Características de un trader perdedor

  • Deja correr las pérdidas con la esperanza de estas que recuperen. En muchas ocasiones así sucede pero cuando no lo hace su capital se reduce drásticamente e incluso quiebra su cuenta.

Solución: situar un stoploss en todas y cada una de las operaciones abiertas, sin excepción alguna. Prohibido moverlo cuando la cotización se aproxime a él. La primera pérdida es la mejor. Cuando asuma la primera pérdida será más fácil recuperar el capital de partida y hacer que el saldo de la cuenta pase a positivo.

  • Cuando las pérdidas pasan de un punto en concreto, se abandona y ya no le importa incluso perderlo todo. Aguanta abierto el tiempo que haga falta.

Solución: si utiliza el stoploss no tendrá que pasar por el sufrimiento que supone observar con total impotencia como las pérdidas se incrementan cada vez más, no cometerá mayores errores y la operación negativa se cerrará antes de manera que podrá seguir operando en vez de tener que permanecer fuera del mercado por no poseer más capital para hacerlo.

    • Cualquier pequeño beneficio le parece un gran logro.

Solución: intente dejar que sus operaciones ganadoras se expandan cada vez más hasta coger confianza, aunque exista el riesgo de que los beneficios se den la vuelta y salte el stop. Si así lo hace no volverá a quejarse de aquellas ganancias que no pudo conseguir por cerrar la operación por miedo a perder las que tenía hasta ese momento. En la mayoría de las ocasiones en las que el trader cierra su operación positiva esta sigue avanzando a su favor.

    • Intenta obtener el máximo porcentaje de operaciones positivas, sea cual sea el beneficio.

Solución: no trate de tener el mayor número de operaciones positivas frente a las negativas sino de que el saldo entre positivas y negativas sea favorable.

    • Cierra la posición ante cualquier retroceso de las ganancias.

Solución: el miedo a perder lo acumulado hace que el trader cierre ante un retroceso mínimo de la cotización por lo que sus ganancias por operación serán siempre ínfimas e insuficientes para inclinar la balanza a su favor. Quizá sea este el error más difícil de corregir ya que afecta al instinto más ancestral y perjudicial para el trader: el miedo. Y este está en su mente.

No puede “desenchufarlo”cada vez que opera aunque llegará un punto en el que le pierda el respeto al dinero, sentirá desapego por él y será a partir de ahí cuando el miedo perderá su efecto y hará sus mejores operaciones.

El trailing-stop no valdrá porque le sacará de la tendencia en medio de esta.Tendrá que acostumbrarse a soportar retrocesos de los beneficios de incluso el 50% o incluso más antes de ver como la cotización vuelve a avanzar a su favor y duplica las ganancias.

    • Muchas veces la posición sigue avanzando a su favor una vez ha cerrado la operación.

Solución: es simplemente por cerrar antes de tiempo o por haber establecido un objetivo de antemano antes de abrir la operación.

Nunca sabrá hasta donde la tendencia podrá avanzar por lo que no bebe cerrar la operación hasta que cambien las circunstancias por las cuales las ha abierto.

No debe tener miedo a los retrocesos de la tendencia, la cotización se mueve en zig-zag.

Si por algún retroceso acabase saltando el stop no es esa la operación que estaba esperando. Sabe que va a perder poco por lo que estará en disposición, tanto de forma monetaria como mentalmente, para buscar una nueva oportunidad y aprovecharla.

Otras características:

  • Su historial tiene una gran cantidad de pequeñas operaciones positivas en las que gana poco y pocas negativas en las que pierde mucho.
  • Una operación negativa suele eliminar todo lo ganado en la suma de todas las positivas e incluso arañar parte de su capital total.
  • Cambia rápidamente de opinión respecto a la visión que tiene del mercado ante cualquier comentario de otra persona.
  • Opera en simulado.
  • Tiene el gráfico copado por multitud de medias móviles e indicadores.
  • No tiene una estrategia definida sino que la varía sobre la marcha mientras opera.
  • Añade más posiciones porque cree que la cotización se va a dar la vuelta a su favor en algún momento.
  • No utiliza el stoploss, y si lo hace no lo respeta, lo mueve.
  • No sabe el tamaño de la posición con la cual tiene que entrar en el mercado según su capital total.
  • Se apalanca demasiado.
  • Confía en la estrategia de otro trader en vez de elaborar y personalizar una propia.
  • Arriesga un porcentaje muy alto por operación.
  • Pierde continuamente la disciplina.
  • No tiene un plan.
  • Busca el sistema o la fórmula perfecta.
  • El trading es un hobby para él.
  • Se distrae, no se mantiene enfocado.
  • No piensa, no medita. Actúa por impulso.
  • Si gana está contento y alegre con todo el mundo, si pierde no hay quien le aguante.
  • Tiene miedo a hacer una nueva operación.
  • Pide prestado dinero a la familia, lo saca de donde puede, de los ahorros, o pide un crédito.
  • Tiene sensación de impotencia.
  • Puede tener sentimientos incluso suicidas.
  • Piensa que los mercados no son para él.
  • Pierde la autoestima.
  • Sigue las opiniones y opera según las señales del gurú de turno.
  • Piensa que los demás saben más que él.
  • Antepone la teoría a la práctica.
  • Utiliza sistemas automáticos.
  • El trading no es su pasión, está en esto sólo por dinero.
  • No es capaz de dormir de noche si ha dejado una operación abierta.
  • Trata de ganar en todas las operaciones que abre.
  • Pone los stoploss demasiado cercanos.
  • Opera en Time Frames muy pequeños.
  • Sobreopera, tiene prisa por estar dentro del mercado.
  • Cualquier oportunidad le parece válida.
  • Al abrir la operación, esta rápidamente se vuelve en su contra.
  • Actúa por venganza.
  • Utiliza una mala plataforma.
  • Piensa que se puede ganar dinero sin preparación previa.