Categorías
Trading

¿Dónde está tu rutina de trabajo?

Tanto si le dedicas la jornada completa al trading como si lo compartes con tu oficio habitual (en este caso aun tiene más razón de ser) una rutina aplicada con disciplina acaba logrando los resultados buscados tras un tiempo de aplicarla con consistencia.
[…]

Tanto si le dedicas la jornada completa al trading como si lo compartes con tu oficio habitual (en este caso aun tiene más razón de ser) una rutina aplicada con disciplina acaba logrando los resultados buscados tras un tiempo de aplicarla con consistencia.

Tienes que repartir el tiempo aproximado que dispones cada día (como si tienes que hacer un «horario» como el que tenías en el colegio) entre las tareas a realizar.

Nos vamos a centrar en el tiempo dedicado al trading.

Como se puede suponer, el trading no es sólo operar.

Hay que depurar la técnica, investigar, buscar oportunidades, leer, practicar, prepararse psicológicamente…

En fin, aunque el trader debe tender a simplificarlo todo al máximo, llega un momento en el que no puedes reducirlo más.

Yo, para esto tengo un truco.

Reglas de trading

Al principio lo dividía todo en secciones. Por ejemplo:

En una apuntaba todo lo referente a la parte psicológica. Lo que me funcionaba y lo que no tenía que hacer. Una serie de indicaciones que, por supuesto, leía todos los días en un acto de indicarle el camino correcto a la mente.

En otra sección apuntaba lo que técnicamente (en el gráfico) me funcionaba mejor.

NOTA: siempre prefiero apuntar lo positivo. Las indicaciones negativas sólo si son muy importantes. Quiero que el cerebro asimile sólo lo bueno. Potenciar los puntos fuertes. Pero bueno, cada trader debe saber lo que le funciona mejor.

En otro grupo los catalizadores: noticias macro que mejores señales ofrecen.

En otro, normas o conductas psicológicas.

Bueno, y así sucesivamente.

Entonces me encontraba con una serie de reglas clasificadas por apartados.

Tengo que decir que en el proceso de simplificar hay otro paso más, y es determinante.

Tener las reglas por secciones me llevaba a leer un día una, otro día otra. Me daba pereza. No era eso lo que buscaba. Debía simplificarlo más para que la rutina fuese más fácil y rápida de realizar.

Por lo tanto, el siguiente paso fue mezclar todas las reglas de todas las secciones en una sola.

Esta forma de actuar sí fue realmente efectiva. Todo en uno.

NO importa si están mezcladas entre si.

NO se trata de tener separadas las indicaciones que tenemos que hacer para cada tema.

Quiero decir que no se trata de acordarse de las 10 reglas de la gestión del dinero separadas de las 10 reglas psicológicas.

No, esto no es efectivo. Para que todo fluya como es debido debe tenerse en cuenta en conjunto y que funcione como un perfecto engranaje. No se trata de que las ruedas vayan por un lado, el volante por otro, la carrocería hacia atrás y los retrovisores hacia delante sino de que todo vaya «a piñón», todo junto hacia el mismo sentido.

Por consiguiente, cuando juntas todas las reglas de todas las secciones en una sola:

  • es más fácil leerlas
  • es más sencillo realizar la rutina
  • son más fáciles de automatizar por el cerebro
  • son más fáciles de modificar
  • son más fáciles de aplicar
  • son más fáciles de mezclar, de engranarlo todo en una sola pieza
  • la progresión es mucho más rápida, sólo tienes que añadir cuando hay que modificar para perfeccionar y sacar si algo no funciona como es debido.

Al final, de 100 reglas te vas a quedar con una docena.

Y esa docena será la base de tu sistema de trading.

Ahora, cada una de las reglas tiene el poder de todas las que has concentrado en ella para simplificarlas.

Estás buscando la esencia, los fundamentos y cuando los tienes suele suceder que con unas pocas reglas consigues los mismos resultados que con 100.

Como he dicho tienes los fundamentos de la profesión que quieres dominar. Todo lo demás sobra. Es la regla de Pareto: 80/20

Después sólo tienes que seguir operando y operando con las normas resultantes para perfeccionarlas aun más, para hacerlas excelentes.

¿A qué esperas entonces? Escribe todas tus reglas, léelas todos los días, modifica lo que tengas que modificar, y nunca, nunca las saltes cuando estés operando. (Es muy frecuente practicar de una manera y a la hora de la verdad actuar de otra por lo que los resultados nunca son buenos ya que no tienes una manera de actuar, no tienes un sistema estable. (Bueno, sí lo tienes pero cuando llega el momento te lo saltas a la torera. Tu parte psicológica tiene mucho que decir en ello. Cuando operas en real el mercado se encarga de hacerte zozobrar, de ahí la importancia de una buena preparación mental, por ejemplo, visualizando lo que debemos hacer).

Respecto a la visualización voy a hacer un inciso relatando brevemente mis 2 ejemplos preferidos al respecto:

  1. Secuestraron a una persona cuyo hobby era el golf. Era amateur. En sus días de cautiverio para no aburrirse visualizaba el campo donde solía jugar y practicaba mentalmente, con los ojos cerrados, desde el primer hoyo al último.
    Cuando fue liberado y volvió a jugar, la tarjeta que firmó fue la mejor de su vida.
  2. Seleccionaron a 20 personas que nunca habían jugado al baloncesto y las dividieron, al azar, en 2 grupos de 10.
    El primer grupo entrenaba x horas en el pabellón tiros libres a canasta.
    El segundo grupo entrenaba con los ojos cerrados en un sillón el tiro libre a canasta, pero mentalmente.
    Cuando llegó la hora de probar el acierto de ambos conjuntos, asombrosamente tuvieron similar porcentaje de acierto.

Y es que está probado el gran poder de la visualización. Resulta que el cerebro no sabe si lo estás haciendo realmente o lo estás imaginando, de ahí que sea tan válido un entrenamiento como el otro.

Y volviendo al principio, el trader debe saber cuanto tiempo le puede dedicar al trading diariamente, y como he dicho antes, como en el colegio, hacer un horario con una rutina para cada tarea.

Si tienes 5 horas diarias, pues, por ejemplo:

  • 1 hora para observar el mercado
  • 2 para operar
  • 1 para leer
  • 1 para investigar

Cada uno debe saber lo que necesita, lo que debe potenciar, y el tiempo que tiene para ello.

Al final, como siempre, sólo habrá resultados si hay consistencia. Si se realiza la rutina durante 1 mes y luego paramos, no nos habrá servido para nada.

Es frecuente en la gente que no consigue sus objetivos, parar al no tener buenos resultados inmediatos.

Lo que cuenta es la repetición, hacer lo mismo durante el mayor número de horas posibles perfeccionando cada vez más la técnica.

Piensa también que, una buena rutina es la suma de todas las pequeñas partes que la componen.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente