Categorías
Trading

Conciliar vida cotidiana y trading

Traders y vidas hay una para cada uno.
[…]

Traders y vidas hay una para cada uno.

El aprendizaje de este oficio puede suponer un mínimo de 5 años a jornada completa.

Luego que cada uno calcule el tiempo que le dedica al trading para estimar el tiempo que le llevará «comprender» esta profesión. Y digo comprender porque después de esto siempre hay que estar aprendiendo, investigando, probando cosas nuevas que añadir a tu sistema, etc, etc, etc.

Pero hablando después de esta fase ya superada es ahí cuando realmente debe comenzar la de conciliación entre el trading y la vida cotidiana.

Es una fase realmente complicada de compaginar y necesaria de una gran fuerza mental, pero después todo lo pasado ya parece miel sobre hojuelas.

Aun así, no se debe de subestimar pues es una pieza fundamental dentro de este puzle que compone este duro oficio.

Si el trading es tu pasión, como es mi caso, aun es mucho más difícil porque todo el rato estás pensando en ello y muy difícil desconectar.

Sin embargo, el equilibro es el «aceite» que hace que todo fluya como debería ser. Cuando lo consigues notas como si te sobrase tiempo, como si el estress desapareciese, y milagrosamente, los resultados son más favorables que cuando quieres hacer todo a prisa como si tuvieses un motón de tareas acumuladas.

Por tanto, cada trader debe saber lo que tiene que hacer porque a cada uno nos mueven diferentes intereses. Debe, por tanto, saber engranarlos y establecer un tiempo para cada uno de ellos.

Y, por supuesto, en lo que sea necesario, que interfieran entre sí lo más mínimo.

Quiero decir que si estás trabajando en casa, la familia debe saber que no se te debe molestar. Tú estableces los tiempos, tienes que tener en cuenta que el trading es un trabajo y no un hobby, por consiguiente, tanto tu como los que te rodean deben respetar el oficio. Los buenos resultados dependen de ello.

Pero el trabajo es trabajo, y cuando finalizas la jornada o llega el fin de semana, la familia, los amigos, los hobbies, etc…, es cuando la desconexión debe de ser total, bien para disfrutar de otras opciones, bien para descansar la mente y no embotarla.

Esta distribución de tareas es primordial, como lo es también que unas no pisen a las otras. Debe de quedar claro cuál es el tiempo establecido para cada una porque si se empiezan a mezclar entre sí entonces sobrevendrá la sensación de no estar haciendo las cosas como se deben, que nos han quedado labores sin hacer, que no da tiempo a realizar lo que se tenía que realizar, que el día debería tener más de 24 horas, en fin, una situación de stress que lleva a un desequilibrio tanto físico como mental que a la par supone que no se consigan los resultados deseados.

Cuando todo está «colocado en su lugar», se sigue el tempo de las cosas y se efectúan las tareas en su tiempo establecido, la armonía es perfecta.

Por supuesto que el pensamiento debe estar, cuando se está efectuando cada uno de los cometidos, centrado en ello lo más posible.

Por supuesto también que no nos debemos cargar de trabajos y responsabilidades. Saber identificar lo que realmente importa y eliminar todo lo demás es fundamental.

Cuando estableces un objetivo sabes muy bien qué es lo que te aparta del camino y lo que no. Es labor tuya el entregarte a lo que quieres conseguir.

La mayoría de los que consiguen sus metas viven sólo para ello, es condición vital, pero saben compaginarlo con otros quehaceres. Estoy hablando a nivel profesional y esto se ve muy bien en los deportistas de élite, de los cuales los trades deberíamos copiar buena parte de sus rutinas.

El trading no es sólo operar, cada pequeña «cosa» que añades sirve para perfeccionarte un poco más de cara a la excelencia. Todo suma.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente