Cómo la psicología humana influye en tu cuenta de trading

Cuando operas correctamente dejando correr las ganancias y añadiendo lotes en vez de cerrar en un objetivo concreto, si estás en lo cierto las ganancias suelen ser espectaculares.

Pero cosechar estas ganancias tiene un precio muy elevado: ir contra la psique del trader.

¿En qué sentido?

Cuando estás o cierras en positivo la subida de autoestima es sumamente importante. Da la impresión de que “dominas” al mercado.

En cambio, cuando pierdes, la sensación de no saber nada en absoluto se instala de manera demoledora en la mente del trader.

Ni lo uno, ni lo otro.

Debemos permanecer en equilibrio evitando que las emociones no se desborden en uno u otro sentido.

¿Por qué digo esto?

Porque dejar correr las ganancias suele suponer el caer frecuentemente en estados mentales muy negativos.

¿Por qué sucede esto?

Por qué no son pocas las veces en las que gran parte de tus ganancias o todas se van al traste por dejar correr la posición.

El golpe psicológico es brutal.

Perder unas ganancias elevadas por querer dejar correr la posición es un durísimo golpe, hasta el punto de llegar a plantearte una modificación de tu estrategia e incluso operar por objetivos.

Pero es que tiene que ser así. El trader debe ser consciente de que es la única manera de hacer crecer su cuenta espectacularmente.

Tiene que darse cuenta que si ha hecho bien la gestión del dinero y pierde un porcentaje de dinero muy pequeño cada vez que lo hace, no debería sentir dolor aunque la posición en verde tornase en rojo haciendo saltar el stop.

Debe comprender que pase lo que pase, y aunque fastidie mucho cerrar en negativo, no era esa la operación que estaba esperando por lo que no debe ni tan siquiera prestarle atención al suceso ni poner en duda su sistema de trading.

Debe conocer y entender que el historial de los traders o especuladores consistentes refleja un gran número de operaciones negativas con muy pequeñas pérdidas y pocas operaciones positivas con grandes ganancias.

La duración de una operación también queda reflejada en el historial de manera que en el de un trader perdedor abundan las operaciones positivas de corta duración y en el de un trader ganador son las operaciones positivas las que tienen mayor duración desde que se abren hasta que se cierran.

Ya puestos, en dicho historial suele observarse también como los traders perdedores añaden posiciones a las operaciones negativas mientras los ganadores lo hacen sobre las positivas.

El historial, por tanto, suele reflejar los puntos débiles y fuertes de la psicología de un trader.