Porcentaje de acierto: calidad mejor que cantidad

Hace mucho tiempo ya hable contigo sobre mi sistema y demás cosas interesantes del trading, en aquel entonces ya te seguía y pasados los años continuo teniéndote en mis enlaces como `favoritos´.

Aquella vez tambien me acuerdo que me preguntaste por como veia el formato de tu pag. web, cambiante dia si y otro tambien, al final entro en tu web para leerte a ti, que es lo que me interesa y en foros cuando quiero leer a desconocidos gurus.

Bueno te escribo para conocer tu opinión sobre un tema, leyéndote he vuelto a ver que tu no crees que operando se pueda tener un indice de acierto de mas de un 90%, ya sea sobre un solo activo o en varios.

Me ha sido curioso ese detalle, por que creo que lo tenia grabado a fuego de tanto que te leo, pero llevo como un año operando con mi broker en una nueva plataforma, una de `social-trading´ o algo asi las llaman, y he visto a usuarios operando en real con aciertos de mas del 90%, consistentes en el tiempo y con mas de 1000 operaciones en su haber.

He podido hablar con alguno de ellos, no intimar como me hubiera gustado, pero bueno, he podido comprobar que son gente normal que opera y por sistema, por paciencia o por NO SE QUE LECH…, pero tienen ese indice de aciertos en intradia, algo apabullante.

Por favor, me interesaría tu opinión sobre todo esto ?

Respuesta para ED:

Consistentes en el tiempo, pero…
¿También consistentes en ganancias?
¿Tanto como para poder vivir de ello?
Te podría referir algún trader que hace una media un poco más elevada del 90% y que no generan ganancias suficientes como para ser consistentes.
El porcentaje de acierto, con lo importante que pueda parecer, no es la panacea.
Lo que realmente importa es «coger» las operaciones que generan beneficios de verdad, esas pocas operaciones que incrementan el saldo de la cuenta de manera brutal sin apenas hacer nada, solo dejando correr, eso si, con la extrema presión que eso supone para nuestra mente y que no todos los traders son capaces de soportar.
Ahí sí es donde es importante el % de acierto.
Las tendencias primarias que duran meses, pues eso, duran meses. ¿Entiendes lo que quiero decir?. Sólo tienes la opción de engancharse a ese movimiento que está activo en ese momento y que va a continuar así durante un tiempo determinado.
Y puesto que duran meses es vital comprender que no se puede encontrar el inicio de una tendencia todos los días, pero es que tampoco hace falta porque con esa duración mensual puedes engancharte a ella en cualquier momento y dejarla correr.
Claro que no es tan fácil porque nunca sabes a ciencia cierta donde va a concluir, de ahí que te salgas cuando no debes (cuando hay un retroceso) y luego no seas capaz de entrar porque te parece que la tendencia ya se ha desarrollado demasiado, aunque luego, casi siempre compruebes que habrías tenido tiempo de sobra para entrar y haber ganado un buen beneficio.
Pero no se porque ni porque no el miedo nos paraliza, de ahí que el trader que gana dinero de verdad sea aquel que primero ha superado esa barrera ancestral del miedo que llevamos de serie y que tanto nos perjudica a la hora de operar en los mercados financieros.
De ahí esa derivación hacia el intradía donde todo sucede mucho más rápido. La adicción es brutal, es emocionante operar es estos plazos tan cortos, pero como una vez dije:
“Puedes ganarle a Tiger Wood un hoyo (ahora, tal como está el pobre igual dos) pero no toda una ronda de 18 hoyos”
Lo mismo en los mercados, son implacables, y a poco que bajas la guardia te pasan por encima con la apisonadora.
Así que no te preocupes de lo que hagan los demás, sobre todo porque no podrás hacer lo mismo. No copiar es el secreto. Cada uno debe seguir su propio camino.
El porcentaje de acierto sí es importante pero no de la manera que se cuenta o se refleja en las cuentas de algunos traders.
Porcentaje no es igual a consistencia. 
Premia la calidad sobre la cantidad, que te quede muy claro.

Todo tiene que confluir

Todo tiene que confluir con uno mismo para crecer, diferenciarse y obtener resultados.

Somos únicos, cada cual tiene su propia personalidad.

Tratar de imitar nos hace plurales y no singulares.

¿Por qué copiamos?

  • ¿Por querer parecernos a alguien?
  • ¿Porque así nos parece que conseguiremos los mismos resultados?

Imposible:

Los que consiguen resultados son los que han adaptado las circunstancias a ellos mismos y no ellos mismos a las circunstancias.

¿Eres melancólico?. Te funcionará la música triste, la de relax, baladas…

¿Eres puro nervio, pura actividad?. Necesitas música potente, motivadora.

No todo funciona para todos igualmente.

Como más o menos viene a decir una de las Leyes de Murphy:

“Si dicen que es una talla que vale para todo el mundo es que no vale para nadie”

Pues lo mismo:

No copiar conlleva aislarse, conlleva ser autodidacta, conlleva sacar lo que es propio de cada uno, conlleva diferenciarse, conlleva ser un referente, conlleva independizarse, no ser lo que los demás quieren que seas, no hacer lo que los demás quieren que hagas….

Y como decía Coco Chanel:

  • “Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente.”
  • “If you want to be original, be ready to be copied”…y no al contrario.

¿Te has parado a pensar…?

¿Te has parado a pensar en aquella operación ganadora que por aburrimiento, o sobre todo por falta de paciencia, has cerrado porque estimabas que querías estar en liquidez ya que te parecía que podrías hacer otra mejor porque las ganancias generadas en dicha operación ya te parecían “suficientes” y no creías que te fuera a dar más beneficios?

Hay que fijarse en la palabra “suficientes”:

  • ¿Cuanto es suficiente?
  • ¿Por qué una mínima ganancia te parece suficiente?
  • ¿Por qué las pérdidas nunca te parecen suficientes?
  • ¿Sabes acaso donde la cotización se va a dar la vuelta o será quizá porque únicamente tienes miedo a perder lo acumulado?
  • ¿Sabes que si controlas la salida en vez de estar continuamente buscando la mejor entrada tendrás la llave de las ganancias?. (Si el trader dedicase el mismo tiempo a buscar una técnica de salida como lo hace buscando la técnica de entrada habría muchos más ganadores).

¿Te has parado ha pensar, una vez pasado el tiempo, meses quizá, que has efectuado una serie de operaciones y que hubiera sido mucho mejor haber continuado abierto en aquella primera operación sin haber hecho nada?

El tiempo ha transcurrido igual, no has querido que ocurriese pero el tiempo ha pasado igualmente, sin embargo no has tenido la paciencia para dejar que aquella primera operación se desarrollase de manera que ahora te lamentas de lo que has dejado de ganar, o peor aun, de lo que has perdido por no haber sabido estar en calma dejando que el tiempo trabaje para ti.

No has querido esperar y sin embargo el tiempo ha pasado igual…

… pero sin ningún resultado a cambio.

Piensa mucho en esto: PACIENCIA. Es uno de los más grandes dones que un trader con éxito puede tener.

Gestión de la operación: en un lado están las pérdidas limitadas y sabes lo que vas a perder si sale mal y en el otro están las ganancias ilimitadas.

Refundación

Estoy ahora mismo en una etapa de refundación de mi vida o estilo de vida.

Algo parecido a cuando tienes la mesa llena de papeles y haces limpieza para centrarte en lo esencial y eliminar el resto.

Centrarme en esas 3 ó 4 cosas imprescindibles o que me llenan para eliminar o automatizar todo lo demás al máximo posible.

Obtener una buena calidad de vida significa un cierto grado de desvinculación con la sociedad.

Vamos, egoísticamente, hacer algo parecido a lo que intenta la primera ministra británica May: aprovecharse de lo mejor que le puede brindar la UE para prescindir de lo que no lo es tanto (claro que a ella le va a resultar bastante más difícil 🙂

Vamos a ver, haciendo un inciso: en lo referente al trading, durante mi proceso de aprendizaje, he podido realizar mil y una pruebas para llegar a un fin. O sea, que he dado pasos hacia delante y hacia atrás infinidad de veces hasta quedar satisfecho con los resultados.

Esto es algo de lo que no disponen los altos mandatarios, empresas, etc. Sus obras son de tal magnitud que en muchas de las ocasiones sólo tienen una oportunidad para hacerlo sin vuelta atrás.

De ahí el mérito de políticos, empresarios, etc. Reconozco la extrema dificultad que tienen para lograr algo de calidad sin apenas intentos para ello.

Invertir en mi mismo, mis hobbies, disfrutar de la familia, viajar (dentro lo que el coche me deje… mientras mi mujer considera dejar a un lado el miedo a volar o viajar en barco. Gracias que vivimos en el tercer país más visitado del mundo lo cual conlleva poder disfrutar de todo tipo destinos sin tener que ir a otros lugares 🙂

Y bueno, Europa también está a tiro de coche. Todo será ir haciendo escalas para no cansarse mucho.

Si no tienes tiempo para los tuyos, para hacer lo que realmente te gusta, para tus hobbies, si llega un momento en que no estás para nadie…quizá debieras plantearte esto mismo:

una profunda refundación de tu vida.

Le decía mi abuelo (muy inteligente por cierto en su tiempo) a mi madre, al plantearse esta mudarse del pueblo a la ciudad con mi padre y mis hermanos, cuando tenían ya toda su vida hecha:

“Tú actúa como si estuvieses loca”

Lo cierto es que funcionó bien y es, actualmente, de lo que más alardea mi anciana madre.

¿Por qué es tan efectivo “apostar” a lo inesperado?

En los mercados sobre todo, es muy difícil para cualquier trader posicionarse en contra de lo que piensa la masa.

“La psique manda”

Pero está demostrado que posicionarse a la contra suele ser bastante beneficioso. Veamos por qué:

  1. Si la masa (la opinión predominante) se equivoca, el movimiento a la contra suele ser bastante brusco por lo que las ganancias también son importantes para los que han entrado en contra del movimiento por todos esperado.
  2. Y en el caso de que la masa acierte con lo previsto, la cotización igualmente se moverá a favor del trader que ha “apostado” a la contra de lo que se preveía por una razón lógica (dentro de lo lógico que pueda resultar el mercado): tal o cual acontecimiento ya está descontado por lo que no avanzará más. Es lo que se llama “comprar con el rumor, vender con la noticia”.

Por lo tanto, abrir posiciones en contra de lo generalmente esperado gana por 2 a 0.

Puntos principales a resolver durante el desarrollo de un sistema de trading

Si se da solución a estas cuestiones se tendrá configurado buena parte del sistema de trading.

  • ¿En qué mercado vas a operar?
  • ¿Con qué broker vas a abrir una cuenta?
  • ¿Cómo y cuando vas a entrar en el mercado?. ¿Por qué?
  • ¿Operarás al alza, a la baja, o en ambos sentidos?. ¿Beneficios e inconvenientes de cada una de las opciones?
  • ¿Cuanto % por operación vas a arriesgar de tu capital total?
  • ¿De cuanto capital total dispondrás para operar?
  • ¿Donde vas a colocar tu stoploss?
  • ¿Vas a utilizar el B.E?. ¿Por qué?. ¿Cuando lo activarás?
  • ¿Vas a hacer Trailing-Stop?
  • ¿Vas a operar por objetivos o tomarás la decisión de salida en función de cómo se comporte el mercado?. Si es así, ¿cual será tu objetivo?. ¿Cómo lo optimizarás?
  • ¿Vas a añadir más posiciones?. ¿Cuando lo harás?. ¿Cómo?. ¿Qué circunstancias se tienen que dar para hacerlo?. ¿Cuantas veces?
  • ¿Vas a diversificar o no?. ¿Pros y contras?

Estas son algunas de las preguntas principales con las cuales el trader se encontrará a medida que se adentre en el mundo del trading. Hay que tener en cuenta que a partir de cada una de ellas surgirán, según se vaya profundizando en el tema, otras subpreguntas relacionadas con la principal dependiendo del camino que cada trader vaya tomando a medida que este avanza. Esto se denomina “personalización del plan o sistema de trading”.

RECUERDA: Vas a obtener mayor rendimiento en el mercado haciendo aquello que más te motive. Esto, aplicado al trading, implica o tiene incidencia inmediata sobre las diferentes estrategias a aplicar a cada uno de los fundamentos que rigen la operativa en los mercados.

Así que, como en otros aspectos de la vida, hacer un buen trading tendrá mucho que ver con saber elegir y, de paso, que cada uno se sienta a gusto haciendo lo elegido.

Es de esta manera como trading y trader confluyen y el sistema funciona.

El nucleo del trading

Eliminando toda la parte trivial del trading nos quedamos con lo siguiente:

CORTAR PÉRDIDAS…

Es muy importante lo que pierdes cada vez que lo haces. Es lo primero, cortar las pérdidas y que estas sean lo suficientemente pequeñas.

Pero esto sólo no vale por si mismo. Muchas pequeñas pérdidas suponen una muy grande.

Por lo tanto, hay que eliminar la mayor parte de operaciones negativas mediante…

  • Acierto en las entradas (aunque no he encontrado ninguna con un % de acierto mayor que entrar al azar)
  • Stoploss alejado

…y minimizando las pérdidas de las operaciones negativas usando el

  • Break Even

Y por otro lado DEJAR CORRER LAS GANANCIAS para recuperar las pérdidas e incrementar el capital de la cuenta con el objetivo esencial de poder hacer operaciones con mayor número de lotes y mismo riesgo.

El dinero debe fluir

Existe gente con mucho dinero pero que vive realmente mal, no tiene calidad de vida. Esto es totalmente verificable a poco que indaguemos en sus vidas.

Acumular y acumular, al contrario de lo que pudiese parecer, suele ser fuente de más y más problemas.

SIMPLIFICAR y delegar las tareas secundarias debe ser el objetivo principal.

Disfrutar del presente, de esa fina línea que separa el pasado del futuro, es el ideal tratando, por supuesto, de hacer en todo momento aquello que nos satisfaga.

Al final, el dinero es una vía, una herramienta necesaria para que otros hagan por nosotros los que no nos satisface hacer personalmente. Es así de simple y mundano pero de esta forma ayudamos a redistribuir la riqueza y a que otros puedan acceder a ella.

Si por el contrario, el sentido que se le da al dinero es el de acumularlo, mal vamos.

Tener más pisos, terrenos o más coches no te dará más calidad de vida sino todo lo contrario, muchos más quebraderos de cabeza, y lo sabes, aunque no quieras entrar ni por un momento en este tema. SIMPLIFICA.

Es cierto que te vencen las ganas de tener mucho más, sí, por mucho que tengas.

Parece mentira que esto lo diga alguien que opera en los mercados financieros, pero por eso lo digo, porque es fácil caer en esa dinámica. Es necesario ser consciente de ello y salirse a tiempo.

Sigues con tu penosa rutina diaria acumulando y acumulando para disfrutarlo… ¿cuando?

Ahora es el momento, después va a ser demasiado tarde.

¡Cuantas fortunas creadas con tanto sacrificio para luego ser disfrutadas por los herederos! ¿verdad?… Tanto trabajo para nada… Si al final las riquezas acumuladas se acaban distribuyendo de un modo u otro. Ya sabemos que es mucho más fácil destruir que crear.

Afortunadamente cada vez conozco a más gente que piensa en disfrutar el momento, en servirse del dinero para lo que realmente vale, para vivir mejor y no para como vulgarmente se dice “ser el más rico del cementerio”.

Por eso insisto, debe haber una tarea principal alrededor de la cual todo gire siempre delegando las tareas secundarias o más tediosas. Simplificarlo todo es la meta para centrarse únicamente en lo que realmente nos importa y disfrutar de ello.

Cuanto menos molestias tengas vivirás mejor, disfrutarás más y de una manera más saludable. Identifícalas.

Cuanto más simplifiques más tiempo libre para ti.

La felicidad está en la libertad

Los problemas vienen solos por lo que al igual que en el trading, que nos valemos de la gestión del capital para minimizarlos, en la vida real debe ser más de lo mismo, gestionar nuestra vida tratando de minimizar todo aquello que nos pueda traer problemas en el futuro, todo aquello que pueda limarnos parte de nuestro precioso tiempo.

Esta claro que en cuantos más asuntos te metas menos tiempo tendrás para ti y mayor será la acumulación de tareas y problemas. ¿Realmente necesitas hacer tanto a la vez?. ¿Realmente necesitas aprender cosas que nunca emplearás?

No te entrometas en más de lo que puedas abarcar, serás más feliz, ya no necesitarás que el día dure más de 24 horas (en realidad si durase 36 pedirías 40 …). El dinero es sólo para lo que es. Y se puede realizar partiendo de cualquier cantidad de capital.

Examina lo que estás haciendo ahora, lo que vas a hacer en este día, en esta semana, en este mes.

¿Qué es lo que te gusta y lo que no?

¿Qué puedes hacer para cambiarlo?

¿A qué esperas para hacerlo?

¿Qué te lo impide?

¿Tienes que hacer todo a las horas programadas y en el mismo lugar?

Quédate con lo siguiente:

“El mundo es una incertidumbre. Si buscas tener la certidumbre para comenzar a vivir… nunca vivirás”

Vive el ahora y piensa. ¿Qué me gustaría estar haciendo ahora mismo? Pues hazlo.

Da el paso para cambiarlo todo poco a poco. Salta tu rutina. Sorpréndete a tí mismo y a los que te rodean.

Son muchas las cosas que hacemos cada día por inercia, cosas que realmente no necesitamos hacer, o lo peor, no querríamos estar haciendo.

Estudio sobre la inutilidad de predecir al mercado

“Nuestras predicciones no son más precisas que el lanzamiento de una moneda”

Excelente el estudio de Dan Solin con el que no puedo estar más de acuerdo.

Veamos los puntos:

  •  Nuestros anunciantes nos pagan para proporcionar “noticias” que enriquecen su cuenta de resultados a expensas de la suya.
    Este fue uno de los motivos que me llevaron a tomar la decisión de no servirme de las noticias para tomar decisiones de compra-venta en los mercados.
  • Nuestros “expertos” no son más precisos en sus predicciones que el lanzamiento de una moneda.
    Me he cansado de repetirlo una y otra vez. Nadie puede saber lo que va a ocurrir en los próximos minutos en el mercado. Ni los pequeños ni los grandes capitales. Es por eso que en mis últimos artículos vuelvo a incidir en que la cotización es sólo un número y que a partir de ese número sólo hay 2 direcciones posibles. Hacia las pérdidas o hacia las ganancias. Entonces es la gestión de la operación la que marca la diferencia. La entrada puede ser, de hecho lo es, al azar por muchos análisis que hagas.
  • Sería más exacto llamar a las “predicciones” de nuestros expertos “conjeturas al azar”.
    Más de lo mismo.
  • No tenemos ni idea de hacia dónde se dirige el mercado ni ningún otro tampoco.
    Nuevamente más de lo mismo. Nadie sabe lo que va a hacer el mercado a no ser que tengas información privilegiada, pero eso no es trading.
  • Cuando usted opera es probable que una institución esté en el otro lado. No nos gustan estas posibilidades.
    Voy a poner una cara feliz 🙂
  • No tiene sentido comprar acciones individuales.
    Me alegra mucho esta afirmación. Pensé que sólo yo pensaba esto. Operar acciones individuales es entrar en una dinámica continúa de perder dinero. Más que nada por lo intervenidas, adulteradas o dirigidas (por decirlo de alguna forma) que están. Vale la pena operar en otros mercados, el de divisas, por ejemplo.
  • Incluso si lo hiciéramos, no tenemos manera de identificar las acciones que probablemente suban en el futuro.
    Volvemos al tema de la bola de cristal.
  • Si saltar dentro y fuera del mercado tuviera sentido, los gestores profesionales no tendrían un historial tan terrible.
    Hay, este tema también lo he tocado bastante. Si, el intradía…
  • Sería mejor no mirarnos ni leernos.
    Que gran verdad y que difícil evitar hacerlo, pero es que es así. Cualquier opinión, noticia, comentario, artículo, libro, etc. que leas, modificará la idea, para bien o para mal, que hasta ese momento tenías del mercado. Es por eso que los mejores traders son los traders independientes, esos lobos solitarios que saben abstraerse de todo ese ruido que rodea al mercado y que tan perjudicial es para tu cuenta de resultados.
    En el trading, cuanto más quieres saber, más dinero pierdes. Esta es una profesión que se rige por unas reglas completamente diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver en otros oficios.

La gestión, amigo Montero (autor del artículo que habla del estudio) es la única técnica que nos protege del azar, es la que aumenta las probabilidades reales de ser un trader consistente. No se trata de tener más formación técnica o fundamental. Como he dicho más arriba, este es un oficio totalmente diferente a lo habitual y cuanto más te formas en las anticuadas estrategias que todo el mundo puede aprender peores resultados obtienes. Y esto es porque ese es un camino cortado que no lleva a ninguna parte. Llega un momento en que para avanzar no tienes más remedio que abrirte paso haciéndolo tu mismo. Espero que cada vez sean más los traders que se den cuenta de ello.

Así que tu dices en tu artículo:
“Antes decía que estaba de acuerdo en varias de estas afirmaciones de Solin, aunque reconozco que otras son algo exageradas”

Pues yo te contesto que ninguna de ellas es exagerada. Puedes, como yo, confiar en que todas son absolutamente ciertas. No es para asustarse, es que es así.

Traders, quitaros la venda de una vez.

Transición: de intradía a medio/largo plazo

Imagino que como a la mayoría (99,9%) de los que intentamos vencer al mercado mediante la operativa intradia, te diste cuenta a base de palos y mucho tiempo invertido,que es prácticamente imposible, es duro,durisimo reconocer la derrota,pero con ello,pienso que es un gran paso a dar para la transición a operativas más tranquilas en gráficos diarios o mejor todavía,semanales, yo estoy en ello,en parte porque noto que mi salud se resiente, el caso es que,vencer al mercado en gráficos mayores no tiene tampoco ninguna garantía de salir airoso, pero al menos no sufres horas tras horas a diario dejando la vista y también tu vida pegado a la pantalla,
Una última cosa : puedes contarme cómo resultó tu transición de operativa intradiaria hasta el momento actual?

Respuesta para J.L:

Gracias por tu pregunta.

Pues la verdad es que es una transición natural que, creo, al final ocurre con todos los traders que están al pié del cañón el tiempo suficiente.

Eso es lo que pienso, aunque quizá pueda ser también un cúmulo de sucesos que te acaban llevando por esa vía como si echas un chorro de agua y esta busca sitio para fluir por el camino más fácil o porque el resto de ellos los encuentra cortados en algún momento de su periplo.

También puede ser que hayan sido ambas cosas.

Pero bueno, creo que estas han sido las principales:

  • Todo empezó a fraguarse en el momento en que me di cuenta (porque yo al principio nunca usaba el stoploss) que tenía numerosas operaciones positivas con ganancias reducidas y unas pocas negativas que me destrozaban la cuenta.
    Eso hizo, por decirlo rápidamente, que cambiara el enfoque. Tenía que lograr justo lo contrario: tener pocas operaciones positivas con grandes ganancias y muchas negativas (luego iría incorporando al sistema ciertas herramientas para reducirlas como por ejemplo el stoploss alejado o Break Even) con las cuales perdiese muy poco con cada una de ellas.
    Esto era justo lo que representaban los historiales de los traders ganadores.
    Aunque claro, la metamorfosis mental que tienes que sufrir para aguantar un gran número de operaciones perdedoras por pequeñas que estas sean, incluso consecutivas, sin venirte abajo y mandar la estrategia a paseo es brutal para la psique del operador.
    Por otro lado, cuando la operación avanza a tu favor, luchar contra los retrocesos de los beneficios sin cerrar o aguantar las ganas de finalizarla para ver ya por fin plasmadas las ganancias, se las trae. Así como la paciencia para esperar el desarrollo del movimiento que resulta a veces realmente cansino, sobre todo cuando te gusta la acción, el estar abriendo y cerrando continuamente…
    Ese cambio de chip mental es muy duro y, si, es cierto que cuanto más aburrido lo haces más dinero generas.
  • Por otro lado no sabes el dinero que ganas o dejas de perder en comisiones. Lo que menos importa cuando no operas intradía es la comisión. Si puede hacerte algo de daño la comisión overnight mientras no te enganchas a la tendencia por eso sólo opero en Forex donde estas son las más baratas. Ya sabes que no quiero oir ni hablar de acciones y menos cuando veo esos descalabros que sufren algunas de un día para otro (llámense Abengoa o Banco Popular, por hablar de algún ejemplo reciente). No sabes lo aliviado que me siento. Esto no sucede en las divisas, que por otro lado observarás como cada vez más gente opera en ellas debido a su cada vez mayor accesibilidad.
  • Otro punto en donde la operativa a largo gana a la intradía. En la primera es fácil añadir más posiciones a medida que avanza la tendencia a favor de uno mientras que en intradía es imposible hacerlo con seguridad. El zig-zag de la cotización en los Time Frames en los cuales se suele operar hace que añadir una nueva posición a la primera sea sinónimo de pérdida prácticamente segura y dilapidación de los beneficios que se venían acumulando en la primera operación.
  • Otro aspecto más a considerar: cuando cortaba la operación porque las ganancias alcanzaban el objetivo, la inmensa mayoría de las veces observaba como la cotización seguía avanzando a mi favor, pero claro, yo ya estaba fuera y entrar de nuevo tras un recorrido sustancial da un miedo que no veas por lo que me quedaba una furia dentro que no te puedes ni imaginar. Por lo tanto, fuera objetivo de ganancias, nunca más iba a cerrar por mí mismo sino que sería el propio mercado el que me expulsara.
  • Otra más: operando intradía trataba de quitarle un pedacito de pastel de cada vez al mercado. Entraba y cuando las ganancias me parecían correctas (esto fue antes de operar con objetivo) cerraba en verde todo contento e iba a por otra operación. Así todo el día. Pero claro, por el susodicho movimiento en zig-zag de la cotización, al final de la jornada comprobaba que había hecho muchas operaciones con sus consiguientes comisiones, con sus oportunas operaciones positivas y sus inoportunas operaciones negativas. Todo ello con gran esfuerzo y sin apartar los ojos de la pantalla.
    Entonces, un buen día, percibí que abriendo una posición, arriesgando muy poco y dejándola correr conseguía los mismos beneficios o más sin apenas esfuerzo y casi sin comisiones. Es más, hasta me atrevía a dejar abierta la posición más de un día (algo impensable para mi en tiempos pasados). La gestión, esa fue la única herramienta que me dio la tranquilidad que deseaba para operar de esta manera.
  • Pues bien, este paso me llevó a otro. Por un lado, al no estar tan pendiente de la pantalla cometía menos errores. Si, era increíble pero fácilmente demostrable. Si sigues la cuenta de resultados, o sea, como avanzan y retroceden los beneficios, cuando el retroceso se acentúa es muy difícil aguantar sin cerrar por miedo a perderlos todos. Luego te arrepientes porque la cotización suele volver a darse la vuelta a tu favor pero ya está hecho. Entonces, si no estás encima de la pantalla este error ya no sucede. Tengo llegado a casa y ver como alguna operación se me había cerrado pero también con la sorpresa de tener otras con grandes ganancias que sin duda no sería capaz de soportar sin cerrarlas antes de tiempo de haber estado observando la pantalla.
    Y por otro lado, lo que yo quería ansiadamente: LIBERTAD. Abres la operación sabiendo lo que vas a perder en caso de que vaya mal. Pues sólo te queda irte, el mercado hará lo que tenga que hacer estés tu o no. Si no ha ido bien se habrá cerrado con una pequeña pérdida, si ha ido bien te encontrarás con una agradable sorpresa y ahí decidirás si estás en condiciones de seguir añadiendo o de subir el stop para que el mercado te expulse.

    Hacer lo que quieras mientras el mercado trabaja para ti. ¿Aun quieres operar intradía?.

Pues estas han sido algunas de las razones de esa transición de intradía a más largo plazo. Una mera evolución supongo.