Trading y mercados — www.bolsaydinero.com

CategoríaTrading

Diversifica, pero no sólo acciones

Es bien cierto, que en un mercado bajista puedes encontrar empresas cuyas acciones se mueven al alza, en contra de la tendencia general del mercado.

Pero también está claro que tendrás menos posibilidades de dar con ellas, ya que son menos que cuando el mercado es alcista, ya que en este caso, en mayor o menor proporción, sube todo.

Por lo tanto, hoy en día, en la época de Internet, con acceso a todo tipo de mercados, más que tratar de identificar acciones alcistas dentro de un mercado bajista, quizá sería más rentable buscar mercados que se mueven al alza y no centrarse exclusivamente en el mercado bursátil.

Comienzo de una nueva etapa

Los que me habeis seguido hasta ahora o habéis leído el blog, sabréis que, si bien, en un primer momento, como se caracterizan todos los comienzos, el trading ocupaba buena parte de mi día a día, el desarrollo y simplificación de mi sistema de trading dió lugar a que este hecho me dejase mucho tiempo libre.

Ya sabeis: buscar – comprar – esperar hasta que el mercado te expulse.

Pues bien, tanto tiempo libre me llevó a otras ocupaciones por aburrimento. Volví a mis orígenes aunque esta vez como docente en la FP.

El caso es que no me hago sin mi pasión: el trading y los mercados. Y aunque mi tipo de operativa se haya vuelto más pasiva, por ciertos aspectos que ya he reflejado en sucesivos artículos de este blog. Entre ellos mayor rentabilidad cuanto más quieto me estaba…

Lo cierto y aunque me he vuelto más pasivo en mi operativa, sigo igual de activo en los mercados, así que vuelvo, y esta vez abarcando más activos y herramientas, ya no sólo divisas sino que también me voy a involucrar en materias primas, índices bursátiles e incluso acciones (que aunque sabeis que nunca fueron plato de buen gusto para mí) las voy a tener también en cuenta.

A lo largo de la vida de trader vas evolucionando, o abres nuevos horizontes que antes tenías vetados, vamos, como en la vida misma. Así que esto ha pasado,sigo con mi estrategia pero abarcando más mercados e incluso herramientas como pueden ser los ETFs.

Necesito estar en contacto con los mercados, opere más o menos, y eso es lo que pretendo hacer aun más a partir de ahora.

Así que iré anotando en este blog todo aquello que me parezca relevante, pero ya no sólo como ahora en lo que respecta a la investigación sobre trading sino también buscando oportunidades en el mercado siempre desde un punto de vista personal.

Tómense estas como un punto de vista más de otro trader, de los muchos que somos en el mercado, y no como un mantra para invertir.

Como colocar un stoploss

No hay un lugar exacto, concreto, donde colocar un stoploss.

Su éxito, en la colocación, depende de la habilidad/experiencia del trader.

Por lo general suelen ser más efectivos cuando se colocan debajo de un soporte (si operas al alza), encima de una resistencia (si operas a la baja) pero hay que tener muy en cuenta el Time Frame en el que operas ya que no tiene la misma fuerza un soporte/resistencia en espacio temporal de 10 minutos que uno diario, lógicamente.

A la hora de colocarlo hay que tener en cuenta, también, un posible retroceso en nuestra contra antes de que la cotización coja el camino previsto. Con esto quiero dejar claro que es dificilísimo abrir una operación y que esta se sitúe en verde hasta que decidamos cerrarla.

Ponerlo muy próximo al precio, por tanto, supone que cualquier pequeño retroceso nos expulsará del mercado.

Así que si eres de los que pone el stoploss muy cerquita de la cotización actual para perder poquito que sepas que la suma de esas pequeñas pérdidas habrá dado un importante bocado a tu cuenta, difícil de recuperar.

Para operar con un stop que te de suficientes garantías de no caer en todos los retrocesos o frecuentes barridos, necesitas una cantidad suficiente de capital. Cuanto más lo alejes más lo necesitarás.

Pero alejar el stop supone también (siempre que respetes el porcentaje de pérdida por operación) operar con menos contratos/lotes.

Así que el trader tiene que saber/aprender a lidiar con ello. (Esta es una de las razones que confirma el por qué del fracaso de los sistemas de trading automáticos). Estos últimos son muy rígidos, muy primitivos, y nunca podrán ganarle consistentemente a un mercado tan cambiante como los que solemos operar.

Por consiguiente, partiendo de un capital inicial y determinada la cantidad que vamos a arriesgar por operación (yo nunca arriesgo más del 0,5%), una vez identificada dicha operación, hay que decidir si es tan segura como para poner el stop cercano abriéndola con más lotes/contratos o si por el contrario será mejor mantenerlo un poco alejado, para asegurarnos, y operar con menos lotes.

Por último, está claro que el objetivo del trader será poder operar con el stop suficientemente alejado y con un número importante de lotes/contratos arriesgando el mínimo capital posible por operación.

Entonces, para operar con garantías y tener la posibilidad de ganar importantes sumas de dinero sin que la cuenta no sufra en las pérdidas hace falta una importante cantidad de capital en la cuenta operativa.

Los pequeños especuladores carecen de ese capital por lo que entre otros errores apuestan por operar con más lotes/contratos y stops cercanos o incluso sin stop. Y es esta una de las razones por la que duran muy poco tiempo en el mercado.

Así que, sólo la experiencia te dirá donde situar el stop y si será mejor ponerlo próximo abriendo la operación con mas lotes o ponerlo más alejado y con menos lotes.

La elección del mercado en el cual operar

En la actualidad existen múltiples plataformas que nos ofrecen operar en múltiples mercados:

  • Mercado de acciones
  • Mercado de divisas
  • Mercado de materias primas

Habrás notado que si operas en alguno de sus activos indiscriminadamente, el importe de las pérdidas o de las ganancias varía aunque se avancen los mismos puntos.

Esto es porque son mercados diferentes, que generalmente tienen también distinto apalancamiento.

Y es por esto que destaco la importancia de acostumbrarse a operar en uno sólo. Ya se que seguir a muchos mercados a la vez puede generar más ocasiones de entrada pero creo sinceramente que cualquiera de ellos por separado tiene los suficientes activos como para entretenernos y realizar una operativa exitosa.

Personalmente, aunque a veces me cueste (porque es difícil ver una ocasión y «pasar de ella» por así decirlo), peco y hago una pequeña incursión….que por lo general sale mal.

Vamos, que me sirve para recordarme que vuelva al camino.

Y ese camino es el mercado de divisas, Forex, que además de ser el que más liquidez tiene, permite operarlo toda la semana, noche y día, salvo sábados y domingos claro.

Además tiene los suficientes activos tanto para operar al alza como a la baja.

Y lo que decía al principio, mismo apalancamiento, por lo que tanto al subir como al bajar, la pérdida o la ganancia (para el mismo número de puntos) es la misma.

Esto para el control de las operaciones es buenísimo, primordial. No tiene nada que ver operar un contrato del EURUSD que del petróleo o el Oro. Tienes que ajustar márgenes, apalancamiento, número de lotes con los que entras.

En definitiva, complicas la operativa, sin tener por qué.

Y ya que estamos, cualquier mercado posee activos que, en coste por comisión, cuesta más operarlos, por lo que se debe elegir siempre aquellos que nos repercutan la mínima comisión posible, lo cual también influye como «lima» para la cuenta.

Por lo general, esos activos con menor comisión suelen ser los más líquidos e importantes. Así que: NO PROBLEM.

En Forex, por ejemplo, los mejores pares y con menos comisión son:

  • AUDUSD
  • EURCHF
  • EURGBP
  • EURJPY
  • EURUSD (este sobre todo)
  • GBPUSD
  • NZDUSD
  • USDCHF
  • USDJPY

Pero atención, tampoco hace falta operarlos todos ya que alguno de ellos calcan el movimiento en el gráfico. (En este caso elegir el de menor comisión).

Y otro beneficio de operar en un sólo mercado es que nos centralizamos en él, nos especializamos y eso, al fin y al cabo, se nota en el número de entradas acertadas, ya que de una u otra manera, nos acabamos familiarizando con el movimiento del activo ya que cada uno de ellos tiene «vida propia».

Cómo fluir con el mercado

Configurar un sistema de trading está muy bien, es necesario y muy entretenido.

Además, obedece a los principios humanos de querer tener todo muy bien atado. De hecho, cuando algo escapa a nuestro control acabamos ofuscándonos.

Y lo peor. Buscamos y buscamos y volvemos a buscar por lo que nunca vemos acabado nuestro trabajo y, en consecuencia, nunca nos atrevemos a empezar a actuar.

Pero el trader debe ser, cuanto antes, consciente de algo que puede que se le esté escapando en su afán de conseguir un sistema de trading de su agrado.

Hay partes que sí pueden ser «atadas», como por ejemplo la gestión del dinero, pero otras no, como la operativa. Cuanto antes se de cuenta de ello, más avanzará y más beneficios obtendrá del mercado.

Dicho esto, seremos entonces conscientes de que una parte del trading sí puede ser controlada pero otra no.

Aclarado esto pasemos entonces al meollo del artículo:

Seguramente os habreis dado cuenta, y sino lo hareis a partir de ahora, ya que no sólo sucede en el trading sino también en otros campos, que «algo concreto» no funciona para siempre.

Quiero decir que os encontraís con un par de reglas que funcionan durante un tiempo pero luego dejan de hacerlo para ser sustituidas por otras, que a su vez también serán efectivas durante otro período. Así sucesivamente…

El mercado también es cambiante, no se rige siempre por las mismas reglas. Y esta es la manera de fluir con él, adaptándose de igual manera.

Por lo tanto, cuanto veáis que algo os funciona a la hora de operar, no lo cambieis, ni intentéis encontrar algo mejor, porque seguramente no lo obtendréis en ese momento.

Cabe la posibilidad de que querrais modificar lo que tenéis para mejorarlo, pero lo único que conseguiréis será empeorarlo. Recordar que nada es correcto al 100%. Nunca vais a encontrar nada que sea efectivo al 100%, y menos en trading. «Esto» funciona por probabilidades y lo único que encotraréis serán esas dos o tres reglas que las pondrán a vuestro favor, pero sólo durante un tiempo. Y debeís aprovecharlo sin hacer nada más.

Cuando llegue el momento sabréis cuales son las nuevas normas.

Se trata de trabajar con lo etéreo en vez de con lo concreto. Sí, algo bastante complicado de manejar, pero es lo más efectivo. Si no eres flexible y no estás de acuerdo con modificar tus reglas cuando es conveniente, el trading se te dará bastante mal.

Nuevo intento fallido

Período de descanso. Menos actividad. Tiempo para pruebas.

Vuelvo a intentarlo con las noticias.

Hago una lista en Twitter. Y es que no sólo no me gusta dejar ningún cabo sin atar sino que también me gusta comprobar que sigue bien atado.

En ella «meto» agencias de noticias, diarios económicos y diferentes conocidos gurús, sobre todo de habla inglesa.

Cada día se van cayendo de la misma unos cuantos, sobre todo gurús. Y es que, por lo que veo, cada uno tenemos una versión distinta de lo que ocurre o se puede esperar del mercado.

Así que entonces, vuelvo a refrendar que la mejor opinión es la de uno mismo, aunque pueda no ser la correcta. No hay vuelta de hoja en esto.

Me quedan entonces los «servidores» de noticias puras, las agencias, pero claro, la paja que hay que apartar es tanta que resulta muy pesado buscar la aguja en semejante pajar, que supone, no sólo cribar las noticias económicas sino también las que no lo son.

Así que me estoy quedando sin nadie a quien seguir, como antaño.

Así que me queda lo de siempre. Fuera los gurús (con sus diversas y contrarias opiniones) y fuera los proveedores de noticias y diarios económicos (que cuentan la película una vez la han visto), volvemos a lo que representa al mercado puro y duro en su máxima expresión: los gráficos.

Y es que si algo funciona…¿para que lo vas a cambiar?’

Por lo tanto: las noticias, comentarios y demás, los dejo como mero entretenimiento.

Manejando los tiempos

No todos los días tenemos las mismas energías ni el tiempo necesario para la realización de una tarea relacionada con nuestro objetivo, dependiento de la naturaleza de esta.

Quiero decir con esto que las tareas se pueden descomponer en otras de unidades más pequeñas para poderlas adaptar a las circunstancias y así avanzar mucho más rápido.

Por ejemplo, si necesitas realizar una tarea donde se requiere concentración para pensar, desde luego que te va a llevar mucho más tiempo si hay ruído a tu alrededor, y probablemente acabes cabreado con los que te rodean y mal a gusto contigo mismo por no haberla finalizado.

Por otro lado, si la tarea que vas a realizar necesita más tiempo del que dispones en ese momento, más de lo mismo, no te dará tiempo a finalizarla, estarás pensando en ella hasta que puedas abordarla de nuevo y te llevará un tiempo adiccional volverte a enfocar.

Por lo tanto, saber dividir las tareas y adaptarlas al tiempo disponible (aunque suponga dividirlo en fracciones de 10 minutos; todo suma) ajustarlas a la energía que tengamos en ese instante (tareas más complicadas o que requieran de mayor concentración para cuando estemos a tope) y dejar las tareas mecánicas, faciles de hacer o que requieran de poca concentración para cuando tengamos menos energía o haya ruído a nuestro alrededor, o intuyamos frecuentes interrupciones.

Pensar y actuar

En nuestros días, desgraciadamente o no, nos ha tocado hacer mil cosas a la vez. Tenemos todo el día ocupado…y parte de la noche. Parece que no nos lleguen las 24 horas.
Sin embargo, y aunque andamos de aquí para allá, como para una mosca dentro de una botella, la mayoría de las tareas que hacemos son intrascendentes.

Personalmente suelo seguir una técnica, tan sencilla como difícil de aplicar. Y se llama: «Pensar y luego actuar».

Pero claro, como insinué al principio, a ver quién es el guapo que saca tiempo para pensar. ¡Vaya pérdida de ídem!, que dirán algunos.

Pues nada de eso. Aunque parezca, en principio, una gran pérdida de tiempo, lo cierto es que el ahorro del mismo y la calidad de las respuestas aportadas son muy importantes.

Así que retirarse a un lugar tranquilo y no hacer nada hasta que la mente nos lo ordene (lo notaremos perfectamente) es una de las mejores técnicas que he probado para conseguir que el camino sea lo más recto y rápido posible.

Cómo decía la Madre Teresa de Calcuta: «La ruta más corta es el camino correcto»