Cuentan…

  • Cuentan… que cuando la posición avanza en tu contra y no has puesto un stoploss quedas absorto mirando la cotización como quedaban los marineros mirando a las sirenas.
  • Cuentan… que con cada rebote te cambia el humor ante la esperanza de que todo se arregle y al final las pérdidas aminoren.
  • Cuentan… que ese atisbo de esperanza rápidamente desaparece y vuelves a la más oscura de las tinieblas sin más sentimiento que la impotencia.
  • Cuentan… que la desesperación se apodera de ti y hay algo que no te deja cerrar la posición en pérdidas como lo harías en ganancias.
  • Cuentan… que llega un momento en que tiras la toalla y confías todo al «lo que sea será».
  • Cuentan… que un buen día quisiste intentar ganarte la vida como trader porque parecía fácil pero toda tu ilusión desapareció a la vez que tu cuenta.
  • Cuentan… que ya nunca creerás volver acercarte por esos lares pues has sufrido una gran herida y recordar ese dolor te lo impide.
  • Cuentan… también, que aquel que reúne el valor suficiente para regresar ya no es el mismo que antes y que el mercado le mostrará su respeto.