Busca aquello que mas rendimiento total te ofrezca

Gustos y obligaciones. Entre estos 2 términos basamos nuestra tarea o trabajo.

Si somos capaces de combinarlo todo en nuestro día a día, perfecto. El problema viene cuando dedicamos más tiempo a una cosa que a otra que también lo necesita.

Debes tener claro primero que es lo que quieres, cuales son tu prioridades y más importante aun, que beneficios te reportan y la satisfacción que te dan.

De todo lo que hacemos en una jornada habrá cosas que tengamos que hacer aunque no nos guste y otras que nos gustan pero que hacerlo no no da nada más que satisfacción.

El trabajo ideal, por supuesto que es aquel que realizamos con pasión, aquel que nos gusta hacer y aun encima nos da beneficios.

Hoy en día son muchas las personas que trabajan, por la circunstancia que sea, en algo que no les gusta. Traen el dinero a casa pero cada día están más amargados. No se sienten realizados.

En cambio, si trabajas en algo que te agrada, que te apasiona, te parecerá que nunca has trabajado, y si aun encima te da para vivir, ese será el mejor trabajo del mundo.

En su día, yo que trabajaba en algo que no me satisfacía ni a medias, tomé la decisión de abandonarlo todo por lo que hoy es mi pasión, la especulación.

Era un trabajo fijo, en un momento en que todo el mundo se estaba yendo al paro, y tome la decisión de dejarlo. Cambié la seguridad por la ilusión.

Mi premisa fue: “siempre destacas en aquello que más te gusta y motiva”

Cuando esa premisa se cumple y puedes dedicarte a ello, las horas se vuelven minutos, el tiempo pasa volando.

De todas maneras no es fácil lanzarse al vacío. Necesitas unos ahorros previos y alguna fuente de ingreso por pequeña que esta sea. Este fue mi caso pero no siempre es así. Hay quien se lanza al vacío sin lo anterior y le sale bien. Tienes, sobre todo, que confiar en ti, y una sed inagotable de conseguirlo. Sin lugar al desfallecimiento.

Aun así, cuando ya estás haciendo lo que consideras tu pasión, hay temas o partes dentro de ello que te dan mayor rendimiento que otras.

Por eso, tienes que llegar a hacer un proceso de selección sobre aquello que más beneficio te da, en todos los sentidos. Te darás cuenta que ciertas tareas, con menos trabajo, te reportan más que otras con más trabajo.

Eso es lo que realmente tienes que identificar. Aquello que te hace avanzar de manera más recta hacia tu objetivo. Todo lo demás es superfluo y dispensable.

De verdad que para llegar a la meta te tienes que someter a una serie de sacrificios, y ya no solo eso, sino “comeduras de cabeza” de las que tienes que salir muchas veces tu sólo. Recuerda que el oficio de trader o especulador es un oficio solitario. Tendrás el mando pero verás sólo lo que vean tus ojos.

Mucho cuidado también con una cosa:

hay mucha gente que espera un rendimiento rápido y abandona a medio camino o justo antes de alcanzarlo.

Hay que valorarlo, y mucho, después de averiguar que es lo que queremos alcanzar. No todo nos llevará el mismo tiempo, por lo que si lo calculamos, siempre a mayores, la motivación no decaerá tanto.

De ahí que la gente que consigue resultados de verdad sea la perseverante, porque nunca decae en su empeño hasta que lo consigue.

Así que, sería bueno, como he dicho, hacer un cálculo aproximado de lo que alcanzar tal objetivo puede llevarnos.

Mirar el ejemplo de otras personas que lo han alcanzado puede ser un buen lugar para empezar y, ya de paso, ver que han tenido que hacer para lograrlo.