Categorías
Trading

Cómo influye el instinto del miedo a la hora de lograr ganancias consistentes

Por experiencia se que el «MIEDO» es el principal instinto responsable de que un trader no llegue a conseguir la consistencia.
[…]

Por experiencia se que el «MIEDO» es el principal instinto responsable de que un trader no llegue a conseguir la consistencia.

Las pérdidas suelen ser muy dolorosas . Ni siquiera tienen que ser muy elevadas para que lo sean.

Donde mejor se puede ver o percibir que el miedo está presente en la operativa de un trader es en su porcentaje de acierto. Y aunque parezca increíble, mayor % de acierto indica mayor miedo.

Casi todos los traders tienen como único objetivo acertar el mayor número de veces posible. Lo malo es que un porcentaje de acierto elevado no significa nada, sobre todo porque la inmensa mayoría de las operaciones acertadas suele arrojar sólo un pequeño saldo positivo.

Como consecuencia, «gana muchas batallas pero acaba perdiendo la guerra».

Todos tenemos un umbral del dolor y este debería ser el mínimo posible para poder soportar las inevitables pérdidas, para no tener la obligación de tratar de ganar el mayor número de veces.

Lo que cuenta es siempre el resultado final, la diferencia entre ganancias y pérdidas.

Si un trader abre una posición arriesgando un porcentaje demasiado elevado va a sufrir dolor cuando se consuma la pérdida.Y debido a que el miedo es un instinto primario en el hombre, el cuerpo/mente aprende de ello.

Por ejemplo:   si tocas un objeto y recibes una descarga eléctrica, sufres dolor. Debido a ese dolor generas un miedo. Es ese miedo el que te «protege» para que no lo vuelvas a hacer.

Aplicado al trading, cuando tienes una pérdida sufres dolor, si tienes dolor se activa el miedo. La próxima vez te costará más abrir una operación. Cuanto mayor es la pérdida o más numerosas las operaciones negativas, mayor es el dolor que sufres y, por consiguiente, mayor será el miedo a la hora de abrir la próxima operación.

Ante este caso, el trader suele quedarse, al igual que ante el objeto que le produce un calambre, con el dedo paralizado. Le cuesta mucho abrir una nueva posición. Y si lo hace, sufre mucho durante el tiempo que la mantiene abierta. Sufre tanto que cuando esta está en positivo y los beneficios retroceden un poco, cierra enseguida no vaya a ser que entre en rojo de nuevo y tenga que pasar por una nueva tortura.

Hay que entender, por lo tanto, al miedo como un instinto de protección.

Gracias a él los seres vivos van evolucionando.

O sea que el miedo es un «producto» propio de la evolución necesario para que la especie perdure, logrando que el individuo se aparte de los peligros que puedan perjudicarle en un acto de supervivencia.

Por supuesto que unos tienen el umbral más alto que otros, por eso hay también diferentes perfiles de riesgo.

Lo que está claro es que si no contásemos con el miedo probablemente estaríamos extinguidos.

Por tanto, este es un instinto inseparable del ser vivo, sin embargo es el ENEMIGO a batir por el trader.

Pero hemos dicho que ese instinto no se puede desconectar. Desconectar no, pero minimizarlo sí.

¿Qué sucedería, volviendo al caso del objeto que daba descargas eléctricas, si estas fuesen casi imperceptibles?. Es fácil de contestar, ¿no?. Que lo tocaríamos una y otra vez sin problema alguno. El instinto del miedo no llegaría ni a activarse. Por lo tanto, en vez de repulsión generaríamos CONFIANZA.

Aplicado al trading, ¿cómo lograríamos el mismo efecto? Reduciendo la pérdida por operación al mínimo posible. Sólo así no activaríamos el instinto del miedo, generaríamos confianza y no tendríamos mayor problema en abrir una operación.

Y lo que es más importante, no sufriríamos dolor cada vez que perdiésemos, evitando la retroalimentación. Asumiríamos la pérdida sin más.

Me suelen preguntar por qué los traders consistentes operamos arriesgando un % por operación minúsculo.

Ahora ya sabes la respuesta.

Una vez que eres capaz de arriesgar el 1% del capital total por operación habrás dado un paso de gigante, pero no es suficiente.

Notarás que la curva de tu cuenta se volverá ascendente cuando puedas arriesgar el 0.5% y descendiendo.

Y digo «puedas» porque arriesgar tan poco necesita de gran capital. Para que te hagas una idea, con 10.000 euros no se debería abrir con más de 2 minilotes.

Por lo tanto, el capital total es decisivo porque si no partes de una cierta cifra no podrás gestionar adecuadamente la operación para así tratar de evitar activar el instinto del miedo.

Y esto es para todos. Todo el mundo nacemos con este instinto incorporado.

Así como muchos traders no entienden porque arriesgo tan poco, yo tampoco entiendo porque ellos arriesgan tanto. Bueno, sí creo saberlo. Cuanto más te arriesgas o te apalancas mayor sensación de ganancia.

Pero sólo es teoría, en la práctica operar con un apalancamiento mayor de lo que la cuenta puede soportar significa margin call seguro, a la vuelta de la esquina.

No es difícil ver traders operando con 2 lotes para una cuenta de 10.000 euros. Estoy hablando de «lotes» y no de «minilotes». 2 lotes =20 minilotes.

Por consiguiente, la fórmula de la consistencia está clara:

«A mayor capital con mayor número de lotes podrás operar, y lo que es más transcendental aun, con menos riesgo».

Quizá sea este uno de los artículos más importantes que he escrito. Si se entendiese y posteriormente aplicase de manera adecuada, ese 95% de traders perdedores no serían tan elevado.

De nuevo puede verse que la rama más importante del trading está en la gestión del dinero y riesgo.

Sólo bajando el umbral del dolor (riesgo), para que no se active el instinto del miedo, serás capaz de dejar correr los beneficios hasta el «infinito».

LA PUNTILLA FINAL: imagínate el poder que tendrías entre las manos si pudieses abrir una operación con 5 lotes arriesgando sólo un 0.2% (ya no voy al 0.1%) del capital total y con un stop lo suficientemente alejado.

Sí, no está al alcance de muchos, se necesitaría mucho capital en la cuenta, pero sería «bestial», harías «saltar a la banca», aunque no sólo con 5 lotes, por supuesto… (No quiero ya ni hablar de cuando Soros hizo quebrar al Banco de Inglaterra ordenando la venta de 10.000 millones de libras).

¿Te das cuenta que la gestión del dinero lo es todo?  Podrías incluso entrar al azar y ser consistente. Comprende que en algún momento vas a estar posicionado en el lado correcto.

Al final, la entrada, la parte del trading más practicada por el trader, resulta que pasa a ser la más irrelevante.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente