La distancia del stoploss

He leído gran parte de sus artículos y algunos en repetidas ocasiones porque me han ayudado mucho ya que justamente estoy en la fase de la que hablas y explicas tantas cosas.

Tengo una duda: Ya se que dices que el Stop nadie puede darte la clave de donde situarlo pero tienes que encontrar un punto de equilibro ya que si lo coloco a 10 pips de SL el apalancamiento es máximo pero puedo tener muchas pérdidas pero si lo coloco por ejemplo a 40 pips necesito recorrer 160 pips para tener un 4:1 por ejemplo (siendo que no opero por objetivos pero para que me entiendas).

La pregunta es: tu normalmente a que distancia sueles colocarlo? Te basas en el ATR para medir la distancia de pips de SL? (Avarage True Range).

Porque cada divisa tiene una volatilidad diaria distinta y 10 pips (por poner un ejemplo) en un par puede ser mucho o muy poco en comparación a otro par.


Respuesta para Pedro:

Primeramente, lo que tienes que tener muy claro es qué porcentaje del total de tu cuenta vas a arriesgar en cada operación.

Por lo tanto, desde este punto de vista, acerques o alejes el punto de stop desde el precio de entrada, la pérdida será la misma.

  • ¿Qué ocurre si acerco mucho el stop?

    Pues que puedo abrir la operación con más lotes, por lo que si la posición avanza a mi favor ganaré mucho más dinero.
    Pero claro, el inconveniente es que cuanto más lo acerques más fácil que el stop salte si la cotización retrocede mínimamente.
  • ¿Qué ocurre si sacrifico lotes por distancia, o sea, si pongo el stop más alejado lo cual supone abrir la operación con menos lotes?

    Pues que si la posición avanza a mi favor, ganaré menos dinero puesto que la he abierto con pocos lotes.
    Pero, por el otro lado, me prevengo de los típicos retrocesos de la tendencia que hacen que continuamente se cierre la posición y vaya obteniendo muchas pérdidas consecutivas, que si bien son pequeñas, cuando las sumas ofrecen una cantidad importante.

Por lo tanto, el mejor resultado esperado para tu operación viene de colocar el stop justo donde este no salte, abriendo la operación con el máximo de lotes y sin superar el porcentaje de pérdida estipulado por operación.

¿Y qué te quiero decir con esto? Que no hay un punto fijo para todas y cada una de las operaciones.

No utilizo ni el ATR ni ningún otro indicador, me he acostumbrado a hacerlo a ojo y teniendo como referencia un soporte, si voy al alza, o una resistencia, si voy a la baja.

Quiero que entiendas que, sobre todo en el trading, no hay unas reglas concretas que te hagan obtener un sistema positivamente funcional para todas las situaciones y mercados.

Cuanto más quieras concretar (algo por defecto en la naturaleza humana) menos fiable será tu sistema. El que sitúes el stop en el sitio más propicio dependerá de tu pericia como trader, pericia que te darán las horas de vuelo.

El trading es un arte.

En cuanto a la volatilidad, es cierto que unos pares son más volátiles que otros, lo cual, generalmente, es debido a la liquidez entre otros factores , por lo que te recomiendo operar con los majors, ya que salvo ciertas situaciones como lanzamiento de importantes datos macro o decisiones de los bancos centrales, tienen poca volatilidad.

La verdad es que el mercado de divisas, si te ciñes sólo a él, es uno de los mejores mercados para aplicar correctamente la gestión del capital puesto que no suele haber grandes variaciones de volatilidad en los pares más importantes.

Claro que si te vas a pares «exoticos», aquí ya si puede haber volatilidad porque son menos líquidos además de que no te los recomiendo tanto como los anteriores por el gran spread que suelen tener.

Pero lo dicho, mucho mejor que las acciones o las materias primas donde aquí sí, sobre todo en estas ´´ultimas, tendrás problemas para hacer una buena gestión de la posición debido a que las ganancias o las pérdidas avanzan mucho con un pequeño movimiento que tenga su cotización.

O sea que, recomiendo operar o sólo en divisas o sólo en bolsa o sólo en materias primas. Mezclando mercados no podrás utilizar los mismos parámetros y eso supone tiempo cuando lo que buscamos los traders para mejorar la eficacia es la máxima simplicidad, de ahí que anteriormente te haya dicho que el lugar donde sitúo el stop lo haga a ojo y no valiéndome de ninguna otra herramienta que de lugar a una configuración.

Divisas

Respecto a las divisas, un trader debe tener siempre en cuenta la diferencia de tasas y las expectativas al respecto.

Esto es que, los inversores pondrán su dinero en aquella moneda que rente más o que tenga las perspectivas de hacerlo respecto a otra y esto determinará la subida o la bajada de una frente a la otra.

Por ejemplo, si el BCE tuviese los tipos de interés en el 1% con perspectivas de seguir subiéndolos y la FED los mantuviese en el 0,5%, queda claro que la moneda que más se revalorizaría sería el euro, es decir, en el par EURUSD, la tendencia sería alcista.

¿Y dónde buscamos esas perspectivas? Pues por ejemplo, la inflación hace que el banco central determine si va a subir o a bajar la moneda. Y hay que tener también en cuenta los datos que mueven la misma, como el empleo, PMI o PIB, balanza comercial, aranceles a otros países (lo cual aumenta o disminuye la competencia…). Vamos, que la información es poder.

Abre la operación y olvídala

Uno de los mayores retos para el trader sigue siendo el de siempre: no dejar que las posiciones en beneficios corran lo suficiente como para hacer crecer la cuenta. Así que los corta rápidamente para luego contemplar y lamentarse de haberlo hecho, cuando ve que la cotización sigue avanzando por donde había previsto.

Hay que luchar contra esas ganas de ver materializadas las ganancias de inmediato.

En mi caso, sólo pude conseguirlo, no consultando la posición una vez abierta la operación.

O sea: calculo el % de riesgo – sitúo el stoploss – abro la operación – me olvido.
Si estoy equivocado el stop salta con la pérdida mínima calculada; si estoy en lo cierto las ganancias aumentan.

Y es que el el mismo momento en que consultas la posición, si estás ganando, lo único que se te pasa por la cabeza es cerrarla ya.

ACLARACIÓN: lo cierto es que la observo hasta que sitúo el stop en Break Even. A partir de ahí me olvido.
Esto se debe a que es vital, para la cuenta de resultados, tener las mínimas operaciones negativas posibles y las que se han cerrado en rojo que arrojen pocas pérdidas.

Cómo el trader se hace a sí mismo

Más que seguir los consejos de nadie, a la hora de operar, el trader debe esforzarse en conseguir un criterio propio.

Es muy fácil observar en cualquier diario opiniones encontradas, en cuanto a qué dirección tomar, para cualquier mercado que cotice. ¿Cuál seguimos entonces?

Es también cierto que hay analistas con una mejor visión de mercado que otros, pero también fallan y no van a estar siempre ahí para decirte cual es el mejor momento para salir de una posición.

Por lo tanto, conseguir tener un criterio propio es fundamental para aprender a operar correctamente, tanto si nos inclinamos por hacerlo a nivel técnico-chartista como a nivel macro. Es importantísimo crear una opinión propia y, sobre todo respetarla. Sólo así avanzaremos en nuestro aprendizaje.

Sólo se hace camino al andar…

Y, para ello, tendrás que analizar tus propios gráficos, aquellos de los mercados en los que operas asíduamente, buscar tus propias señales de compra y de venta, leer y seguir datos y noticias para poder matizar la situación del mercado y así inclinarte por tomar una decisión u otra, operativamente hablando. Cuantas más fuentes mejor, y si son dispares, que se contradicen, aun mejor, pues sacarás una conclusión más nítida.

Claro que cuesta esfuerzo, y tiempo, por eso debes labrar una metodología y una rutina que seas capaz de llevarla a cabo en tu día a día, complementándola con tus tareas cotidianas para no generar una situación de estrés innecesario (bastante ansiedad aporta ya el mercado), y la vida.

Y ya que hablamos de ansiedad, decir que esta desagradable sensación fue una con la que más tuve que luchar durante buena parte de mi aprendizaje como trader.

¿Y cómo la vencí?. Podría decir que a base de palos y ser totalmente verídico, pero fue la gestión de la posición la que me dió la tranquilidad suficiente para poder mantener una operación abierta y dormir al mismo tiempo (algo impensable en mis inicios). De hecho ponía los stops pero no los respetaba así que algo de mental tenía por lo que tuve que «hacer callo» por ahí, puesto que el escribir unas reglas y no seguirlas, sino no lo «curas» tu mismo… ni las mejores reglas del mejor trader del mundo podrán hacer nada por ti.

Así que por una parte fue, primeramente, respetar mis reglas, fueran correctas o no. Cuando tienes unas normas, y actúas sobre ellas, al final acabas perfeccionándolas, te quedas con lo mejor, eliminas lo que no funciona, y, al final, te quedas con un sistema curioso que acaba poniendo las probabilidades a tu favor. Y decir que este es un trabajo que no se acaba nunca, siempre estás aprendiendo. Los mercados también lo hacen, también mutan y el trader debe hacer lo mismo, porque no siempre valdrán las mismas técnicas. Es una de las partes adictivas del trading.

Pero, como he dicho, mentalizarme para seguir las reglas a rajatabla y luego, mantener bajo el porcentaje de riesgo por operación (menos del 0,5%) fue lo que me dio la tranquilidad necesaria para operar sin tensión.

Así que, lo dicho, el trader para tener una oportunidad de éxito, para llegar a ser independiente de las opiniones de los demás, debe utilizar las herramientas necesarias para seguir sus propias apreciaciones.

Configuración de la rutina de un trader

Muchas veces tienes dudas entre si seguir las noticias macro, los gráficos o ambos. Y lo cierto es que los gráficos, a la hora de operar, siempre van por delante.

Cuando sale una noticia, la cotización ya ha rebotado en algún soporte o retrocedido desde alguna resistencia.

Entonces, ¿cuál sería la combinación ideal?

En primer lugar, un análisis del gráfico sobre el mercado en el cual estamos operando. Esto nos hará tomar una primera idea de donde se sitúa la cotización, dónde están las lineas de soporte, de resistencia y, bueno, todo aquello que se puede observar en un chart.

En segundo lugar, cotejar el ambiente de mercado, y esto es: leer los titulares de las noticias económicas (profundizando en aquellas que sean de nuestro interés para la operativa), las noticias macro (aquellas que mueven los mercados y que están compuestas tanto por los datos que fluyen en el calendario económico como por los comunicados de los bancos centrales y de los miembros que los componen).

Reseñar también un aspecto muy importante: Aunque el trading pueda ser nuestra ocupación a tiempo completo, no es bueno destinar toda nuestra jornada a ello. Quiero decir con esto que no hay que estar pendiente a cada momento de nuestras fuentes para seguir al mercado al minuto porque correrás el riesgo de tener que estar despierto las 24 horas del día.

Este flujo de noticias continuo no es sano ni mucho menos productivo (no va a generar más ganancias para tu cuenta) así que lo que yo hago es seguir fuentes que me den un resumen de lo que ha sido la jornada, incluso anterior. Lo que buscamos son tendencias y no únicamente movimientos de corto plazo.

Leer los resúmenes de los mercados en los cuales operas te dará una imagen bastante buena de donde están y por dónde pueden ir, no necesitas más.

Esta manera de actuar te dará todas las tardes libres, o todas las mañanas. No necesitas saber más hasta el próximo día. Si tienes operaciones abiertas, y has hecho bien la gestión de las mismas, no necesitas mirar a cada instante si sube o si baja…es más, es contraproducente hacerlo porque te puede llevar a actuar por impulso lo cual implica cerrar antes de lo debido, sobre todo si estás en beneficios. Si estás en vigilia permanente, cualquier pequeño retroceso de las ganancias te puede llevar a cerrar anticipadamente porque creerás que el mercado se está dando la vuelta. Así que, símplemente sitúa el stop y olvídate.

Y, por supuesto, los fines de semana ni tocar los mercados. Hay más cosas que hacer, pero no sólo eso, también necesitas descansar del frenesí de la semana. Tu mente lo necesita para comenzar frescos cuando vuelvan el lunes a abrir de nuevo los mercados. Además, este período de descanso es vital para pensar, para generar nuevas ideas que mejoren nuestra operativa ya que si estás continuamente sobre el mercado, la propia saturación no te dejará avanzar.

Por otra parte, configurar la rutina diaria y semanal para un trader, para cuadrar en un perfecto engranaje (disciplina) los aspectos más relevantes de nuestro día a día, es una tarea realmente difícil y en continua revisión. Desde luego que esta es una labor que al principio absorberá la mayor parte del tiempo disponible para un trader.

Las 3 etapas del trader

Al principio, el trader pierde mucho dinero en su aprendizaje:

  • No coloca stops
  • Abre y cierra operaciones por impulso.
  • Corta rápidamente las ganancias, por lo que tiene muchas operaciones positivas pero que arrojan pésimos beneficios.
  • Deja correr las pérdidas, por lo que un par de operaciones negativas dilapidan los beneficios obtenidos y la totalidad de la cuenta.
  • Compra en las resistencias, por lo que rápidamente el precio se vuelve en su contra.
  • Vende en los soportes observando como a continuación sube la cotización.

NOTA: comprar en los retrocesos de la tendencia, aunque de mucho miedo, es la manera más segura de obtener beneficios porque entras en un nivel de precios más bajo, puedes comprar más lotes, y puedes situar el stoploss más cerca del precio.

En la siguiente etapa, el trader comienza a corregir los errores anteriores, no sin antes volverlos a repetir en numerosas ocasiones. Todo ello hasta que son gravadas a fuego por la mente, «con la ayuda del dolor que da perder el dinero».

  • Llega un momento en que pérdidas y ganancias están equilibradas, o con una curva ligeramente bajista. (En esta etapa esa muy importante no romper las reglas, algo por cierto muy fácil, y seguir operando con seguridad hasta quemar dicha etapa que dura mucho.). Puede incluso requerir estar cierto tiempo alejado completamente de los mercados para que el conocimiento anteriormente adquirido se «pose», y la mente sea capaz de ir procesando todo el «material» que ha absorbido.

En la etapa posterior, el trader ya no tendrá grandes pérdidas, «apostará» muy poco porcentaje de su capital para multiplicar los beneficios en referencia a esa cantidad «apostada»

  • Simplificará su sistema de trading tras haber cotejado todas las herramientas posibles para operar.
  • Ya se regirá firmemente por sus reglas y obviará todo aquello que no tenga que ver con ello.
  • El tiempo dedicado al trading y a la observación de los mercados disminuye a la par que aumentan los beneficios. Se acerca a la profesionalidad.
  • Al final de esta etapa llegarán las ganancias consistentes.

La comisión que pagas por abrir una operación influye de manera directa en tu cuenta de resultados (leer más…)

En primer lugar felicitarle, por «El libro blanco del trading», tengo 19 años y estoy comenzando en este mundillo y la verdad que es apasionante. En segundo lugar, he comenzado a operar con una cuenta DEMO de xxxxxx, el problema es que al operar con bitcoin (de momento es el único que me ha dado problemas) el broker me pone una comisión del 7% aproximadamente, por lo que me es imposible sacar beneficio. He estado haciendo pruebas para ver por que podría darse esta situación -probando multiplicadores desde 1-20, distintas cantidades invertidas, etc.- y no he llegado a ninguna conclusión.

Respuesta para Luis:

Lo cierto es que estás en una edad ideal, si realmente te gusta el trading, para aprender muchísimo y con el tiempo llegar a ser un buen trader. Hay que sumarle horas, muchas horas, renunciar a muchas cosas para sumarle tiempo e ir puliendo todos los errores que, como todos, vas a cometer.

La comisión del 7% me parece una brutalidad ya que abres la operación partiendo de una pérdida considerable y nada fácil de recuperar, por mucha volatilidad que tengan las criptomonedas, y en un entorno donde la mayoría de los brokers las tienen bastante ajustadas.

Si quieres probar, te envío el enlace a la Demo del broker con el que opero yo, ya que también opera con criptodivisas, y ahí pruebas y observas qué comisión te aplican o hablas con ellos y te lo dicen.

Verás, aunque estén muy de moda, por ser un producto novedoso, y donde se pueden obtener rentabilidades espectaculares, también puede y suele suceder lo contrario, que lo pierdas todo.

Personalmente no lo he probado, ni pienso por ahora. Estoy muy a gusto operando divisas.

Mira, yo no te quiero quitar de la idea que operes con las criptomonedas, además, aunque lo intentara seguro que no lo iba a conseguir. Considero que cada trader tiene que probar los productos o mercados que estime necesarios e ir descartando hasta que encuentre aquel que mejor se le adapte.

Aun así te voy a dar un consejo: FOREX. Sin duda alguna. Si te gusta el trading, pásate por el mercado de divisas.

Luego, con las ganancias que obtengas incrementa tu cuenta operativa y con lo que te sobre, bolsa, pero sólo para componer una cartera de acciones de cara al largo plazo, y bien diversificada.

Para nada más, ya que no puedes operar a la baja como con las divisas. Y aunque puedas, cuando hay una crisis suspenden las ventas a corto…

Lo mismo con los dividendos…

Y lo más odioso: las ampliaciones de capital donde se diluye el valor para el accionista.

Pero bueno, lo dicho, tienes que probar tú mismo y decidirte. Eso si, no dejes que nadie te cobre una comisión del 7% por una operación de trading.

Algunos consejos para perfeccionar la operativa de trading

Isaac (PERÚ):
Actualmente me he encaminado en este mundo del TRADING y la verdad es que es todo lo que estaba buscando pero no he logrado alcanzar la rentabilidad. He perdido mucho dinero al punto de quedarme sin nada, sin embargo sé que el camino para esto es la constancia así que no estoy dispuesto a rendirme. Me he sentido identificado con tus artículos y pensé que podía recibir ayuda de tu parte.

Respuesta:

Sí, vivir del trading supone superar un camino muy importante lleno de fases o etapas a superar cuya dificultad se incrementa a medida que avanzas. Hay que invertir no sólo dinero sino también mucho, mucho tiempo.

Leer los artículos de la categoría de trading del blog te ayudará mucho ya que es el resumen del camino que yo recorrí. Luego llega un momento en el que tienes que hacerte a ti mismo porque cada trader tiene su propio estilo, sus gustos, manías y demás.

Quiero con esto decir que el sistema ganador de un trader en concreto puede que no funcione para ti. Por ponerte un ejemplo, todo el mundo sabe los valores en los cuales invierte Warrent Buffet. Muchos inversores se han especializado en su estilo pero nadie ha conseguido sus resultados.

Por lo tanto, más que sistema, el trading es estado mental. Entiende que si hubiese una fórmula ganadora todo el mundo ganaría en los mercados y eso no es viable.

Así que yo te puedo decir lo que yo hago para operar, mi estrategia, pero se que no ganarás dinero consistentemente hasta que la hagas tuya, hasta que la configures según tu forma de operar, hasta que la adaptes a tu personalidad, estilo.

Entiende que yo tengo unas fortalezas y unas debilidades (de las cuales he hablado abiertamente en los artículos) que lo más seguro no se correspondan con las tuyas.

Identifica los puntos en los que fallas. Lleva un historial de tus operaciones.
En mi caso, mi debilidad primera fue no operar con stops hasta que el mercado, a base de palos por no decir otra cosa, me lo hizo entender. No hay operación por pequeña que sea que la abra sin un stoploss.

Mi siguiente debilidad fue la gestión del dinero (la parte mas tediosa del trading, para mí) y entendí que no se puede arriesgar más de un 0,5% del capital disponible por operación. Arriesgar más es un suicidio.

Esto te da 1 clara pista:
1.- Cuando más dinero dispongas en tu cuenta para operar mejor podrás desplegar tu operativa. Es decir, podrás operar con un número de lotes importante (que te permitirá ganar bastante dinero), y además, situar el stoploss lo suficientemente alejado como para evitar los retrocesos o barridos que te manda el mercado.
2.- Si sólo arriesgas el 0,5% de tu capital por operación, lógicamente volvemos a lo mismo: Cuanto mayor sea el capital de tu cuenta, con mayor número de lotes podrás abrir una operación.

Esta es la esencia del trading: «Operar con el mínimo riesgo, con el mayor número de lotes posible y situando el stop lo suficientemente alejado»

¡NO VA MAS!

Luego sólo tienes que concretar una o dos señales de entrada (más es bajar la rentabilidad), generacionarlas, evolucionarlas, hacerlas cada vez más eficaces y establecer un objetivo de salida que te de unas ganancias que te permitan eliminar las operaciones con pérdidas y te permitan salir en positivo en el conjunto de operaciones, lo cual hará que el saldo de tu cuenta sea ascendente.

Otra cosa. Es vital de necesidad que además de reducir el importe de las operaciones con pérdidas, también elimines paulatinamente el número de ellas. Y esto se consigue subiendo el stop a Break Even cuando la operación refleja unas ganancias suficientemente amplias para hacerlo.

Digo esto porque es contraproducente subir el stop a B.E justo cuando entras en verde. Si lo haces así te saltará muchas veces el stop para ver luego cómo la cotización coge la dirección correcta, la que habías elegido.

Ya ves que la base del trading, a pesar de lo que muchos piensan o hacen, no está en que aciertes con las entradas (que también) sino en como gestionas el capital y la operación. Es importantísimo.

Seguidamente decirte que he operado en casi todos los mercados y si volviese a empezar o tuviese que darle un consejo al alguien, le diría que no perdiese el tiempo y que, directamente, aprendiese todo lo que fuera posible sobre el mercado de divisas (FOREX).

Además de ser el mercado mas grande del mundo, puedes operar tanto al alza como a la baja y, lo mejor, partiendo de cualquier capital inicial ya que puedes ajustar los lotes al mismo.

Operas apalancado, lo cual potencia tus beneficios al mínimo riesgo, siempre que operes con las indicaciones que te he explicado más arriba sobre la gestión del dinero.

El siguiente consejo es que empieces a operar con poco capital. Si eres capaz de ganar dinero así también lo serás con mucho. Ganarás menos pero operarás con confianza ya que las pérdidas también serán pequeñas. Y esa confianza se transmitirá cuando operes con cantidades más grandes.

Y siempre gestionando el dinero, disciplina es lo primero porque sino entrará en juego la mente, operarás bajo impulsos, comenzarás a sudar, a maldecir :), quitarás incluso el stop porque intuirás que la cotización parará un poco más abajo porque has visto un soporte, y, al final, por romper la disciplina en una única operación, repito, en una sola, bastará para que tu cuenta entre en quiebra.

Así que, ya ves, ser un buen trader depende del control que tengas sobre ti, y no de tu sistema. Por muy buen sistema que poseas, si no respetas tus reglas (y vuelvo a decir que sólo tu tienes el poder para hacerlo) no vas a ganarle al mercado.

Por otra parte, lo que nos conecta con el mercado es el broker y su plataforma. A mí, entre comillas, me da igual quién sea el broker mientras esté regulado por la CNMV o por el organismo regulador que sea necesario. Lo que sí demando es que la plataforma sea potente. Si no tengo una buena plataforma me da igual lo baja que ese broker me ofrezca la comisión, los swaps, etc…

Podría decir nombres de todas las plataformas que he usado hasta ahora…y que he dejado de utilizar, pero cada uno tiene sus gustos y hay que respetarlo.

Lo que sí te voy a decir es el nombre de la mejor que hasta ahora he encontrado: la xStation. Y te voy a decir por qué:

  • Aunque prácticamente sólo opero en Forex, puedes operar también en índices bursátiles, EFTs, materias primas, acciones al contado… Pero te repito, aunque opero en Forex, tener todos estos mercados en una única plataforma es una maravilla ya que todos están interconectados y lo que le ocurre a uno incide sobre los demás. Por ponerte un ejemplo, el CAD está relacionado con el petróleo, por lo que el que suba o baje va a incidir sobre la divisa, y lo vigilo desde la plataforma sin tener que ir a fuentes externas.
  • Lo siguiente: tienes una fuente de noticias y de datos, información de lo que está ocurriendo en el mercado que se actualiza según van saliendo.
Noticias
Calendario económico
Variaciones
Sentimiento de mercado
Escaner de acciones de las bolsas mundiales más importantes

Luego tiene otra función, para mí, importantísima. Antes de abrir una operación eliges el número de lotes (puedes abrir desde incluso 0.01 lotes hasta 50) y señalas 2 puntos, por ejemplo desde donde está el precio hasta donde quieres poner el stop y te dice cuando dinero estás arriesgando.

O desde el punto de cotización hasta otro punto y te dice las ganancias que podrías haber tenido en esa distancia recorrida por la cotización. O para establecer el TAKE PROFIT… Todo ello te lo permite calcular incluso antes de abrir la operación.

Luego tiene vídeos de análisis del mercado, que se actualizan todos los días, vídeos de formación… Los gráficos puedes configurarlos como quieras (vídeos explicativos de las instrucciones de manejo…), historial de operaciones,..

Y en la misma plataforma, abajo y a la izquierda, tiene un «botón» para retirar o depositar fondos de una manera sencillísima.

Muy transparente.

Bueno, lo dicho, esta es sólo una primera introducción. Espero que te acorte los plazos de aprendizaje. Mucha gestión del dinero, control de la psique y a sumar horas. Más es más.

La fiabilidad de los indicadores respecto a los catalizadores

Estados de sobreventa, estados de sobrecompra, marcados por los clásicos indicadores de toda la vida: RSI, Estocástico…

Efectivamente, un estado de sobrecompra o de sobreventa en un indicador suele avisarnos de que un posible rebote o una posible corrección está a punto de iniciarse.

Y sí, ese rebote o retroceso suele aparecer con una lectura extrema del indicador de turno (más acusado cuanto mayor es el Time Frame en el cual lo observamos) para ver, a continuación, como la tendencia vigente vuelve a reanudarse.

Quiero con esto recalcar que en toda la duración de una tendencia primaria podremos observar como el indicador nos da numerosas señales de compra o de venta, que suelen ser movimientos de poco recorrido en los cuales será bastante difícil salir con beneficios, sin que ello suponga el esperado giro de la tendencia. Vamos, que la mayoría de las señales que nos ofrezca serán erróneas.

Esto en cuanto a los indicadores. Vamos ahora con los catalizadores porque estos sí suelen ser importantes generadores de tendencias primarias que nos ofrecerán suculentas ganancias manteniéndonos dentro de ellas, aguantando las posiciones abiertas.

Por lo tanto, y muy importante: siempre habrá, en todo momento, un catalizador predominante, un catalizador que atraiga toda la atención de los traders por encima del resto.

Y sobre ese catalizador es donde tendremos que poner toda nuestra atención y nuestra operativa hasta que surja el próximo.

En el momento en el que estoy escribiendo este artículo, me sirve como ejemplo la crisis del coronavirus.

Ninguna medida, por muy banco central que seas, será efectiva hasta que el catalizador vigente sea anulado, en este caso acabar con la infección o que se vean signos de que esta remita.

Toda actuación intermedia o ajena será recogida por los indicadores como meros estados de sobrecompra o de sobreventa pero nunca tendrá el poder suficiente como para establecer un giro de tendencia por sí sólo.

Por lo tanto, para tener éxito en los mercados, se debe primero identificar el catalizador que predomina en esa actualidad, a que mercados afecta y operar en base a ello sin perder de vista los datos y noticias que lo rodean, y que lo reconoceremos fácilmente porque siempre está en boca de todos y en la primera plana de los medios generalistas.

Dicho esto, también resaltar que no todos los catalizadores predominantes tiene la misma fuerza sino que unos ofrecerán un recorrido en las cotizaciones mayor que otros.

Toma una señal y corre

Es demasiado difícil para un trader obviar la inmensa mayoría de las señales de entrada que le ofrece el mercado.

Pero es que es vital de necesidad.

¿Por qué?

Porque operar con más de una o dos señales sólo nos lleva a la confusión.

Únicamente hay dos caminos para los activos en los cuales operamos: al alza o a la baja.

Sólo se puede subir o bajar. Si, es cierto, hay movimientos laterales, pero a la larga se sale de ellos y lo que hace el mercado es ir hacia arriba o hacia abajo.

Señales macro, indicadores, figuras chartistas… hay una señal por cada movimiento que se dibuja en el gráfico y, lamentablemente, no podemos estar a todos. Atenta contra nuestra cuenta.

Una señal de entrada está bien, dos casi también (siempre que estas se utilicen para operar un único lado del mercado), pero cuando ya utilizamos varias señales para entrar en el mercado y estas son de naturaleza dispar (técnicas, macro, etc), tanto para entrar al alza como para aprovechar los movimientos a la baja, pues lo siento, sólo hallarás confusión y se comprometerán entre sí. Es decir, puede que pienses que las dos tienen razón y entonces, te entrarán las dudas, y eso será lo que te lleve a fallar.

Por lo tanto confía sólo en una señal de entrada, dos a lo sumo, las que mayor porcentaje de acierto te aporten. El resto estarán expuestas al gran dominio mental que un buen trader tiene que tener para desecharlas, para evitarlas con rigurosa disciplina, pues sólo aumentarán tu porcentaje de operaciones fallidas.

Que operas a medio/largo plazo y la señal tarda en aparecer… Pues baja los plazos o aumenta el número de mercados en los que operas, pero no aumentes el número de señales…es esencial.

Buscando el giro del mercado

Una de las mejores maneras de perder el dinero en los mercados es posicionarse una y otra vez en contra de una tendencia con el convencimiento que esta se va a dar la vuelta.

Es cierto que hay traders que la utilizan. Aceptan pocas pérdidas hasta que el mercado se gira y entran en tendencia.

Pero lo aceptable, lo más beneficioso para la cuenta sería esperar a que se produzca el giro y luego entrar a favor en los rebotes (si es tendencia a la baja) o en los retrocesos (si la tendencia es alcista).

Lo refranes suelen contener gran sabiduría concentrada, y para este caso me viene a la mente aquel famoso dicho que venía a decir algo parecido a lo siguiente:

«Intentar ganar el primer y último dólar son los 2 dólares más caros del mundo»

Por lo tanto, basta únicamente con echar un vistazo al gráfico de arriba para entender lo que sucedería a la hora de aplicar esta estrategia, por ejemplo, al S&P500 esperando un cambio de ciclo a la baja. Desde el 2010 esperando dicho giro…

¿Por qué hasta los expertos acaban sucumbiendo?

En los mercados, los grandes movimientos siempre suceden mucho más tarde de lo que todos esperan, y cuando no se esperan, suceden.

Las tendencias primarias son aquellas que duran meses, años. No se puede variar la fuerza de una tendencia primaria de la noche a la mañana.

Sí puede haber sucesos, en el intermedio de la misma, que provoquen movimientos bruscos en uno u otro sentido dependiendo de la dirección de dicha tendencia primaria, pero el giro final, el cambio de ciclo, sucede sólo después de una maduración de esa tendencia.

No cambia por un dato o una serie de datos, ni tampoco por una noticia o serie de ellas. Tendría que ser algo realmente desequilibrante.

Son sólo señales previas que llevan a error a la mayoría de los gestores al «apostar» en su contra, al «apostar» a que el mercado se va a girar con demasiada antelación por lo que aunque con el tiempo estén en lo cierto ya se habrán dejado antes mucho dinero por el camino, quizá tanto que ya no será recuperable.

Y es que las tendencias duran mucho más de lo que pensamos.

Tanto, que el inversor, convencido de que está en lo cierto entrará en el mercado tantas veces como sea expulsado, siendo doblegado una y otra vez, tanto en su cartera como moralmente.

Es una pena, pero es que la paciencia (tan ausente en la actual época del daytrading), el saber esperar el momento, es una de las características principales del trader ganador.

Y es sólo cuando la confianza se apodera de hasta el último inversor, esa sensación de que el mercado nunca se va a dar la vuelta pase lo que pase, que sin ninguna razón aparente el mercado se desvanece de repente dibujando en el gráfico las bruscas caídas con sus típicos máximos cada vez más bajos que muchos aun confunden con retrocesos ideales de compra, «apostando» nuevamente al restablecimiento de la tendencia, dándose doble batacazo y destruyendo auténticas fortunas acumuladas durante la subida previa.

Por lo tanto, sigue vigente la máxima de Kostolany,
hoy más que nunca…

2+2=5-1