¿Cual es la cantidad adecuada para empezar a operar?

1.000, 2.000, 3.000, son cifras para aprender los entresijos del mercado en real, siempre debería ser con un riesgo por operación del 1% del total de la cuenta.

La práctica en real es esencial para llegar algún día a vivir del trading, por lo que dichas cantidades son las ideales para el iniciado, el cual, no debe esperar ganar mucho dinero sino pagar su aprendizaje.
El 1% como stop y el control del número de contratos con un sistema de gestión del riesgo hará que dichas cantidades duren por lo menos lo suficiente como para adquirir una buena base.

No digo que partiendo de 1.000 euros no se pueda conseguir una suma importante de dinero, que no sería lo normal, y seguramente obedeciese a la suerte o a haber tomado más riesgos de los necesarios, pero lo mas lógico sería comenzar a ganar un sueldo con un capital mínimo de 10.000 euros, y aun me parece poco.

Con una cantidad mínima de 10.000 euros y partiendo de un riesgo del 1% del total, y el número de contratos controlados por dicho stop estarás en condiciones de afrontar los dientes de sierra propios de las tendencias evitando que quedes fuera aunque estés en el lado correcto de la tendencia.

El secreto no está por tanto en tratar de acertar con la máxima precisión el mejor punto de entrada sino en situar el stoploss lo suficientemente alejado de dicho punto de entrada para evitar ser barrido aunque estés en el lado bueno de la tendencia.

El 1% de 10.000 son 100 euros y esa cantidad te deja poner el stop a 100 pips o más en muchos de los activos cotizados. Aunque ojo, porque esos 100 pips son para 0.10 contratos por lo que si abrimos una posición con 0.2 contratos el margen de stoploss se reduciría a 50 pips.

Con esto queda claro que para operar con un buen margen de seguridad se necesita cuanta más cantidad de dinero en cuenta mejor.

Yéndonos al gráfico para que se entienda mejor, supongamos que vemos un buen punto de entrada en A (mínimo que puede actuar de soporte) y ponemos el stoploss justo debajo de ese mínimo (punto A).
Como se puede observar la caída que ocurre en el punto B acaba por barrernos el stoploss y sacarnos fuera de una tendencia alcista que habíamos acertado de pleno.

En cambio, con un stop lo suficientemente holgado y limitado en riesgo para nuestra cuenta del 1% podríamos haberlo situado más lejos, concretamente en el “stoplosss 2”, aumentando las probabilidades de que dicho stop no nos hubiese saltado dejándonos fuera.

Con esto quiero dejar claro que en una cuenta de 2.000 euros al 1% como stop para la posición abierta no podríamos situarlo tan lejos pues para hacerlo quizás tuviésemos que arriesgar un 5% por poner un ejemplo, y no es eso lo que queremos ni lo más conveniente.

Es verdad que aunque nos salte un stop próximo podremos entrar más arriba pero la mayoría de las veces el miedo a fallar de nuevo o la impresión de que la tendencia ya está muy avanzada evitará hacerlo.

Supongamos ahora que hacemos otra operación. En este caso abrimos al alza en el punto B. Veis que no hemos aproximado para nada en el timing  y sin embargo luego puede apreciarse que la cotización sigue subiendo dándonos buenos beneficios. Eso si, si hemos sabido poner el stoploss, porque si lo hemos puesto en el punto F (porque nuestra cuenta es pequeña y no da para ponerlo más lejos) no tardará en ser barrido, mientras que para para una cuenta más grande donde podemos ampliar nuestro margen de seguridad ( stoploss X) dicho stop no llegará a ser tocado y podremos disfrutar de la tendencia a nuestro favor.

Con este post quiero demostrar que no es imposible ganar dinero con una cuenta pequeña, pero quiero recalcar que hay que ajustar mucho mejor los stops y ser más precisos con las entradas con la dificultad que ello conlleva.

Por eso operar , una vez adquirida una experiencia, con una cantidad lo suficientemente grande nos va a dar muchas ventajas para ganar arriesgando lo mínimo que es de lo que se trata.

O sea, y para que quede claro,con una aceptable cantidad de dinero podemos operar con una buena cantidad de contratos arriesgando lo mínimo posible. Esta sería la situación ideal para empezar a vivir del trading.