Cuando dejas correr los beneficios

Cuando tu sistema de trading se basa en dejar correr los beneficios en vez de operar por un objetivo entran en juego diversos factores (la mayoría psicológicos), entre ellos:

  • El tiempo
  • Paciencia
  • Fuerza mental
  • Miedo
  • No materialización de beneficios
  • Disciplina

El tiempo es fundamental a la hora de acumular beneficios. Cuando operas por objetivos sabes que dicho tiempo se reduce mucho y tiene como aliado el espacio temporal en el que haces la operación.

Por lo general, el trader que especula en pos de un objetivo suele hacerlo intradía por lo que opera generalmente en gráficos de 5 minutos y con una gran cantidad de lotes para generar el máximo beneficio en el mínimo tiempo posible.

Para el trader cuya táctica es dejar correr los beneficios el factor tiempo es determinante puesto que es dicho factor y no la cantidad de lotes el que va incrementando las ganancias si la tendencia se mueve a favor de la posición abierta.

O sea, que se va a encontrar con operaciones que van a durar bastante tiempo, sea cual sea el espacio temporal en el que entre.

Así que aquí es donde entra en juego la paciencia para aguantar la presión de ver como los beneficios (que van ascendiendo pero de forma no lineal) avanzan y retroceden siguiendo una tendencia.

Es en los retrocesos donde debe aguantar y donde la fuerza mental para hacerlo hace aparición. Cualquier retroceso va a suponer que al trader le entre miedo a perder lo acumulado y que aumenten las ganas de cerrar la posición para no perder todos los beneficios.

Pero es que esta es una de las características principales de los traders que dejan correr las ganancias: aguantar lo que sea aunque los beneficios se reduzcan en un 50% o incluso en un 100%.
Pero es que es así necesario para poder coger las buenas tendencias, aquellas que no vuelven atrás y que son las que generan con pocas operaciones el crecimiento más importante del capital de la cuenta.

 Pocos traders son capaces de quedarse impasibles viendo como importantes beneficios se reducen a la nada cuando la operación no es la que esperan.

Por supuesto que lo ideal sería recoger los grandes beneficios que dejan las operaciones más importantes y también los de las que no lo son tanto.

Pero ambas cosas son incompatibles, por lo que sólo te quedarán 2 opciones:

  1. Operar por objetivos
  2. Operar dejando correr los beneficios

El problema radical es que nunca sabrás cuanto va a durar la tendencia de ahí que sea muy difícil aprovecharse de las tendencias cortas y largas a la vez.