El dinero debe fluir

Existe gente con mucho dinero pero que vive realmente mal, no tiene calidad de vida. Esto es totalmente verificable a poco que indaguemos en sus vidas.

Acumular y acumular, al contrario de lo que pudiese parecer, suele ser fuente de más y más problemas.

SIMPLIFICAR y delegar las tareas secundarias debe ser el objetivo principal.

Disfrutar del presente, de esa fina línea que separa el pasado del futuro, es el ideal tratando, por supuesto, de hacer en todo momento aquello que nos satisfaga.

Al final, el dinero es una vía, una herramienta necesaria para que otros hagan por nosotros los que no nos satisface hacer personalmente. Es así de simple y mundano pero de esta forma ayudamos a redistribuir la riqueza y a que otros puedan acceder a ella.

Si por el contrario, el sentido que se le da al dinero es el de acumularlo, mal vamos.

Tener más pisos, terrenos o más coches no te dará más calidad de vida sino todo lo contrario, muchos más quebraderos de cabeza, y lo sabes, aunque no quieras entrar ni por un momento en este tema. SIMPLIFICA.

Es cierto que te vencen las ganas de tener mucho más, sí, por mucho que tengas.

Parece mentira que esto lo diga alguien que opera en los mercados financieros, pero por eso lo digo, porque es fácil caer en esa dinámica. Es necesario ser consciente de ello y salirse a tiempo.

Sigues con tu penosa rutina diaria acumulando y acumulando para disfrutarlo… ¿cuando?

Ahora es el momento, después va a ser demasiado tarde.

¡Cuantas fortunas creadas con tanto sacrificio para luego ser disfrutadas por los herederos! ¿verdad?… Tanto trabajo para nada… Si al final las riquezas acumuladas se acaban distribuyendo de un modo u otro. Ya sabemos que es mucho más fácil destruir que crear.

Afortunadamente cada vez conozco a más gente que piensa en disfrutar el momento, en servirse del dinero para lo que realmente vale, para vivir mejor y no para como vulgarmente se dice “ser el más rico del cementerio”.

Por eso insisto, debe haber una tarea principal alrededor de la cual todo gire siempre delegando las tareas secundarias o más tediosas. Simplificarlo todo es la meta para centrarse únicamente en lo que realmente nos importa y disfrutar de ello.

Cuanto menos molestias tengas vivirás mejor, disfrutarás más y de una manera más saludable. Identifícalas.

Cuanto más simplifiques más tiempo libre para ti.

La felicidad está en la libertad

Los problemas vienen solos por lo que al igual que en el trading, que nos valemos de la gestión del capital para minimizarlos, en la vida real debe ser más de lo mismo, gestionar nuestra vida tratando de minimizar todo aquello que nos pueda traer problemas en el futuro, todo aquello que pueda limarnos parte de nuestro precioso tiempo.

Esta claro que en cuantos más asuntos te metas menos tiempo tendrás para ti y mayor será la acumulación de tareas y problemas. ¿Realmente necesitas hacer tanto a la vez?. ¿Realmente necesitas aprender cosas que nunca emplearás?

No te entrometas en más de lo que puedas abarcar, serás más feliz, ya no necesitarás que el día dure más de 24 horas (en realidad si durase 36 pedirías 40 …). El dinero es sólo para lo que es. Y se puede realizar partiendo de cualquier cantidad de capital.

Examina lo que estás haciendo ahora, lo que vas a hacer en este día, en esta semana, en este mes.

¿Qué es lo que te gusta y lo que no?

¿Qué puedes hacer para cambiarlo?

¿A qué esperas para hacerlo?

¿Qué te lo impide?

¿Tienes que hacer todo a las horas programadas y en el mismo lugar?

Quédate con lo siguiente:

“El mundo es una incertidumbre. Si buscas tener la certidumbre para comenzar a vivir… nunca vivirás”

Vive el ahora y piensa. ¿Qué me gustaría estar haciendo ahora mismo? Pues hazlo.

Da el paso para cambiarlo todo poco a poco. Salta tu rutina. Sorpréndete a tí mismo y a los que te rodean.

Son muchas las cosas que hacemos cada día por inercia, cosas que realmente no necesitamos hacer, o lo peor, no querríamos estar haciendo.