El futuro del trading está en la psicología

El trading es un mundo muy complejo. No puedes pretender dominarlo pero si puedes conseguir lo que piensas. No hay límites al pensamiento humano.

Nuestro cerebro, que poco usamos, tiene todo el poder.

Los mercados se mueven por lo que pensamos todos los que en él participamos, así que somos nosotros, nuestras mentes, las que componen la totalidad de los mercados.

Y cuando pensamos todos lo mismo, cuando la masa se pone de acuerdo, ahí es donde aparecen las mejores tendencias.

Pero vamos a ver como funciona la operativa psicológica:

El ser humano, por naturaleza, necesita tener todo controlado, todo atado.

El trader, por ser humano, también quiere controlar los mercados y como no, su operativa, para eso se encarga de diseñar su estricto sistema de trading.

Un sistema de trading tiene como objetivo tratar de ponerle vallas al mercado. Y quizás sea ahí donde está el error. Demasiado esfuerzo para tan poco fruto.

Con unas cuantas reglas psicológicas podríamos variar sustancialmente el resultado y aun encima con el mínimo de esfuerzo y recursos. Todo está en cambiar la polaridad de nuestra forma de pensar.

Estas reglas están sujetas a los límites psicológicos de cada uno, no son rígidas y si muy flexibles. Son muy fáciles de entender y muy difíciles de poner en práctica. He dicho muchas veces que las reglas de la vida interfieren de manera muy importante en las normas que rigen el buen trading, de ahí la dificultad de operar con ellas sin reeducar el cerebro y de ahí que siempre acabemos cayendo en la necesidad de establecer un sistema que controle todos los parámetros o que controle lo incontrolable, en este caso el trading en los mercados financieros.

El trader busca lo tangible pero el trading es intangible.

“Si no puedes con el enemigo, únete a él”

El trading, como oficio, será lo más difícil que te puedas encontrar. No hay ningún otro sujeto a tantas variables, tan volátil y difícil de controlar. Y, por supuesto,no pretendas entenderlo.

Pero hay algo que puede estar escapándosete. Se trata de tratar de ganar, ya no aprendiendo a perder, sino a hacer justo lo contrario que hacen los perdedores.

Debido a nuestra naturaleza humana todos padecemos del mismo mal y es por eso que es más fácil distinguir los mismos fallos en los traders que siempre pierden. Y siempre lo hacen por lo mismo, cortan ganancias y dejan correr pérdidas. La culpa, como dije, la tiene nuestro cerebro, nuestro EGO que necesita la urgencia de sentirse bien, de sentirse realizado por lo que una pequeña ganancia hará que nuestro espíritu y autoestima se eleve hasta lo más alto.

Pero, he ahí, que nuestro EGO siente 3 veces más dolor cuando pierde que alegría o satisfacción cuando gana.

Y todo esto se traduce en cortar ganancias cuando ganas, un poco por miedo a que estas se diluyan y a dejar correr pérdidas por la esperanza de que estas se recuperen. De toda esta suma salen el 95% de perdedores que se dice no son capaces de ganar dinero en el trading. Y esto es, como he dicho, por culpa de nuestra naturaleza humana. La naturaleza, la evolución, nos ha dotado de unos instintos casi imposibles de erradicar.

¿Por qué cuando operas en simulado lo haces de distinta manera que cuando lo haces en real? pues básicamente por eso. Cuando operas en simulado dichos instintos están desconectados.

Pero eso si, imposible estar en desacuerdo, cuando operas en real la sensación, concentración, alertas y sentimientos son totalmente diferentes, ¿o no?

Si estás de acuerdo, ¿qué haces aun buscando un rígido sistema de trading? ¿qué haces perdiendo el tiempo con tantos backtestings?

El futuro del trading está en su interpretación psicológica. En tu forma de interpretar los mercados está tu éxito.

¿Qué haces cuando estás perdiendo?

– Dejas correr las pérdidas con la esperanza de que se recuperen. Muchas veces se recuperarán, con lo que estarás reforzando esta manera de actuar. Ya estás eliminado del trading de antemano. Llegará el día en que el precio no se recupere. Sólo con una vez que no lo haga sólo te queda esperar la quiebra.

– Promedias cuando estás perdiendo. No puede bajar mas, ese es tu pensamiento. Te equivocas, si que puede. Las tendencias duran mucho más de lo que nos imaginamos.
Entonces tu próximo movimiento será añadir más contratos, comprar más acciones. ¿Qué sucede? Si estás operando en derivados, el margin call es inmediato. Si operas con acciones te conviertes en un inversor a largo plazo, muchos años esperando a que se recupere la acción. Pero bueno, como no materializas la pérdida hasta que cierres la posición, con sólo esperar ya está.
La crisis nos ha hecho ver la realidad y hemos comprobado en nuestras propias carnes que los valores también quiebran y dejan de cotizar en bolsa.

Lo de que en la bolsa a largo plazo siempre ganas, es mentira. Tenemos la manía de mitificar ciertas frases que pululan por todas partes sin tener en cuenta que la mayoría están equivocadas.

¿Qué haces cuando estás ganando?

-Cierras la posición enseguida, antes de tiempo. Haces justo lo contrario que cuando pierdes, ¿te das cuenta de como afecta la psicología a un trader? No has sido capaz de cerrar con una pequeña pérdida y si lo has hecho con una pequeña ganancia.

Recuerda esto: “cuando aciertas con la entrada, sabrás que es la que estabas esperando porque, la cotización ya no regresa”. Aquí está el quid de la cuestión.

Eres capaz de cerrar muchas operaciones con pequeñas ganancias, tu cuenta está plagada de pequeña ganancias. Sin embargo no eres capaz de cerrar una sola, la que te va a dar al traste con todo ese cúmulo de pequeñas ganancias y aun encima liquidar toda tu cuenta.

Entonces, ¿es cierto que “la primera pérdida es la mejor“?. Absolutamente cierto. Pero claro, ¿donde debes cerrar esa pequeña pérdida? No lo se. No lo se a ciencia cierta. Es algo intangible. No hay una regla exacta. Si sabes como piensa tu subconsciente lo sabrás: es justo el punto contrario a la sensación que experimentas cuando cierras en la primera ganancia. Esto es lo que tienes que tener en cuenta cuando estás perdiendo. Tratar de pensar que estás ganando para poder así hacer tu pérdida pequeña.

¿Y como dejo correr las ganancias? Pues imaginando que es una pérdida. Eres capaz de aguantar una pérdida durante días, semanas, meses y años. Aplica el mismo instinto pero en este caso a las ganancias. Recuerda: si es la operación buena esta no volverá a tu punto de entrada.
Añade más acciones, mas contratos cuando tengas ganancias. No tengas miedo. Lo haces cuando estás perdiendo, cuando de verdad sí deberías tener miedo.

Tan fácil y tan difícil como esto. Reeduca tu cerebro. Aprende a pensar al revés. Visualiza como lo vas a hacer hasta que lo graves, hasta que lo haga automático.

Si lo haces correctamente, la próxima vez que consultes tu historial de resultados tendrás que ver un gran número de operaciones con pequeñas pérdidas y pocas operaciones con ganancias, pero estas, muy grandes.

“No importa como entres sino la manera de como salgas cuando pierdes y cuando ganas”

PIENSALO