El diario de trading ideal: configuración

Cuando operas tienes que buscar una motivación que te haga progresar, algo que te haga ver tus fallos y aciertos más frecuentes.

Yo siempre he defendido la práctica sobre todas las cosas y me ha ido bien, la verdad es que avanzas muy rápido. El único problema que le veo a este tipo de manera de progresión en el aprendizaje del oficio del trading es que necesitas:

– Tener mucho dinero disponible para perderlo en el aprendizaje

o

– Gestionar adecuadamente el capital total para que dicho aprendizaje te cueste el mínimo de dinero posible.

Se dice que el mercado cobra muy caras sus lecciones pero tienes un punto a tu favor:

NO necesitas estar perdiendo mucho dinero en cada operación ni necesitas apalancarte más de lo debido para aprender e ir adquiriendo experiencia poco a poco.

Por tanto, de aquí sacamos 2 premisas muy importantes:

1ª.- Hay que situar el 1% del capital total como máxima pérdida por operación.

2ª.- Tienes que gestionar/saber el número de lotes con los que vas a abrir una operación para no apalancarte más de lo debido.

(Comprende que por mucho stop que pongas del 1% de tu capital, si abres una operación con 10 lotes cuando tenías que abrirla con 2, estás poniendo tu cuenta en serio peligro).

Con estas 2 buenas practicas lo primero que lograrás es no acabar con tu capital antes de conseguir la experiencia para sacarte un sueldo en el mercado, o por lo menos lograrás perder mucho menos y que dicho capital te dure más en el tiempo.

El otro gran complemento a aliado para hacer el aprendizaje más corto, para que veas antes donde están tus fallos y tus aciertos, es la gestión adecuada de un Diario de Trading.

Un Diario de Trading donde apuntes lo más sobresaliente de cada operación que hagas en el mercado.

Hacer un diario y revisarlo cada cierto tiempo para sacar las conclusiones más importantes te hará ver cual debe ser tu camino a seguir, que fallos debes pulir y que fortalezas debes potenciar.

Es así como logras llegar a ser un experto, potenciando tus puntos fuertes y minimizando los débiles.

Date cuenta que una vez que logras averiguar tus fortalezas sabrás cuando y como tienes que actuar. Evitarás la sobreoperación, evitarás entrar sin ton ni son, sin saber que estás haciendo. Estarás llevando en control de tu operación y sabrás lo que hacer ante una reacción inesperada del mercado.

Dichas fortalezas o puntos fuertes serán los que te den el poder, los que de verdad te hagan avanzar.

Pero luego están los puntos débiles. Si tienes una gran delantera pero tu defensa es pésima no te valdrá de mucho o no le sacarás todo el potencial debido a tu estrategia.

Por lo tanto, una vez identificados los puntos fuertes debes corregir cuanto antes los débiles. Y ya no digo erradicarlos por completo, que sería lo ideal, sino reducirlos al mínimo. Sólo con eso estarás potenciando tu sistema de trading un 1.000 por 100.

Y lo mejor, es muy bonito escribir en un diario cada operación, describirla, (tampoco haga falta que escribas un libro con cada una de ellas sino se volverá muy pesado) y ver con el paso del tiempo, cuando hagas la revisión, aquello que mejor se te da y aquello que no se te da tanto.
Y aun mucho mejor, sabrás la medicina a aplicar en cada caso, habrás identificado “el virus” de tu trading. Luego sólo bastará aplicar el remedio adecuado.

PAUTAS DEL DIARIO

Como dije anteriormente no hace falta que escribas un manuscrito de cada operación sino que una simple descripción basta.

A modo de ejemplo:

Lo primero es observar el mercado sin prisa para entrar en acción.

Contemplando datos, noticias, gráficos, vamos, aquello que consideres un catalizador para efectuar una entrada.

Una vez localizado dicho catalizador una de las cosas más importantes que tienes que hacer es ver lo que pasa con la cotización una vez has cerrado la operación.

Esto te dará muchas pistas para próximas operaciones.

Dicho esto, en tu diario de trading deberá figurar la siguiente información:

– Fecha de la operación: te dice el número de operaciones que efectúas cada día, si es que operas intradía. Te ayuda a calibrar el número de operaciones ideal o si es mejor hacer + ó menos.

– Duración de la operación: es muy importante porque de esta manera averiguarás cuanto duran tus operaciones en las que has salido con pérdidas y las que has salido con ganancias.

De esta manera sabrás que si la media de duración de tus operaciones perdedoras es mucho mayor que la de las ganadoras puede que estés dejando correr las pérdidas y cortando los beneficios.

– Lado del mercado (corto o largo): así sabrás si se te dan mejor las operaciones bajistas, las alcista o ambas.

Puede que este apartado te haga decidir si eres oso o toro, dándote pistas hacia que lado debes dirigir tu estrategia de entrada.

– TF (Time Frame): es importante apuntar en que espacio temporal has hecho la operación para saber en cual te desenvuelves mejor.
Quizá no estés echo para operar en intradía o en el TF de 5´y se te da muy bien el de 4 horas.

-Número de lotes: aquí ya entraría en juego la gestión del dinero pero averiguarás el número de lotes o contratos con los que más a gusto te encuentras cuando operas.

Hay muchos traders que no son capaces de aguantar la presión pasados x número de lotes.

– Mercado o activo: apúntalo porque igual eres muy malo operando el EURUSD pero el ORO se te da de miedo.

Encontrarás bastantes traders de éxito operando en un sólo mercado.

– Entrada: ¿Por qué has entrado? ¿Qué te ha hecho darle al dedo? ¿Es porque tienes Parkinson lo cual indica que debes alejarlo un poco más del teclado, porque necesitas acción o porque es la señal que estabas esperando?

Acostúmbrate a apuntar el motivo de la apertura de una operación, de esta manera averiguarás cual es la técnica de entrada que más acierto te supone, y por ende, cual es o son aquellas con las que más fallas.
Esta práctica acabará por erradicar la sobreoperación y que logres llegar a ser capaz de esperar sólo por esa figura o patrón que tan bien se te da.

– SALIDA: ¿Por qué has cerrado la operación o por qué se ha cerrado si empleas el stop-loss? ¿Te conviene más cerrar cuando llegas a un objetivo o es mejor que dejes correr la posición?

– INCIDENCIAS: apunta todo aquello que te llame la atención durante el transcurso de la operación.

Te ayudará a saber como reaccionar para la próxima vez ante cualquier imprevisto.

– FALLOS: apunta los fallos que has tenido en tus operaciones con pérdidas para mitigarlos en las próximas entradas. Así sabrás que es lo que no tienes que hacer.

– ACIERTOS: apunta tus aciertos en cada operación en la que salgas con beneficios, así lograrás determinar tus puntos fuertes.

– SEGUIMIENTO: quizá una de la más importantes. Acostúmbrate a seguir la cotización una vez cierres la operación. Te dará muchas pistas de como actuar para la próxima vez.

Recuerda que todo sucede por algo, y más importante aun, que tu Diario de Trading es personal e intransferible, que sólo te valdrá a ti, que nadie se podrá aprovechar de él ya que no hay ningún Sistema de Trading Universal que valga para todos sino uno para cada trader.

Esto es algo que tienes que entender:

“Sólo tú puedes salvar tu trading, nadie lo va a hacer por tí.”