Catalizadores: una de mis mejores estrategias

Una de mis mejores estrategias, con la que he conseguido más beneficios, se ha regido por una gran simplicidad. Pero cuidado, una simplicidad muy difícil de llevar a cabo por soportar una gran carga de disciplina añadida.

Desde el momento en que puedes abrir una operación con un simple clic, la operativa, mejor dicho la sobreoperativa se ha encargado de destruir un número incontable de cuentas.

Los brokers facilitan la labor. No nos obligan a sobreoperar, por supuesto, pero si se han encargado de facilitarnos las cosas para hacerlo.

Desde mi punto de vista es de agradecer, ya que gracias a ellos se puede acceder a operar en la mayor parte de los mercados financieros  mundiales por muy poco dinero.

Esto lo han conseguido reduciendo el importe para abrir una cuenta. Desde luego que se han visto obligados a hacerlo porque la crisis a bajado mucho su negocio y entonces han tenido que dejar paso a pequeños capitales que generen comisiones.

Pero ese es su negocio: captar clientes y comisiones. Nada que objetar. Nada es gratis en esta vida. Ellos nos dan un servicio a cambio de unos costes.

Así que el verdadero problema no son los brokers. Ellos, por lo que sea, han tenido que dar opción a acceder a los mercados a personas con bajo nivel adquisitivo dejando abrir microcuentas para operar con microlotes.

Con esta acción han abierto las puertas a muchos aprendices de trader que antes no podían operar por el volumen que solicitaban, lo cual se agradece.

Así que, como decía, el problema no son los brokers sino los traders que quieren enriquecerse a toda costa y en un mínimo espacio de tiempo.

Todo ello lleva a la sobreoperación, los brokers encantados pero no es su culpa.

Si he dicho que se agradece esa apertura a la operativa en microlotes es porque desde la premisa que no serás capaz de ganar dinero con una gran cuenta mientras no lo seas capaz de hacer con una pequeña, operar en microlotes permite a cualquier trader adquirir una gran experiencia con muy poco dinero antes de lanzarse con más volumen de lotes.

Pues bien, una de las estrategias que mas dinero me ha dado ha sido la siguiente:

  • Operar por catalizadores (noticias o datos económicos precursores de grandes tendencias que suelen dar generosamente los Bancos Centrales principalmente).
  • Mantenerme fuera de mercado el tiempo que haga falta hasta que surja la oportunidad que estoy esperando, incluso meses. Tiene que ser una ocasión que merezca realmente la pena y que tenga todas las de salir bien. Escasas probabilidades de fallo.
  • Al salir muy pocas oportunidades durante un año, la libertad es absoluta ya que con una revisión del panorama económico a principio o final de día basta.
  • Una vez clara la oportunidad entro con la adecuada gestión del dinero, poniendo un stop bastante lejano (no hay un punto standard de stoploss para todas las operaciones) y voy añadiendo más lotes a medida que los beneficios se incrementan a mi favor.
  • Aplico el interés compuesto, de manera que extraigo muy poco dinero o ninguno de la cuenta (según) pero siempre trato de aumentarla de manera que cada vez opero con mayor número de lotes logrando de esta manera aumentar mis beneficios de forma exponencial.

Como se puede ver, las reglas son muy sencillas. Pero lo realmente difícil es la disciplina para:

– Esperar la oportunidad adecuada sin entrar sin ton ni son a cualquier ocasión que crea ver.

– Esperar a que se desarrolle la tendencia aguantando la gran presión de querer materializar los beneficios.

Así que la estrategia es muy sencilla, lo realmente difícil es aplicarla. 

Por tanto, debes sacar una conclusión clara:

para vencer a los mercados tienes que vencerte primero a ti mismo, por eso habrás oído decir a los mejores traders del mundo que su don más importante ha sido la disciplina.

Así que no se trata de perder el tiempo buscando las mil y una estrategias sino prepararte mentalmente para seguir las reglas, a rajatabla, de una de esas estrategias.

Y no busques la complejidad sino todo lo contrario. La simplicidad tiene mucha fuerza porque por esa misma simplicidad no se puede variar, de ahí su poder. Es tan simple que es invariable.

Gran error creer que sólo se puede ganar dinero con una estrategia compleja, todo lo contrario. Nuestro cerebro no está preparado para procesar gran cantidad de datos en un momento.