«Crisis subprime», la última. ¿Cómo se llamará la próxima?

Primero se preguntaron por qué se llegó, en el 2008, a la crisis de las hipotecas subprime.

Dentro de poco se preguntarán también porque los Bancos Centrales (cuidado que no estoy hablando de los empleados de un Centro Comercial, sino de personas que se estima que son competentes y consecuentes con sus decisiones y con las que deban tomar) no hicieron nada ante la crisis que veía todo el mundo venir, la crisis a la que nos condujo las inyecciones de liquidez (y no vale decir que era terreno virgen donde nunca antes nadie había entrado, porque hubo tiempo a la reacción).

Este año 2020 van a inyectar más dinero que el año pasado, concretamente el doble. ¿Qué quiere decir esto?

  • Que si la burbuja de liquidez no estalla antes, bolsas y bonos seguirán subiendo.

Pero, mas profundamente, ¿qué significado puede tener que sigan elevando el monto de las inyecciones?

  • Básicamente da a entender que la economía necesita cada vez más liquidez para no explosionar.

Y esto viene a decirnos algo peor: que lo saben pero no pueden parar de imprimir porque se les caen los mercados de un día para otro.

Sólo basta mirar los gráficos. No funcionan los indicadores de toda la vida, no funciona ningún set-up, ninguna figura chartista.
¡HAN DESVIRTUADO EL MERCADO!

Los resultados empresariales no están en sintonía con las elevadas cotizaciones.

Cuidado, que no me quejo de ello, incluso se lo agradezco porque estoy esperando la ocasión para ponerme corto con todo lo que tengo. Tardará semanas o incluso meses, pero el tiempo juega a favor.

Pero a lo que vamos. Gasto público = mayor endeudamiento.

NO tratan de parar el ritmo (que sería lo lógico y dejar que el propio mercado purgara y luego sí, volviese a crecer la economía de forma sana. Las intervenciones nunca son buenas) sino de incrementarlo hasta que el mercado caiga por si sólo. El problema va a ser hasta dónde van a subir las cotizaciones antes de que ocurra.

Cada vez tienen menos munición, están en el último paso, las rebajas fiscales, que producen mayor endeudamiento de los gobiernos y que para mantenerlas es necesario crear más impuestos o la suma no da. Y hay países con récord de endeudamiento.

Empresas particulares también. Y en el momento que no puedan endeudarse más, por mucha liquidez que haya, el mercado también puede, por este lado, caerse de igual manera.

Suecia ha elevado los tipos, el BCE sabe de que va el tema y está preparando para lo mismo a los mercados. El caso es que en el momento que los inversores lo perciban derivarán su dinero a la renta fija y las rentabilidades de los bonos subirán y las bolsas se desplomarán. Así funcionan los flujos de dinero, siempre van a donde más rentan o se espera que lo hagan. El dinero es muy miedoso y sólo acude al riesgo cuando no hay otra opción.

Y si la gente comienza a ahorrar, la economía se va a resentir, de verdad, por lo menos hasta que la purga suceda y limpie todo lo que tiene que limpiar, que es mucho.

A ver, ¿qué es una crisis?. Pues una crisis es un problema que hay que arreglar para seguir adelante (sea donde sea que se de esa crisis). Luego, cuanto mayor sea el problema pues más va a tardar en hacerlo y mayor será la depuración.

Yo aprendí a que los males hay que atajarlos de raíz porque sino luego crecen y los daños son mayores. Tendemos a pensar que no va a ocurrir nada hasta que ocurre y ahí estamos….

Así que, con las balas cargadas estamos.

Ah, la respuesta a la pregunta del título: ¿La crisis de liquidez?

HTML Editor - Full Version HTML Editor - Full Version HTML Editor - Full Version HTML Editor - Full Version

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.