Cuando nadie sabe nada

La reciente publicación relacionada con la fallida inversión de ciertos inversores y empresarios de renombre no viene sino a confirmar mi creencia, que en asuntos de mercado «nadie sabe nada».

Slim, Paramés y Alierta asumirán pérdidas de hasta el 76% en la fusión de Quabit

De seguro que dicho fallo no tiene porque empañar el resto de sus inversiones haciendo que el retorno en conjunto sea negativo.

Todos los traders o inversores tenemos un bagaje de operaciones negativas y positivas. Lo que quiero recalcar entonces es la enorme dificultad que adivinar tendencias en el mercado entraña incluso para los profesionales, ni que decir tiene para los aficionados.

Pero lo dicho, esta dificultad de adivinar los movimientos de tal o cual mercado no hace sino confirmar, y dentro de la importancia de acertar con la entrada, que es casi imposible hacerlo, y mucho menos en un porcentaje del 100%, dejando de manifiesto que la gestión de la operación, evitando pérdidas superiores a un mínimo de tu capital total, es esencial para evitar pérdidas tan sustanciales en una única operación que van a mermar enormemente el posible beneficio total de tus inversiones.

Así que sigo adelante con mi estrategia, y que aunque me guste leer lo que pasa en los mercados, consiste en la apertura de una operación basada en una única señal técnica de entrada protegida por una gran gestión de la misma.

Tratar de comprender al mercado sólo consume gran cantidad de recursos, sobre todo temporales, y no aumenta para nada el % de acierto respecto a otras estrategias mucho más simples.

Lo simple es poderoso porque no está sujeto a las variaciones del ánimo, ni a la influencia de rumores y comentarios.

 
El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.