Cómo el trader se hace a sí mismo

Más que seguir los consejos de nadie, a la hora de operar, el trader debe esforzarse en conseguir un criterio propio.

Más que seguir los consejos de nadie, a la hora de operar, el trader debe esforzarse en conseguir un criterio propio.

Es muy fácil observar en cualquier diario opiniones encontradas, en cuanto a qué dirección tomar, para cualquier mercado que cotice. ¿Cuál seguimos entonces?

Es también cierto que hay analistas con una mejor visión de mercado que otros, pero también fallan y no van a estar siempre ahí para decirte cual es el mejor momento para salir de una posición.

Por lo tanto, conseguir tener un criterio propio es fundamental para aprender a operar correctamente, tanto si nos inclinamos por hacerlo a nivel técnico-chartista como a nivel macro. Es importantísimo crear una opinión propia y, sobre todo respetarla. Sólo así avanzaremos en nuestro aprendizaje.

Sólo se hace camino al andar…

Y, para ello, tendrás que analizar tus propios gráficos, aquellos de los mercados en los que operas asíduamente, buscar tus propias señales de compra y de venta, leer y seguir datos y noticias para poder matizar la situación del mercado y así inclinarte por tomar una decisión u otra, operativamente hablando. Cuantas más fuentes mejor, y si son dispares, que se contradicen, aun mejor, pues sacarás una conclusión más nítida.

Claro que cuesta esfuerzo, y tiempo, por eso debes labrar una metodología y una rutina que seas capaz de llevarla a cabo en tu día a día, complementándola con tus tareas cotidianas para no generar una situación de estrés innecesario (bastante ansiedad aporta ya el mercado), y la vida.

Y ya que hablamos de ansiedad, decir que esta desagradable sensación fue una con la que más tuve que luchar durante buena parte de mi aprendizaje como trader.

¿Y cómo la vencí?. Podría decir que a base de palos y ser totalmente verídico, pero fue la gestión de la posición la que me dió la tranquilidad suficiente para poder mantener una operación abierta y dormir al mismo tiempo (algo impensable en mis inicios). De hecho ponía los stops pero no los respetaba así que algo de mental tenía por lo que tuve que «hacer callo» por ahí, puesto que el escribir unas reglas y no seguirlas, sino no lo «curas» tu mismo… ni las mejores reglas del mejor trader del mundo podrán hacer nada por ti.

Así que por una parte fue, primeramente, respetar mis reglas, fueran correctas o no. Cuando tienes unas normas, y actúas sobre ellas, al final acabas perfeccionándolas, te quedas con lo mejor, eliminas lo que no funciona, y, al final, te quedas con un sistema curioso que acaba poniendo las probabilidades a tu favor. Y decir que este es un trabajo que no se acaba nunca, siempre estás aprendiendo. Los mercados también lo hacen, también mutan y el trader debe hacer lo mismo, porque no siempre valdrán las mismas técnicas. Es una de las partes adictivas del trading.

Pero, como he dicho, mentalizarme para seguir las reglas a rajatabla y luego, mantener bajo el porcentaje de riesgo por operación (menos del 0,5%) fue lo que me dio la tranquilidad necesaria para operar sin tensión.

Así que, lo dicho, el trader para tener una oportunidad de éxito, para llegar a ser independiente de las opiniones de los demás, debe utilizar las herramientas necesarias para seguir sus propias apreciaciones.

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.