar pero no es posible. Es más, parece que venga a hacernos más compañía si cabe.

Por consiguiente, el trader se pasa horas y horas delante de la pantalla tratando de buscar una buena oportunidad, tratando de adivinar lo que va a hacer el mercado. De ahí esa sensación de analista que llevamos todos dentro. De ahí esa sensación de proyecto de adivinos de bola de cristal a la que todos aspiramos.

(No te dejes llevar por esos gurús que han acertado el devenir del mercado en alguna ocasión, seguro que tu también lo has hecho sólo que no te han dado tanto bombo porque “sólo te conocen en tu casa”, pero podrías estar en el lugar de cualquiera de ellos y tener la misma tasa de acierto. 
El problema es que siempre estamos buscando a un salvador de nuestro trading, por eso nos enganchamos al primero que encontramos y que está en ese momento de moda).

Por lo tanto, que quede claro, la consistencia en el trading no pasa por el Arte de la Adivinación, sino por la Gestión.

Debido a que la Bola de Cristal es únicamente material para cuentos, sólo cabe la gestión, sólo vale aprender el Arte de gestionar las ganancias y las pérdidas. Aquí es donde sí reside la realidad del verdadero trading.

Por lo tanto, no tengas miedo a abrir una operación por no estar seguro de si vas a perder o no, simplemente ábrela y gestiónala. MÉTETE EN LA CABEZA QUE NUNCA VAS A SABER LO QUE VA A PASAR EN LOS MINUTOS SIGUIENTES. Trata de comprender esto muy seriamente.

Entonces, y una vez comprendido lo anterior, tienes que ser capaz de asumir tus pérdidas sin volverte loco, sin que tu autoestima baje. Aprende a sobrellevar las pérdidas como una parte más de tu trabajo de trader.

No intentes salir con todas las operaciones en positivo porque tratar de hacer esto TE MATARÁ. Te matará como trader.

Hay muchos traders con una tasa de acierto increíble, sin embargo no ganan dinero. Y esto indica claramente que el camino no está en esa fiabilidad en el acierto.

Cuando vayas a abrir una operación ten presente lo siguiente:

  • No sabrás lo que va a suceder en los próximos minutos
  • Sólo te salvará el cómo gestiones la operación
  • No tengas miedo a perder, solamente gestiona las pérdidas para que cuando lo hagas estas sean tan pequeñas que no hagan mella en tu cuenta.
  • Reduce progresivamente el porcentaje que arriesgas en cada operación tratando siempre de operar cada vez con un % más pequeño.
  • La relación que mejor funciona es la de operar con el máximo número de lotes pero con el menor riesgo posible.
  • Deja crecer tus ganancias aun a riesgo de quedarte sin ellas.
  • Promedia siempre a favor.

Quiero que comprendas con este artículo que el miedo es el enemigo a batir. Cuando comiences a construir tus reglas teniéndolo a él como el principal escollo verás como todo comienza a tener sentido y dejarás de buscar el Santo Grial, hacer backtestings y toda la parafernalia que le sigue…