El desarrollo de la experiencia

Tiempo es lo que necesitamos para desarrollar nuestras habilidades en aquella disciplina en la que queremos destacar. Y tiempo es lo que menos tenemos.

Muchos quehaceres cotidianos limitan la adquisición de la práctica necesaria para despuntar.

Todo se basa en hacer horas y horas. Los mejores en sus disciplinas destacan por eso.

Ante la falta de tiempo sólo queda una opción, concentrar a base de priorizar las tareas más importantes sobre las que no lo son tanto.

Si hay traders que cumplen su objetivo antes que otros es porque le dedican más horas al día a ello.
Pero esta no es aun la solución ideal.

Incluso haciendo más horas que otros hay personas que avanzan más en 3 que en 8. Así que no se trata únicamente de tirarse tiempo y más tiempo delante de la pantalla sino de convertirlo en tiempo efectivo de trabajo.

¿Y como se logra esto? Pues básicamente identificando tus puntos débiles.

Si eres malo a la hora de abrir una posición en el mercado y lo que haces en tus horas de trabajo es mirar la diferencia que hay entre una media móvil simple y otra exponencial, evidentemente, no estás corrigiendo el error que te apremia.

Si no sabes como salir de una posición y te pones a investigar qué es una figura de Doble Pie seguro que no vas a solucionar el problema.

Si tienes miedo a abrir una operación tendrás que buscar que es lo que te provoca ese miedo y con que armas contrarrestarlo y no estudiar las velas japonesas.

Así que lo primero que tienes que hacer es evidenciar la falta de tiempo que tenemos en la actualidad, por los motivos que sean. Seguidamente eliminar todo aquello que es secundario, todo aquello que no te conduce a lo que quieres conseguir. Luego dedicarle todo el tiempo que sea posible. Y finalmente, aplicar ese tiempo del que dispones, de manera efectiva, incidiendo sobre aquello que tienes que corregir.

Es la única manera de avanzar rápidamente