Detalles de trading

Debe quedar muy claro para cualquier trader que nunca será capaz de acertar el 100% de las veces y más claro aun que nunca podrá vivir del trading sin aplicar un stop-loss en cada una de sus operaciones.

El empleo de un stop tiene 3 utilidades principales:

– limitar muchos de los perjuicios psicológicos que dominan al trader

– evitar que una primera pérdida se convierta en una gran pérdida e incluso irrecuperable

– impedir la pérdida de todo el capital mientras adquirimos la suficiente práctica operativa

Desde luego que no vale cualquier stop. No es lo mismo perder en una operación el 1% del total de la cuenta que el 50%.

Por lo tanto el tamaño del stop-loss cuenta, y mucho. Debemos lograr el mínimo riesgo para el máximo de beneficio. Pero cuidado, aproximar demasiado el stop hará que este salte frecuentemente. No hay una regla ideal para ponerlo pero la que mejor funciona es ponerlo lo más alejado que se pueda respecto al punto de entrada sin incurrir en superar el 1% de pérdida.

Lógicamente cuanto más dinero haya en cuenta más lejos podremos ponerlo. Llegará un momento en que no tendrá sentido ponerlo tan alejado como podamos y es aquí donde aumentaremos el número de contratos con los que operamos. (Cabe señalar que si no eres capaz de ganar dinero con un lote igualmente no podrás hacerlo añadiendo más, por lo que esto es lo primero antes de aumentar los lotes con los que operas: ganar con el mínimo posible).

Así que, nadie nos librará de que por lo menos una vez el stop-loss inicial sea tocado sin poder evitarlo. Por lo que repito: nunca se debe abrir ninguna operación sin él, puesto que muchas veces saldrá bien pero con una sola, vuelvo a repetir, con una sola vez que salga mal…adiós muy buenas.

Por tanto, debemos ser muy conscientes (una vez que aplicamos con disciplina el stop-loss en todas y cada una de nuestras operaciones) que alguna vez vamos a ver como perdemos la cuantía del stop sin poder evitarlo. Debemos contar con esto y por eso lo reducimos al máximo pero sin pasarse (el equilibrio lo encontrará cada uno con la práctica y para cada situación y espacio temporal).

A todo esto habrá muchos momentos en que entremos en beneficios de manera importante como para poder mover el stop al punto de entrada (Brek-Even), y esta es una oportunidad muy grande para seguir reduciendo las operaciones con pérdidas. NOTA: (Hay que tener en cuenta que la mayoría de operaciones con ganancias acaban dándose la vuelta para hacer saltar el stop y sólo son unas pocas las que no lo hacen). Si eres capaz de cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias no hay problema porque esas pocas operaciones con beneficios compensarán con creces la suma de tus pérdidas, pero si no eres capaz de dejarlas correr no te compensará.

Una vez estás ganando y estás haciendo trailing-stop, no debes cerrar la posición cuando ves que ya tienes unas ganancias cuantiosas. El trailing-stop es una práctica que tiene tanta dificultad y que depende sólo de tu experiencia como el Break-Even por lo que tus beneficios vendrán dados de lograr que los retrocesos de la tendencia no te dejen fuera de juego en su avance, pero eso sí, nunca cortes una operación en beneficios por mucho que ganes puesto que la tendencia suele durar mucho más de lo que piensas.

Lo que yo suelo hacer en estos casos es, entonces sí, es aproximar el stop al máximo, de manera que en caso de que salte me quede con unos beneficios que eran suficientes para mi pero no renuncio a tendencias que no tienen prácticamente retroceso y que te dejarán unas ganancias mucho más grandes de lo que esperabas.