Convirtiendo tu tiempo disponible en tiempo efectivo

Yo lo tengo muy claro. La simplificación de todo aquello que no necesitaba para hacer trading fue la parte más dura del proceso.

Lo que no necesitaba y no que no tenía que hacer.

Y en un mundo como el actual, rodeado de mil posibilidades, conectado a mil cosas, esto resulta casi imposible a no ser que sepas muy bien lo que quieres y que desarrolles la fuerza mental necesaria para enfocarte sin distraerte.

De ahí que “tengas primero que vencerte a ti mismo para luego vencer en lo que deseas”

Primero tienes que tener claro qué es lo que quieres conseguir y alrededor de ello trazar tu estrategia. Con que más lo puedes compaginar sin que ello le afecte.

Cuando tratas de abarcarlo todo no conseguirás nada o tardarás tanto que no tendrás tiempo material para conseguirlo.

Una cosa muy importante: tendemos a leer todo lo que nos cae en las manos en referencia o no al objetivo que deseamos conseguir.

Por ejemplo:

Primero miramos las noticias generales del día a ver que ha ocurrido.

Luego ojeamos el Twitter o el Facebook, etc, lo actualizamos cada 5 minutos (o menos) no vaya a ser que nos perdamos algo…

Echamos también un vistazo a nuestras publicaciones favoritas o cualquier otra cosa que nos apetezca hacer primero porque nos agrada más

Vete restando.

El día tiene 24 horas para todos pero seguro que los que triunfan las aprovechan mejor que tu.

Mientras ya te has puesto al día de las noticias y has hecho algo que te apetecía más, “ellos” ya han estado trabajando en lo que les ocupa, su objetivo. Te han tomado delantera.

Igual has visto una noticia de que el precio de los pisos ha estado bajando. Entonces como tienes pensado comprarte uno algún día, quizá dentro de 5 años, pues te pones a consultar precios y en ello se te van dos horas.

Dos horas perdidas para nada.

Cada cosa a tu tiempo.

Vas a comprar un piso dentro de 5 años.

Tienes que hacer muchas cosas antes de ponerte a mirar precios de antemano.

Y es que una cosa lleva a otra, te “comes” la mitad de la mañana, así todos los días y luego te quejas de que no consigues tu objetivo.

¿Cómo lo vas a conseguir de esta manera?

Si cuando te pones a ello ya no tienes ganas.

Pero bueno, a lo que quiero llegar. Si queremos ser expertos en trading y nos leemos (a parte de otras cosas poco relacionadas) toda la literatura existente al respecto, estaremos perdiendo un tiempo precioso.

Lo primero, tras una toma de contacto para saber de que va el tema, “las reglas del juego”, sólo vale adquirir práctica y esta sólo se obtiene operando.

¿Y cómo se opera?

Sobre los gráficos.

Los gráficos se adelantan a todo.

Pues bien, a raíz de estar operando surgirán preguntas.

Pues son esas preguntas a las que debes buscar respuesta.

No puedes tratar de embutirte toda la literatura existente sobre trading si lo que necesitas es una solución para un problema en concreto.

Tienes que ir al grano, tienes que seguir la línea.

Y la línea se sigue abordando el detalle que te preocupa en ese momento.

Sólo así avanzarás en línea recta.

Si necesitas saber como se pone un persiana , por decir algo, y  te lees para ello todo un libro de bricolaje habrás perdido un tiempo precioso.

Tendrás que leer únicamente la sección de montaje de persianas, el resto sólo es paja, en ese momento puntual no lo necesitas para nada. Puede que sea interesante, puede que lo necesites en otro momento pero no en este.

Tienes que ir tapando tus huecos según avance la línea.

Yo para ello suelo meditar mucho. Me siento a pensar en silencio. De esta manera se lo que necesito subsanar e incluso me salen posibles soluciones al problema en concreto y sino las busco, las pruebo, pero sólo sobre aquello que necesito arreglar.

Después sí tengo tiempo para otras cosas relacionadas con otras tareas que quiero o debo hacer a parte del trading.

Gasto la mejor energía en lo que realmente importa.

Evito distraerme.

Se que es muy difícil hacerlo, necesitas de un gran control mental (porque la mente te puede estar diciendo: ” acaba ya que prefiero hacer otra cosa que me apetece más”) pero ahí tienes que estar tu para imponer la disciplina.

Es por eso que es tan importante que nuestro objetivo tenga que ver con algo que nos apasione mucho, para que la mente disfrute y no ponga impedimentos ni prefiera hacer otras cosas.

Nada es fácil, si lo fuera todo el mundo lo conseguiría.

Así que tienes que estar dispuesto al sacrificio. Los atletas lo están. Los traders tenemos muchos puntos en común con ellos. Fíjate y aprende.