Brexit y guerra comercial, en el candelero

Para obtener grandes beneficios en los mercados lo que manda es «prevenir» el movimiento de los grandes flujos de dinero.

Para ello hay que estar atentos a los catalizadores que los mueven y a los temas candentes del momento. Siempre hay uno que se alza en importancia sobre los demás, y en este momento es la guerra comercial.

Todos los mercados están interconectados entre sí, y los inversores siempre van con su dinero a aquellos que tienen más probabilidades de rentar más. Tener en cuenta estos flujos, nos dirá hacia donde se va a mover el dinero y, por ende, aprovecharnos de ello.

Ahora mismo, como he dicho anteriormente, el tema de la guerra comercial, por encima del Brexit, es el que mayor incidencia sobre los mercados está teniendo y va a tener.

Por ejemplo, el oro se está desvocando, una porque advierte crisis global y, sobre todo, porque los tipos de interés bajos lo favorecen. La guerra comercial trata de eso: «A ver quién baja más los tipos», de ahí esas subidas descomunales en el metal, que continuarán mientras no se llegue a un acuerdo entre EEUU y China y se vislumbre que los tipos no bajarán más, además de que no habrá más flexibilización monetaria.

Por otro lado, mientras no se llega a ese acuerdo, las economías, en general, se están debilitando, y podría ser que dicho acuerdo llegase tarde para las bolsas (porque el daño ya está hecho, los indicadores así lo indican, sin hablar ya de la tan comentada inversión de la curva de tipos), o dicho de otra forma: las empresas se mueven a golpe de beneficios y si estos suben pues también lo hacen sus cotizaciones, y lo que dicen las previsiones es que los resultados van a ir a menos…

De hecho, la bolsa ha estado y está subiendo sin tenerlos en cuenta. Esto es peligroso y advierte que las cotizaciones se están desmarcando de los beneficios y hay que recordar que en algún punto todo vuelve a la media.

El S&P no ha logrado superar la resistencia semanal (ver gráfico)

S&P500 (gráfico diario)

y si los problemas no son pocos, Septiempre es, históricamente, el mes más bajista para las bolsas.

Y ya sabemos que si baja la bolsa norteamericana, las demás siempre agrandan el movimiento, sobre todo si es bajista. Y en la zona euro sin «munición» para hacer frente a una nueva crisis sin haberse aun recuperado de la anterior…

Alemania es la que más lo está notando y eso que el presidente norteamericano aun no se ha puesto serio con Europa en el tema aranceles, lo cual agravaría mucho más la situación.

¿Y a quién favorece la actual guerra de tipos? Como he dicho en un artículo anterior, a los que tienen pensado hipotecarse para la compra de un piso.

Artículo Escrito por

Javier Pena

Trader en divisas, bolsa y materias primas.