Distribuyendo tu tiempo: todo un hándicap

Cuando eres trader a tiempo completo el secreto está en saber como distribuir todo ese tiempo. Y no es fácil ni mucho menos. Crear una rutina con su horario será vital a la hora de obtener el máximo rendimiento.

El trading no es sólo operar, el trading es una mesa con muchas patas. Si dedicas menos tiempo a una que a otra la mesa (sistema) cojeará.

Cuando operas a tiempo completo también tendrás que elegir entre operar en casa o en una oficina.

Hoy en día el material físico que se necesita para operar en los mercados es más bien mínimo. Con un portátil y una conexión a Internet es prácticamente suficiente. Es bien simple, aunque también es cierto que puedes complicarlo todo lo que tu quieras.

Así que tendrás que decirte: operar desde casa o desde una oficina.

Si la oficina o local es tuyo, mejor que mejor, no tendrás que pagar alquiler. Si no es tuya, una habitación privada para ello en tu casa te evitará el coste de ese alquiler. ¿Donde mejor que en tu casa, no?

Pues depende, depende de si quieres trabajar en serio o no y depende también de si te dejan.

En casa suele estar la mujer (si no trabaja) o el hombre (si el trader es femenino), los niños, el perro y demás visitas.

Si eres capaz de aislarte de todo ello, sin que te interrumpan, perfecto, sino más te vale pagar el alquiler de una oficina.

Por tanto, ya no se trata de que tengas la fuerza de voluntad necesaria para no distraerte y no salir del despacho en horas de trabajo sino de que no te interrumpan. O te tomas al trading como un verdadero trabajo o no tienes nada que hacer.

Cuando estás en casa es fácil, por parte de cualquiera de los que convivan contigo, recurrir a ti. Eso no vale, tienen que hacerse a la idea de que no estás, como si fueses a trabajar fuera en otro trabajo normal.

Si no estuvieses se las arreglarían sin ti y sino esperarían a que regresases. Pues lo mismo.

Si no lo haces así corres el serio peligro de que tu jornada de trabajo de 8 horas se reduzca a 5, y eso no vale. Cuando trabajas para ti no hay horario. Los autónomos sabrán de lo que les hablo.

Por tanto, es muy importante hacérselo entender a los demás miembros del hogar porque sino entraran a diestro y siniestro en tu oficina y justo en el momento en que no debían hacerlo.

Cuando vives sólo es más fácil tomar las decisiones (equivocadas o no) sobre lo que quieres hacer y como hacerlo pero cuando vives en pareja o estás casado esas decisiones ya tienen que ser conjuntas….. ¡Bueno vale, la decisión final siempre suele ser la de ella!

Pero si no estás de acuerdo tienes que hacérselo comprender o incluso regatear. Tu tiempo es vital para el desarrollo completo del trabajo.

Son muchas las variables y escenarios que pueden surgir cuando trabajas en casa y es más, ya no se trata sólo de hacer horas y más horas sino que hay más cosas en las que gastar el tiempo diario.

Yo he tenido que dejar el gimnasio y ya no voy tanto a jugar al golf. Cuando te casas y tienes hijos las prioridades cambian, pero por ejemplo, necesito hacer deporte sino no soy yo. El deporte te centra, es esencial, por lo menos para mi. Si no lo hago estoy mal.

Voy por tanto a hacer running, pero a las 7 de la mañana, normalmente 3 veces por semana. Llueva, truene o haga sol. Bueno, a esas horas mucho sol no hace la verdad, más bien se ven todas las estrellas. Y todo ello para no robarle ese tiempo ni a mi trabajo ni a mi familia.

Si por cualquier causa tengo que ausentarme del trabajo no pierdo esas horas sino que las añado al horario de salida o incluso a los sábados, pero yo mis horas quiero y debo cumplirlas.

Tampoco se trata de hacer más horas que un reloj. A veces menos es mas, pero ya se entiende, se trata de hacer tu trabajo te lleve 2 o te lleve 10.